jueves, 9 de abril de 2015

La Cenicienta: de donde no hay, no se puede sacar

Llevaba mucho tiempo sin escribir nada y como dueña de este blog que soy os debo una explicación:
Quería restaurarlo bastante sobre todo en lo que a su aspecto concierne y además no me apetecía escribir artículos. Así sin más. Pero como la vida es como es y no he podido dedicarme a la restauración citada pero escribir si me apetece pues lo retomo. Y ya está.
Hace relativamente poco Disney empezó a rescatar los clásicos (Bella durmiente, Cenicienta, etc) para transformarlos en películas de acción real, de personas vamos.
Y está bien, como entusiasta de las películas de Disney, si bien me encanta disfrutar de la animación también me gusta ver este nuevo rumbo. Pero llevo ya dos, Maleficent (Maléfica o como mierdas lo hayan llamado aquí en España) y Cenicienta y no se por dónde cogerlo. Maleficent bien merece un capítulo aparte para mostrar mi descontento. Empezaré por la Cenicienta porque sin ir más lejos la vi ayer.
Voy a confesar que la vi de manera ilegal pero por una buena razón; la quería ver en versión original y no la encontré en ningún cine y como me podía el ansia antes de que aparezca en DVD pues por una vez me perdono a mi misma.
A modo de introducción diré que la Cenicienta ha sido una de mis películas preferidas de mi infancia y os recomiendo mucho que aun de adultos la veáis de nuevo. No voy a entrar en detalles sobre si el mensaje es machista o no porque estamos hablando de un cuento cuya procedencia original podría ser Egipto (el antiguo) y solo remontándonos a su versión popular es del año 1600. La película de Disney es del año 1950. Es un testimonio de su época y hay que verlo como tal y punto.
Pero no puedo dejar de recomendarla por la belleza de su animación, la escena de Cenicienta limpiando las escaleras rodeada de burbujas de jabón es una de las más brillantes del cine de animación para mi gusto. Pensad en la época y en los recursos técnicos, es arte. Y no por nada, pero en el doblaje latino original que es con el que yo me crié la voz de Cenicienta es una belleza.
Y claro una no es de piedra.
Me dicen que van a sacar esta película con actores en el año 2015 y a mi me tiemblan las piernas simplemente por los recursos técnicos que tenemos hoy en día.
Y bueno por una vez no insultaré a todo el mundo relacionado con esta película, voy a intentar ser seria...un rato.
La imagen es pues lo que yo esperaba, exquisita, los planos, la decoración y sobre todo el vestuario pues dan lo que prometen. Me encanta el detalle de no haberse ceñido a una época concreta, los diseñadores simplemente se han lucido; elementos de los años 70, 50, del S XIX, del XVIII se entremezclan pero de una manera bastante lógica de modo que no te chirrían a los ojos. También cuando veo estas cosas pienso es fantasía y como fantasía que es está muy bien usar la imaginación.
Hasta aquí todo correcto. Vamos al destripamiento.
En primer lugar es difícil rescatar una historia como esta, tan requetetrillada, en innumerables versiones y con un precedente en la misma firma tan impreso en el imaginario colectivo. Uno piensa en la Cenicienta y vienen dos cosas a nuestra mente: vestido azul y bidibibadidibú. Y contra eso no se puede luchar.
Han intentado darle una visión más realista, incluyendo más a la madre, al padre, dándole un nombre a ella (que no es Cenicienta) y hablándonos un poco del proceso de como se convierte en señora de la casa a esclava. El problema y que Disney parece que no se quiere enterar es que no puedes poner a todo el público de target. O los niños o los adultos pero todos no. Para los niños la película es menos atractiva quizá que la de dibujos y para los adultos se queda en simple. Yo hubiese ido a por el público adulto que disfrutó de la Cenicienta en su infancia y hubiese obviado un poco a los niños que ya tienen Frozen.
En primer lugar Ella (se llama así) tiene una madre con sonrisa de caballo que le dice antes de morir que sea buena y valiente (en inglés Have courage and be kind). Si oigo esa frase una vez más me pego un tiro. El guionista ha decidido que todo el puñetero guión girará en torno a esa frase y la repiten cada cinco segundos de película. Aunque no venga a cuento. ¿Qué me maltrata mi madrastra? Have courage and be kind ¿Qué el príncipe está de caza por ahí y no quiero que mate a un ciervo? Have courage and be kind ¿Qué los ratones me han roido el bajo de la falda? Have courage....es un no parar el asunto.
Además vaya mierda de consejo. Es el típico consejo que te dan de pequeño y tu lo sigues hasta que te das cuenta de que tiene excepciones. Y muchas además. Pero claro como su madre se muere pues ella se queda con el runrun en la cabeza y a tragar a todo.
Claro en principio han querido trabajar un poco más la historia familiar, el antagonismo entre la Madrastra y Cenicienta y el por qué del puteo. A las hermanastras hay que obviarlas a las pobres, salen porque en el cuento original aparecen pero apenas tienen interacción con Ella más que para ponerle el apodo. Han querido mostrarnos un poco de rebeldía por parte de Cenicienta, momentos en los que contesta un poco, momentos que se enfada un poco...pero todo queda así, tibio. Por eso digo lo del público, enfócalo a un público adulto y danos rabia, conflicto, platos rotos!! Pero todo se acaba quedando en un bueno, pues vale. ¿Qué mi Madrastra es muy mala? pues have courage and be kind y ya se me ha pasao.
Tampoco obviamente vemos un maltrato realmente fuerte. Que ya os digo, que se queda todo templadito, la llaman Cenicienta que debe ser como un insulto muy fuerte en ese país muy lejano.
Que yo ya se que hablamos de Disney, pero me da la sensación de que a nadie le importa mucho nada de lo que pasa en esta película. Maltratan como a desgana.
La Cenicienta y el príncipe se conocen por accidente y dan lugar a un diálogo de besugos que desemboca en un amor loco de los de -uy me has dicho hola, ya no como ni duermo ni vivo pensando en tí.
Por otra parte no está mal que al menos se conozcan de antes del baile pero al igual que el tema del maltrato de la familia, tocan el tema como de pasada, sin profundizar. En estos momentos yo tengo la sensación de que me faltan escenas y estoy viendo un resumen del guión, "aquí Cenicienta y el príncipe se conocen" ¿Qué se dicen? pos na, que qué tal. Ah, y que have courage and be kind porque sí.
Abro inciso: el príncipe se llama Kit. Kit. KIT. ¿Qué nombre de mierda es ese? Yo entiendo que no podíamos seguir con lo de Príncipe encantador pero muchachos...¿Kit? ¿Va en serio? Ponedle un nombre más principesco al menos, llamadlo Ferdinand que es como se supone que se llama. Llamadlo Perico el de los palotes pero Kit no por dios, que me suena a nombre de gato.
Y hablando de gato, como no podría ser menos, los ratoncitos Jack y Gus y su antagonista Lucifer salen. Y digo salen porque los han metido con calzador. Otra vez más intentando acaparar público. En su momento me enterneció su aparición lógicamente y tampoco me gustaría que hubiesen cobrado el protagonismo que cobran en la original que parece que solo salgan ellos, Pero el final que ahora llegaré a eso está pillado por los pelos.
Vamos a lo que nos gusta a todos: el hada y la escena del vestido. Técnicamente muy chula. Han querido meterle una personalidad un poco estrambótica al hada en vez de ser una viejecilla adorable (claro, la interpreta Helena Bonham Carter que si no hace de loca revienta) pero se han vuelto a quedar en la superficie. La conversión de los bichos genial, han aprovechado el aspecto de los animales integrándolo en el vestuario, un acierto total. Un bidibibadibibu camuflado, homenaje a los fans.El vestido de la Cenicienta a lo Sailor moon pues bien también, bonito de ver y la escena del baile es de baba.
Y ahí le han querido meter una vuelta de tuerca (plot twist) al final sobre el malvado plan de la madrastra que encuentra el zapato y una conversación entre ella y Cenicienta donde hace la gran pregunta ¿Por qué eres tan cruel conmigo? y...y...y la madrastra pues no le contesta. Así, sin más. No le contesta. Le cierra la puerta en las narices y se queda tan pancho el guionista. Pero tampoco es que le cierre así en plan portazo de estos que te duelen en el corazón de no te contesto porque te desprecio y tampoco te mereces que te diga lo mucho que te odio así como con rabia de años contenida. Le cierra la puerta de manera apagada tipo: no se que poner aquí, tiene que ser algo muy gordo así que me lo dejo para el final, mierda tengo que entregar el guión mañana.
Y Cenicienta se queda con la misma cara de monguer que se te queda a ti al ver eso.
Escena de prueba de zapato bla bla bla plot twist oh sorpresa el príncipe siempre estuvo allí entre los guardias bla bla bla.
El final: Cenicienta está encerrada cantando feliz porque en el fondo le da igual todo y no se entera del follón que hay abajo, lo cual es difícil porque hay 40 guardias en la puerta con caballos (y los caballos relinchan y hacen ruidos) y las hermanastras a grito pelao pegándose por probarse el zapato. Se enteran los ratones que abren la ventana para que los guardias la oigan cantar a ella y se den cuenta de que hay alguien más en la casa.
Os juro por Visnú que yo esperaba de todo corazón que en esta versión año 2015 Ella fuese capaz de salvarse sola. Sin ratones. Que cogiese una sábana atada y saltase de la ventana, que tirase la puerta abajo, yo que se. Pero como se ve que han hecho Brave y Frozen hace poco pues han dicho, vamos a meter a los ratones embadurnados en mantequilla para que escurran en este recoveco a ver si cuela.
Y luego ya lo mejor de lo mejor, ve al príncipe y bueno si, hablan y tal y las hermanastras intentan hacerle la pelota y la madrastra también. Y tu dices, ahora se va a explayar y les va a decir hasta del mal que tienen que morirse por cabronas. Pero claro, como traicionaría el espíritu de su madre simplemente le dice a su madrastra: Te perdono. Así, sin más. Sin ganas tampoco. Te perdono. Que hambre me ha entrao así de pronto. Y la madrastra pues pone cara de sorprendida pero tampoco mucho.
Y todo se queda así, como en un, no se, bien.
En conclusión, igual tenía yo unas expectativas muy altas de esta película y no hay que olvidar que Disney suele ser bastante el rey de la ñoñería con lo cual no nos iban a mostrar un conflicto familiar desgarrador. Me ha decepcionado ver un cartel de buenos actores, sobre todo Cate Blanchett trabajando a desgana como si la cosa no fuese con ellos, eso sí, guapísimos todos.
Con todo, me ha gustado más que Maleficent.

No hay comentarios: