sábado, 15 de enero de 2011

Personas de vida tóxica

Generalmente, cuando a alguien le duele algo, acude al médico. Ya seas víctima de migrañas galopantes o te hayas roto una pierna por siete sitios, el médico te dice: -tómate este analgésico para el dolor, reposa y evita volver a exponerte a (frio, corrientes, ruidos, tirarte desde un puente, etc).
Evita exponerte a aquello que te provoco tu dolencia. Hasta aquí todo esta claro no?
Cuando alguien bebe, fuma, come en exceso, todos los médicos le aconsejan que lo deje, que lo deje por qué? porque eso que esta metiendo en su organismo es nocivo, y a la larga puede causarle la muerte.
Correctísimo.
Me pregunto sinceramente cúantas personas vemos a lo largo de un dia? con cúantas nos cruzamos por la calle? cúantas conocemos durante toda nuestra vida?
Cúantas personas en nuestra vida son tóxicas?
Personas tóxicas, son aquellas que entran en nuestra vida para amargarnosla, simple y llanamente.
Hay gente para todo y hay personas que les guste o no generan problemas a los que están a su alrededor.
Si recordais el texto de las polillas, son un tipo de persona tóxica, lo que pasa con las pobres es que ellas NO desean ser tóxicas. Se arriman a las velas porque no tienen más remedio, lo necesitan porque todos necesitamos luces en nuestra vida. Podríamos llamarlos, tóxicos involuntarios, porque ellos no desean ser así.
También creo que serían personas tóxicas involuntarias por ejemplo esas personas que están en el trabajo sin dar un palo al agua y que hacen que a los demás les hierva la sangre. Qué quereis que os diga, ellos solo quieren pasar el día vagueando, les da igual que se te ponga la tensión a mil por hora viendo que tienes que hacer su trabajo o el suyo. Sin embargo, si les dices esto les sabrá fatal haberte causado problemas por lo que los llamo "involuntarios" si bien luego volverán a su estado natural como si nada.
Las personas tóxicas de verdad, las cancerosas, son los "buscadores de conflictos" personas que se sienten realizadas buscando problemas y discusiones donde no los hay.
Que creeís? que no existen? pues son absolutamente reales.
Todos tenemos malos días, claro que sí, y días en los que estamos más susceptibles y podemos discutir por tonterías, pero este no es el caso.
El buscador de conflictos se alimenta de la adrenalina de la pelea, se crece en el fragor de la batalla, lo disfruta.
Cuando dos personas a las que no les gusta discutir, discuten, los ves pasando un mal trago, los dos quieren tener la razón pero a la vez el momento se les está haciendo amargo, lloran, se fatigan, despues de una discusión se quedan como si les hubiesen dado una paliza.
Cuando una persona discute con un tóxico, la persona digamos "normal" se encuentra en ese estado. El tóxico crece de tamaño, cada vez grita más e incluso en el punto álgido de la pelea brilla de triunfo. Puede que al final salga perdiendo en la discusión pero se siente bien. Se pone rojo de ira, se le hinchan las venas pero se le hinchan con placer, como el que está rojo despues de correr una maratón pero satisfecho. Se les ve en la cara.
Un tóxico es consciente de esto, por eso tienen frases preparadas como respuestas si se lo mencionas: -tu crees que me gusta discutir? me gusta tan poco como a ti!!- cuando alguien te dice esto, primero que es mentira, su cara es más parecida a la de un orgasmo que a la de una pelea y segundo, si no le gustase no se lo dirias.
Si les dices que tu no querías pelear te contestan:- dos no pelean si uno no quiere- A veces dudas, si no es consciente de que es quíen ha empezado esa discusión y que te ha sacado tanto de tus casillas que te has tenido que defender al final.
Pensareis que hablo solo de relaciones de pareja, en las que es muy facil decir: -esque yo no quería, me obligaron- pero no es así.
Cuando alguien está dentro de los no discutidores, no discute con nadie. Ponle una persona tóxica en su círculo y ya teneís conflicto para horas y por qué? porque le han provocado.
A las personas tóxicas se las reconoce facilmente porque les gusta ser desgraciados. La felicidad no es un deseo, es una elección, una forma de vida y hay quien elige deliberadamente ser infeliz.
Antes de que empiece el bombardeo, me refiero obviamente a las relaciones y a la actitud ante la vida, por supuesto que nadie elige vivir en una guerra por ejemplo.
Los conflictivos se deleitan en su sufrimiento, en el dolor de las rupturas de la gente que necesita alejarse de ellos, en atraer mal karma en general sobre su vida.
Ahora que estoy viendo esta situación desde fuera, estoy pudiendo observar detenidamente al tóxico en acción, mi pareja tiene uno en su oficina.
Juntas a un equipo de personas no tóxicas que se llevan de maravilla y en medio pones a un buscador de conflictos y ya tienes el desastre. Su onda expansiva de dolor alcanza hasta a nuestra relación de pareja, para que os hagais una idea de lo dañinos que pueden llegar a ser.
Hay veces, qué le vamos a hacer, que nos tocan esas personas en la familia. Pues sorpresa, no hay porque aguantarlas si no queremos, podemos alejarnos de estas personas como lo haríamos de cualquier otro, es nuestra elección aguantarlos o no.
Las personas tóxicas, son veneno en nuestras vidas, atraen los desastres, el malestar, las peleas, en cierto modo son como una plaga, como una enfermedad.
Una persona así cerca puede desequilibrarnos mucho la vida, puede hacer que una persona no conflictiva y los de su alrededor sufran mucho, pueden incluso deprimir a una persona, robarle su energía a base de discusiones, descentrarla de su trabajo y de las relaciones normales.
Las discusiones roban tiempo, muchísimo. Una persona tóxica, despues del cabreo, se queda tan campante, como si nada hubiese sucedido. Para una persona normal el pre y el conflicto le suponen un trago, el post conflicto puede durarle días: días de llorar, de deprimirse, de no concentrarse en sus cosas y de no hablar de otro tema.
Una persona tóxica te roba el tiempo que podrías utilizar para cualquier otra cosa que te gustase.
Qué hay que hacer con ellos? Evitarlos todo lo que se pueda, como evitamos las corrientes o el frio cuando estamos costipados.
Si percibimos el menor signo de toxicidad en una persona alejarnos lo suficiente como para que no nos llegue el veneno.
Descubriremos contentos que no éramos nosotros los que provocábamos el problema, que nuestras relaciones mejoran, que el tiempo nos cunde más, que no nos preocupamos de tonterias, que la úlcera del estómago se cura.
Qué no tenemos personas cancerígenas en nuestra vida.
Y por qué no? La Felicidad.