miércoles, 21 de abril de 2010

Y yo llegué primero

De que Colón no fue el primero que llegó a América no hay ninguna duda. Se han encontrado pruebas feacientes de la existencia de yacimientos de campamentos Vikingos y los mapas que llevaba el propio Colón habían sido realizados previamente por exploradores rubios y de mal carácter.
Sin embargo en los colegios siguen vendiendo la moto de que esto fue así y de que Colón solo era un despistao sin nada de mundo ni luces que aunque no entendía nada de lo que le decían (recientemente he averiguado que el nombre Yucatán de la península mexicana procede del vocablo azteca o méxicalt "Yectetán" que significa: No entiendo)y de que aquello no tenía absolutamente nada que ver con las Indias, el hombre estaba convencido de que había llegado a donde quería llegar.
Toda la vida escuchando que Adán y Eva fueron los primeros hombres que poblaron la tierra, que Maria Taglioni fue la primera en bailar en puntas y que la primera vez es un acto maravilloso, que duele un poquito pero sin duda es precioso para saber que todo es una burda mentira.
Hay una locura con ser el primero, seguramente asociado al hecho de ser único antes de que los demás empiecen a copiar.
Que yo no digo que ser el primero no tenga mérito; en la facultad escuché muchas veces a gente decir: esque eso yo también lo se hacer, y a profesores contestar; si, pero lo cierto es que no lo has hecho, no se te ha ocurrido.
Sin embargo, lo realmente molesto del asunto, es la gente que se cuelga la medalla del mérito sin tenerlo.
Ahora todo el mundo es el primero que, todos son pioneros, todos quieren ser al que se le ocurrió la idea y lo cierto es que en esta vida ya esta todo visto y requetevisto.
A la tierna edad de 6 años descubrí con asombro (y no sin desagrado) que no era la única agraciada con mi bonito nombre. Más adelante supe que tampoco era la única persona que cumplia años el día de mi cumpleaños y del significado de la palabra efeméride. No soy rápida corriendo, así que nunca llegué la primera en una carrera jamás. Tampoco fui la "primera de la clase" porque siempre he sido bastante vagoncia a la hora de estudiar y además tenía la competencia de la empollona que si sacaba menos de un 10 automáticamente iba llorando al profesor a protestar.
Creí que era la primera en dibujar con un cierto estilo para descubrir que lo que yo hacía obviamente ya estaba inventado. Al hacer el cambio de estilo de danza no me podía imaginar que habría más gente de mi disciplina anterior y que tendría las mismas habilidades que yo. Y en la vida he ganado un concurso porque esta maldita suerte mía me hace coincidir siempre con la hija/prima/hermana/amiga intima del alma de la organizadora/or del concurso.
Aceptémoslo; es extremadamente dificil que yo sea la primera en algo y no lo achaco a falta de capacidad en absoluto, sino a que somos muchos millones de personas en el mundo y de diferentes generaciones, algunas de las cuales lo suficientemente separadas de mi para que cuando yo vaya, ellos hayan vuelto seis o siete veces.
Ya es suficiente con que sin ver algo previamente, a mi se me ocurriese hacer algo, lo cual implica una creatividad, implica el hecho de que si hubiese nacido antes, es probable que yo hubiese sido la primera en hacerlo.
Sin embargo, si investigando descubres que alguien pensó lo mismo antes que tu y lo llevó a cabo: primero, eso significa que no estas solo en el mundo y que alguien comparte tus ideas aunque eso no quiere decir que tengais que llevaros bien. Segundo: eso jode mucho. Tercero: si esta teniendo éxito por un lado piensas, tendría que haberlo hecho yo primero y por otro, eso significa que no tengo malas ideas. Cuarto: lo más importante; tener la humildad de reconocer que tu NO fuiste el primero.
A modo de consuelo puedo afirmar que esa persona es muy probable que tampoco lo fuese, sin embargo, por mucho que nos duela tenemos que admitir que tuvo la idea antes que nosotros.
Y aquí es a donde vengo: me repatea la gente que se cuelga la medalla sin tener el mérito.
Y me repatea cincuenta veces más si encima lo ha copiado.
En mi profesión, hay que (como dice un amigo mio) vender humo: hay que decir que eres el primero que trajo este arte, el que se lo inventó, el que lo redescubrió, lo que sea. En resumen, hay que mentir.
Hay que mentir civilizadamente y dentro de un orden, mentir hasta donde no sea comprobable, hasta donde no se pueda asegurar si eso lo has hecho tu o no.
Y yo lo siento pero me niego a vender humo. Que es ingenuo y que es tierra sobre mi propio tejado? puede, pero no puedo con eso.
Y lo que más rabia me da es que la gente lo hace todos los días, colgándose méritos de cosas que en absoluto son ciertas, que estoy harta de leer currículums más falsos que un euro de chocolate y que encima, cuelen.
De hecho creo que si yo escribo en mi web: He descubierto unos escritos ocultos de la atlántida mientras buceaba por el océano a punto de morir en los que se describía con todo lujo de detalles las danzas perdidas de la civilización. Como soy tan lista, los he descifrado y ahora es lo que bailo, estoy segurísima de que nadie se daría cuenta de la mentira tan gorda que acabo de contar.
Ahora resulta, que todo el mundo es la primera que empezó a hacer esto o aquello, la primera que bailó tal cosa en España y se pasan por el forro a la generación anterior y sus logros.
He llegado a leer el curriculum de una bailarina que dice ser "la que aparece en la pelicula de James Bond "Desde Rusia con amor" en la escena donde sale una bailarina de danza oriental. Cuadrando las fechas, esa chica NO HABIA NACIDO cuando esa película se rodó y la bailarina que aparece en ella es una mujer famosa y reconocida.
A menos que estuviese embarazada y que sea su madre, esa mujer coloca estas y otras bolas tamaño familiar, de esas que cuando las dices no te caben en la boca de lo gordas que son y sin embargo, su hueste de admiradores se lo creen sin parar a pensar que puede no ser "del todo cierto".
El otro día vino un diseñador a darnos una charla y tuvo la desfachatez de decir que a él le habían copiado diseños Thierry Mugler e Yves Saint Laurent. Para el que no sepa mucho de diseñadores esto puede sonar un poco a chino, pero es como si yo ahora voy y digo que yo en mi casa inventé el teléfono movil y que va y me han copiado la idea y por eso yo ahora estoy muerta de asco en mi casa y los "plagiadores" forrados hasta las patas.
Que yo no digo que eso no ocurra si acabo de decir que la gente miente como una bellaca a la hora de hablar de logros, pero si que es un poquito complicado que eso ocurra, al fin y al cabo, vale, nos lo creemos, han copiado uno o dos diseños; a menos que lleven veinte años copiándote colecciones enteras, se han mantenido funcionando por unas causas u otras, así que algo tendrán que saber hacer.
Que si, que todos somos humanos y es extremadamente facil que te enseñen un diseño y que involuntariamente se te quede en la cabeza y eso te inspire pero que se parezca al original. O que incluso quieras copiarlo pero haciéndole algunos cambios y que aun así sea claramente reconocible para el autor (qué padre no reconocería a sus hijos?) pero yo no me lo creo.
Es que no es que les haya copiado perico el de los palotes, es que les ha copiado una eminencia, es como si yo me siento y digo que la última colección de Chanel se parece sospechosamente a la mía y que me ha copiado.
Y resulta que esto no sería la primera vez que me pasa pero eso sucede por otra razón muy lógica. La moda (como casi todo) es cíclica, y si está de moda un año el color blanco, al siguiente estará el negro por poner un ejemplo muy simple. Nos cansamos de tener siempre la misma imagen y buscamos la ruptura. Las referencias para inspirarnos no son tan ilimitadas como parecen y siempre volvemos a estilos bien definidos. Los diseñadores nos tragamos creo que todas las revistas, pases, tiendas y escaparates habidos y por haber y es lógico que aburridos de ver siempre lo mismo una temporada, a Karl Lagatfeld (alias: la lagarta) y a mi se nos ocurra la misma idea, aunque no nos hayamos visto en nuestra vida y él no sepa ni le importe que yo exista. Esto señores míos no es copiar, es estar en sintonía y es lo que pasa cuando hay miles e incluso es probable que millones de personas dedicadas a una misma profesión.
Sin embargo, yo pude ser o no la primera en pensarlo y sería absurdo que yo pusiese en mi currículum que la idea fue mía cuando esa colección salió en todas las revistas de moda y en todas las televisiones y tiene nombre y apellidos y a mí raro es el día que me esperan en casa a la hora de comer.
Lo que vengo a querer decir es que esa obsesión por poner: primer!! cuando alguien escribe un post o cuelga una foto es un sinónimo de falta de capacidad.
La prueba de que a falta de ser El mejor, que no es fácil demostrarlo, fingimos ser El primero, y santas pascuas.