jueves, 25 de noviembre de 2010

En el nombre de Dios

No me gusta demasiado opinar si estoy desinformada sobre un tema, prefiero callarme, pero quizá lo que ocurra es que estoy demasiado informada de un asunto y prefiero mirar hacia otro lado.
Discuto a menudo con, según Robert Graves: un habitante del país de las nieves perpetuas, un brutal finés, sobre la bondad e inteligencia del ser humano.
Hasta hace poco lo defendía, lo juro, que creía realmente que todas las personas tienen, deben de tener un trasfondo de bondad. De verdad pensaba que es la sociedad la que corrompe, que es la masa la que vuelve al individuo malvado.
Pero no hacen falta más argumentos para convencerme de lo contrario, quizá es que yo me rodeo de gente esencialmente buena o al menos lo procuro, o quizá es que con ver las noticias un día, el ser humano solito se baste y se sobre para ponerse en evidencia.
Empiezan las noticias con la economía, como no, diciendo que si el país ahora va bien, ahora va mal, que si ahora el mundo se hunde, ahora se salva. No hago más que ver a políticos insultándose unos a otros, tirándose tierra a los ojos del contrario y mientras millones de vidas de personas preocupadas por sus futuros y siento que estamos siendo espectadores de un partido de egos e intereses sin quererlo.
Me decepciona profundamente ver que unos dicen; matrimonio gay si, enseguida los otros que no, y tu piensas, bueno, evidentemente basarán su política en su ideología y la defenderán, pero no!. Resulta que si los unos hubiesen ignorado el tema del matrimonio gay (por poner un ejemplo polémico como podría ser el aborto o cualquier otro) los otros inmediatamente hubiesen puesto el grito en el cielo: Y los pobres gays? permanecerán sin poder legalizar su situación como matrimonio? venid a mi, ved como yo si os quiero y defiendo vuestros intereses!
Me da la sensación de que no representamos vidas, no representamos nada, somos apenas juguetes en un juego a gran escala.
Hoy es el día internacional de la lucha contra la violencia de género, se habla de este tema a diario, sobre todo si ves las noticias de antena 3 donde parecen recrearse en el morbo y en los detalles escabrosos. Una cosa es informar, y otra cosa es que te pongan la autopsia en directo y la reconstrucción de los hechos minuto a minuto con escenificación de la agonía. Creo que eso es contraproducente, nos insensibiliza verlo continuamente, es tan desagradable que lo quitamos diciendo: hoy no tengo cuerpo para desgracias- y con eso nos hemos perdido la información que pretendían darnos.
Me hace pensar que a la gente le gusta la sangre, les gusta el morbo, les gustan las desgracias ajenas.
Se habla de una ley para negar a los denunciados como maltratadores la custodia de sus hijos. Y tu piensas, me parece bien. Sin embargo, hay mujeres que estan haciendo su agosto con esto; convierten a sus hijos en la moneda de cambio:- si no me pagas tanto o cuanto no verás al niño y si haces o dices algo te denuncio- personas así hacen que las cosas no funcionen como es debido. No es la primera historia que oigo sobre eso, y me parece extremadamente injusto, sobretodo por el hecho de que muchas mujeres maltratadas mueren sin atreverse a levantar la voz contra su situación y que haya gente que se aproveche deliberadamente maltratando de una manera psicológica e instrumental.
Hemos de encontrar la libertad de la mujer en muchos aspectos, pero tambien el hombre debe redescubrir muchos aspectos de la suya.
Ves el asunto de Marruecos y la respuesta que están teniendo los políticos frente a esto y piensas: - de verdad no se han planteado que cuando un país prohibe la prensa de ningún tipo salvo la propia que algo muy gordo está ocurriendo ahi? de verdad nadie va a atreverse a decir que que coño están haciendo? que quién se han creido que son?
Me entristece ver como la humanidad se pasa la vida de guerra en guerra, de muerte en muerte, como los seres "humanos" como nos apodamos cariñosamente son capaces de las mayores atrocidades.
Leí una noticia sobre unos tipos que habían entrado a una perrera, matado a gran cantidad de perros y violado a una perra hasta matarla ¡a una perra!, los galgos que no sirven o los perros de caza que quedan mayores no son sacrificados en muchos lugares o jubilados en una vejez digna en una familia que les quiera (que sería la segunda opción la más lógica) son mutilados y torturados salvajemente. Cuando yo miro a mi perro, por mal que se porte, no puede inspirarme sino amor, la idea de que sufra algún daño me puede; solo alguien a quien realmente le guste la sangre, provocar dolor a los demás se le ocurre hacer esas cosas.
Me llega un mail de Amnistia Internacional, me planteo pasar de él, como ya he dicho:- hoy no tengo el cuerpo para desgracias- pero sin querer leo las primeras lineas y ya no puedo parar de leer; es una protesta contra el gobierno de Nicaragua por su impasibilidad con las violaciones de niños y niñas. Leo el testimonio de una niña de 14 años que ha sido violada y embarazada por su padre (no padrastro) dice que sus profesores, sus hermanos, sus abuelos, la insultan y la echan de casa por "robarle el marido a su madre" en que cabeza cabe? me echo a llorar cuando lo leo.
Lloro cuando veo a una mujer que se lanza a golpear con un zapato al violador y asesino de su hija de 11 años: yo también me hubiese unido al zapatazo, yo hubiese hecho exactamente lo mismo.
Me hace replantearme seriamente tener hijos. Deseo hacerlo, sinceramente además más de uno, pero solo de pensar en la cantidad de horror que alberga este mundo y que pueda ocurrirles algo y no se lo que haría.
La gente mata en el nombre de Dios, no de Dios sino de SU dios, que les pide que maten a los que no piensan igual; por qué la gente miente? por qué la gente dice que Dios les ha ordenado, les ha pedido, les ha encomendado la misión de destrozar vidas porque no creían en él? Y a ellos que coño les importa en qué crean los demás? por qué deben salvar ninguna vida del infierno? quién se lo ha pedido? salvaos vosotros no? preocupaos de vuestros asuntos y no jodais a los demás!
Yo no me creo que Dios hable con nadie dispuesto a hacer daño, no me lo creo, en general no creo que hable mucho con nadie pero cuando alguien dice: el señor me manda purificar a tal pueblo- ya se que con él precisamente no ha hablado nadie.
Por qué a la gente le supone tanto problema que otras personas tengan unas creencias diferentes a las suyas?
Por qué las personas mienten? por qué roban? por qué matan? por qué violan? por qué destruyen?
Por qué cojones algún dios o diosa iba a desear un mundo así? por qué iban a querer que la humanidad se salvase? por qué iban a tener esperanzas en la humanidad cuando por cada individuo bueno hay cien que no son tan buenos o incluso malvados?
Yo nunca me he tenido por una santa, ni mucho menos pero ver todas estas cosas me hace reflexionar mucho sobre el mundo, sobre en que dirección gira, y hacia donde se dirige.
Como decía Lilu en el quinto elemento:
-Para qué salvar la vida cuando ves lo que hacen con ella?.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Nunca vuelvas a decirme que me quieres

A veces las personas somos muy estúpidas, pero mucho mucho, tanto, que nos creemos que el amor solo es posible entre un hombre y una mujer o en el caso de la homosexualidad entre dos personas del mismo sexo, en resumen, entre una pareja.
Nos creemos que el amor es solo plausible entre dos que se arrullan y mantienen relaciones sexuales.
Y somos muy ignorantes pensando eso.
Un amigo mio lo dijo una vez con mucha sabiduría y yo lo mantengo; hay miles de formas de amar, muchas de ellas sin nombre alguno, y hay que ser muy obtuso para creer que solo una de ellas es válida.
El amor lo comprende todo desde a la pareja antes mentada, hasta mi pobre perrillo que pudiendo estar durmiendo cómodamente en su cunita a estas horas, ha preferido levantarse para acurrucarse a mis pies y estar conmigo hasta que yo termine de expresar lo que siento. Y por qué hace eso? porque me quiere.
Qué voy a decir, si hay quíen ni siquiera se preocupa de sus relaciones de pareja cómo van a preocuparse por las demás?
Pero señoras y señores; todas absolutamente todas las relaciones merecen al menos un minuto de nuestra atención y de nuestro pensamiento, merecen que las mimemos aunque solo sea un poquito para que esa persona se sienta querida y recordada.
Nos creemos que nuestros padres no necesitan que los digan que los quieran, porque es obvio, son nuestros padres y ya deberían saberlo. Nos pensamos que nuestros familiares y amigos nos van a esperar siempre, hagamos lo que hagamos, porque ostentamos una cosa que se llama título. Como un noble en el medievo podía irse al pueblo una tarde y violar jovencitas impunemente simplemente por ser quien era, pero ahora no estamos en el medievo, ni el título vale absolutamente nada, lo único que nos proporciona ese nombre es más correa.
Nos pensamos (que infelices) que nuestros padres o hermanos siempre nos van a querer por más que los puteemos durante toda la vida, cuando lo único que ocurrira es que tardarán veinte años en decirnos algo que la mayoría de la gente nos dirá en dos tardes, pero nos lo dirán a fin de cuentas.
Vale que tal vez no haya que esmerarse tanto, ni prestar una atención tan continuada a todas nuestras relaciones (más que nada porque sería una locura) pero a veces, un amigo agradece que le digan que le echan de menos, que se preocupen un poco por él, una llamada, una invitación a tomar un cafe, un mensaje, un algo.
Por qué si a una pareja le decimos que la amamos no parece tan normal decirle esto a un amigo cuando el sentimiento es ese?
por qué no podemos regalarle una rosa o tener un detalle con un amigo un día al azar como podríamos hacer con una pareja?
Por qué cuando a nuestra pareja le diríamos tranquilamente: tenemos que hablar, porque las cosas van mal a un amigo no se lo decimos?
Por qué nos planteamos las cosas de diferente manera si al final el amor es el mismo pero en distinta forma y por qué a veces la gente se confía con sus relaciones pensando que siempre estarán ahi?
Llevo mucho tiempo queriendo decir esto, pero a mi, también hay que cuidarme.
Vale que tenga una paciencia enorme con estas cosas, que pase por alto muchísimas otras pero sería un error enorme fingir que no me importan cuando me duelen en el alma.
Yo no pido una atención continuada (que hay quien opina que lo que quiero es que me vayan detrás haciendo la rosca) pido no ser yo siempre la que siempre llame.
Pido que alguna vez en vuestra vida levanteis la vista de vuestro ombligo y digais:- voy a llamarla a ver que se cuenta-
O no me llameis, me da igual, un puñetero mensaje al movil mientras estais en el water, es eso mucho pedir?
Y que nadie se excuse ahora con el:- esque estoy muy ocupado- porque Yo tambien estoy ocupada, de hecho muy muy ocupada, y todos mis amigos también están muy ocupados y sin embargo tienen al menos un minuto de su valioso tiempo para dedicarme y yo tengo también del mio, que todos tenemos mucho que hacer con nuestras vidas.
He perdonado algunas cosas imperdonables y en las que prefiero no pensar, pero el vaso de mi paciencia empieza a estar muy lleno.
Evidentemente que a estas alturas del laberinto, empecé hablando de varias personas en general y acabo por una en concreto que es con la que menos puedo transigir.
Cuando le reprochas algo a alguien que quieres, a quien quieres muchísimo, lo único que esperas es que entienda lo que te ha dolido y se disculpe, no que te devuelva un ataque desproporcionado e insultante. Porque eso no me hace pensar;- pobrecito, esque es imbecil, está desevolucionado mentalmente y en lugar de reconocer su falta carga contra mi porque se siente acorralado y debe defenderse de algún modo- Eso lo único que hace es que se me rompa el corazón y sienta mucha, muchísima pena.
A veces hay que cuidar a los amigos, incluso los que más te quieren, incluso los que te perdonan todo porque son los de toda la vida, o al menos, hay que procurar no mearse, cagarse, escupir y prenderle fuego al trocito de corazón que te reservaban para tí, porque es una falta de respeto, porque es doloroso para la persona que lo sufre y porque es muy injusto que encima pretendas que no haya pasado nada.
Porque viniendo de tu boca, despues de todos los despropósitos que se han dicho, decir:- pero yo te quiero mucho- suena casi peor que todos los insultos del mundo, como una palabra perniciosa y podrida, porque me hace pensar que no sabes lo que es querer a alguien.
Y si digo todo esto es porque estoy ya muy cansada, porque necesitaba decirlo y porque estoy muy triste. Y la tristeza sobre todo me viene de pensar, que ahora, con lo lejos que estoy yo tendreis que realizar una gran maniobra para que volvamos a acercarnos,porque yo no puedo hacer ya nada más, que tendreis que hacer un esfuerzo que tengo muy claro que no vais a hacer, y me duele en el alma.
Porque creo, que cuando se llora por alguien todavía es porque aun se siente algo por esa persona, aunque sea decepción, aunque sea la decepción que produce saber que lo que sentís por mí me parece que se asemeja más a la indiferencia que al cariño.
En cualquier caso, por ti, por mi, por nosotros en general, a menos que estes dispuesto/a a demostrarlo, nunca vuelvas a decirme que me quieres.

domingo, 22 de agosto de 2010

La Reina de los Cielos

Llevo años intentando captar su belleza, la luz inmaterial de las estrellas.
Y nada me place, nada me basta, nada es capaz en el mundo de retratarlas.
Desde niña, he vuelto la vista hacia el cielo y he pasado horas contemplándolas,
horas surcando sus caminos con la mirada fascinada del plano celeste.
Y sin embargo no intento conocerlas, no me interesan sus nombres o sus rutas, me parecen tan bellas que la sola visión me sacia.
Y sueño con acercarme, quizá es de esas cosas de las que hablo poco o nada, y sin embargo es uno de mis sueños más ocultos y deseados: desearía poder ver las estrellas y la luna de cerca, poder viajar al espacio y quedarme en medio de la nada.
Y que el tiempo no cuente, y permanecer ajena a todo, únicamente para mis estrellas.
Anoche, mientras volvíamos en un coche, casi al amanecer, de la típica fiesta de fin de semana, que no digo que no me divirtiese, por supuesto que sí, sin embargo me dio por pensar.
Y pensé en la vaguedad de todo, de la vida en si misma, de lo trivial, de lo cierto y lo que no lo es y allí estaban ellas, contemplándolo todo, indiferentes a todo, al tiempo como lo medimos los humanos, a todo lo que nos afecta, a lo que nos aflige. Frías y lejanas bolas de fuego candente sin vida y rebosantes de belleza, absurdamente hermosas.
He pensado tantas veces en una explicación posible a su presencia, reflexionando sobre la existencia real del paraíso y si realmente estaría emplazado en la bóveda celeste, si las almas de aquellos a los que amamos reposan allí eternamente, contemplándonos, si ellas mismas son el calor de las ánimas que nos dejaron. Y ni siquiera me importa.
No me importa en absoluto esto tampoco, solo me importa contemplarlas y cómo me abstraen, cómo me hipnotizan, como hacen viajar mi mente de un pensamiento a otro sin nostalgia alguna. Porque yo no creo en el cielo. Creo en el alma sí, pero no en el paraíso, así que no puedo sentir que aquellos que amo están allá arriba. Sin embargo es hacia donde miro cuando deseo hablar a solas, su remota luz parece aclarar mis ideas y ayudarme a expresarlas, son mi instrumento para escuchar a mi propia mente, me tranquilizan, me pierdo en sus caminos sin sentirme perdida.
Cuando sueño con ellas, que viajo entre ellas, su tamaño varía entre gigantescos orbes que se pierden ante mi vista y bolitas de luz que caben en mis manos, me debato entre aquello que conozco en realidad y lo que no quiero conocer, entre lo que veo con mis propios ojos.
Cuando comenzaron a hablar de los viajes para turistas espaciales, mis padres comentaron que les parecía un absurdo total, también en clase hablamos sobre ello y a la gente le parecía un capricho sin sentido, una extravagancia de la gente rica, que no sabe que hacer con su dinero.
Hay tanta belleza en el mundo y yo se que jamás llegaré a conocerla toda, aunque mi alma lo desee. Hay tanta tristeza en el mundo y tanto dolor que aunque pudiera conocerla toda mi alma desearía colaborar para consolarla. Mi dinero si lo tuviese probablemente buscase más, manos necesitadas que astros donde posarse.
Y sin embargo, yo continuaré deseándolo, curiosamente, pues ni yo misma lo entiendo.
Busco un vestido de baile recamado de estrellas, busco recrear un cielo nocturno que llenar con mi danza, buscando esa luz que mis manos no saben dibujar,que no saben ni podrán retratar.
Me debato en ese deseo egoísta de los humanos de poseer un pedazo de aquello que ansiamos, de aquello que nos maravilla y ese deseo altruísta de la contemplación por la contemplación.
El tiempo, la vida, nuestros pensamientos, nuestros anhelos, aquello que creamos, aquello que acumulamos en nuestra existencia efímera no significan nada.
Nada absolutamente.
La maravilla que nos corona, aquello que existe porque existe, porque alguien lo creó o no, aquello a lo que hemos vuelto la vista todos los seres humanos desde el principio de nuestra historia.
La otra verdad universal junto con la muerte, no su infinidad, sino su belleza.
La belleza de los cielos que nos cubren.
Qué hermosas son las estrellas.

Nuda Veritas

Jura decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad con la ayuda de Dios?
Eso, y más.

¿Qué es exactamente la verdad?

Es aquello que nos enseñan desde niños a decir siempre y bajo cualquier circunstancia a todo el mundo, aquello que si no cumplimos a rajatabla se convierte hasta en un pecado que puede llevarnos derechos al infierno. Los niños pequeños, no son idiotas en absoluto, y ven y oyen perfectamente, a veces más de lo que pensamos, se convierten en pequeños espías, en vehículos de información. En tiranos, en personitas crueles que siempre dicen lo que piensan, aunque lo que piensan sea horrible.
La verdad, es aquello que hace daño, aquello que muchas veces no deseamos oír. La verdad es aquello que suavizamos para no hacer daño a los que queremos, para no dañar nuestros intereses.
Es aquello que puede perjudicarnos, algo que no se valora; nadie quiere un empleado que le diga lo estúpido de nuestra política de empresa. La gente quiere un empleado que le diga Quién dijo semejante calumnia, aunque no sea cierta.
Es aquello que nos rompe el corazón, cuando alguien sin tapujos es capaz de decir "ya no te quiero" o "te odio" aunque sea la verdad más grande del mundo, aunque sea mejor para todos, nos duele y odiamos a la persona que nos lo dice, aunque el día que la conocimos le pedimos, le rogamos que siempre nos diga la verdad.
¿Qué es entonces la verdad?
Es aquello que no queremos oír ni a solas, aquello por lo que obligamos a nuestra mente a callar, aquello que puede llegar a torturarnos por no reconocerlo a tiempo.
Aquello, que el día que reconocemos su presencia y nos rendimos a la evidencia de su realidad, aquello en lo que pensamos realmente, nos llena de felicidad y de una carcajada incontenible y también de tristeza ante la crudeza de su rostro.
Es aquella cosa injusta, que no deben decirnos, si nos aman lo suficiente, y a la vez, la mayor prueba de amor y confianza.
Es aquello que omitimos cuando nos molestamos con alguien, y queremos hacerlo parecer peor de lo que es, para manipular la opinión de los demás hacia nuestro bando, y también es aquello que omitimos cuando queremos mejorar la opinión de los demás hacia alguien o hacia nosotros mismos exactamente con el mismo fin que lo anterior.
Porque, cómo aceptarían nuestros amigos y parientes a nuestra nueva pareja si les contásemos nada más llegar que lo han detenido nueve veces entre ellas una por asesinato?
A veces me pregunto, el por qué de esa insistencia de niños en que digamos la verdad siempre, cuando con los años, una goma de borrar moral aniquila ese principio dando espacio a nuevos conceptos como son la diplomacia, hacerse el loco, las mentiras piadosas, la verdad parcial, el disimulo, las mentiras, las mentiras podridas, la ocultación y la traición.
Por qué a las personas que insisten en decir la verdad se las tilda de animales, de bestias, de asociales, cuando la dicen.
Por qué si alguien se niega a fingir agrado por otra persona si esta no le gusta es un grosero o un maleducado si esta persona previamente le hizo daño a la otra. No es más grosero regodearse en su dolor fingiendo que nos importa? No es más fácil ser sincero e ignorarlo?
No es más fácil decir; dejemos esta relación, por muy familia que seamos soy consciente de que no te importo.
No es más fácil decir; me enamoré de ti pero desgraciadamente no siento lo mismo ahora.
No sería más fácil mirar para otro lado cuando vemos al niño que nos rompió un diente en el colegio y nos jodió la infancia en lugar de saludarlo por la calle y decirle lo guapísimos que son sus hijos cuando en realidad lo que deseamos es decir: ojalá encuentren un matón como tú y no puedas hacer nada y ese día te acuerdes de mí.
Por qué decimos que estamos enfermos o que tenemos mucho trabajo cuando lo que deseamos decir es, mira, hoy no me apetece ver a nadie, sin más explicaciones.
Si realmente educásemos a la gente en la verdad, no sería necesario educar en la mentira, no sería necesario decirle a nuestros hijos antes de que llegase la visita; no le digas que ayer la perra comió las sobras de la comida o pensarán que la desperdiciamos, ni se te ocurra decir que compré aquel vestido tan caro...Es sorprendente lo perfecta que tengo la dentadura a juzgar por la cantidad de veces que me han dado un codazo para que me callase.
Vivimos demasiado preocupados de la opinión de los demás y a veces no nos damos cuenta de que a los demás les importamos tan poco que no tienen ni opinión sobre nosotros.
Y hay veces también que obligamos a los demás a mentirnos, cuando nos ofendemos por haber oído una verdad que realmente no va ni con nosotros.
Es un experimento que llevo años haciendo con algunas personas, con una en concreto, por la cantidad de años de relación, Ella me enseñó que la verdad, lo que pensamos en cada momento se podía decir y no tenía por qué ser molesto ni doloroso, sino simplemente, las cosas como son, que hasta puedes reírte de ello y no darle más importancia.
Con el tiempo, es una realidad a la que te acabas acostumbrando, una sinceridad que deseas y una opinión que deseas escuchar, libre de toda contaminación y que valoras.
Sin embargo, es como la Desnuda Verdad de Klimt, que sostiene un espejo en el que el mundo, todavía no quiere mirarse.

jueves, 15 de julio de 2010

Perras sin collar

Que el verano pasado en la ciudad y no en una exótica playa con cocoteros es desquiciante es algo que creo sabemos todos.
Me deprime francamente la idea de pese a tener muchas cosas que podría hacer no tengo fuerzas para enfrentarme a la solana que cae desde las 10 de la mañana hasta las 9- 10 de la noche y que me paso el día tirada arrastrándome cual gusaneja por la casa cuando tengo que hacer algo.
Quizá por eso será que últimamente llevo el horario cambiado y por la noche estoy despejada.
Quizá sea por eso por lo que pasamos tantas horas el vikingo, Thor (que es solo vikingo de nombre) y yo en el salón tirados viendo la tele. Y direis, pues sacad al animalico a pasear que le de el aire en vez de estar en el sofá los tres. Que listos que sois todos, resulta que no he conocido nunca a un perro tan cabezota sobre las horas a las que sale, y si el termómetro sobrepasa los 27 grados Thor considera que mejor ya bajes tu, y si eso le cuentas que tal el parque.
Total, que anoche nos dio la idea de ver "lo peor que pudiésemos ver en televisión" y desde luego que nos cubrimos de gloria.
Empezamos con una película española del año de la pera en la que narraban tres cuentos clásicos (La sirenita, Los tres pelos del diablo y El mago de Oz) eso si, versionados de principio a fin para no tener problemas supongo con los derechos de autor. Mi padre preguntaba esta mañana cuando se lo conté: -pero todos juntos asi en plan mezclado? -No papá, eso ya sería demasiada pesadilla conceptual.
En serio que os la recomiendo; ver a un tio ya entradito en años vestido de diablillo con el traje de carnaval y al hombre de hojalata recubierto de papel albal y con unas medias azules y calzoncillos rosas y que el mago de Oz por falta de presupuesto lo habían rodado en un parque público y se veían los flashes de la gente que les hacía fotos pues oye, no tiene precio.
Además, la bruja se llamaba Écora (Pécora), los monos voladores eran tios vestidos de negro, el espantapájaros era un payaso con paja metida en la chaqueta y que parecía ir de tripi o muy muy muy borracho y la niña en vez de Dorothy se llamaba Silvia. Vamos, que en vez del mago de Oz era el mago de Agg.
Despues de varios momentos en los que casi nos ahogamos de la risa (En serio, vedla que no tiene desperdicio)pusimos un trozo de la gran serie de los 90, Hércules, que no se por qué razón estaban haciendo en ese momento.
Las 23.30 y a mí se me ocurrió una idea brillante:- Vamos a ver si en el videoclub del digital hacen alguna peli gratuita graciosa.
Tras un buen rato de búsqueda acabamos en el canal de porno. En ese momento vimos un título que a ambos nos llamó la atención: Como crear una secta sexual. Y no es porque nos interese particularmente la creación de una secta y necesitemos un instruccional a ver que vais a pensar.
En fin, el caso es que nos pusimos a verlo y al cabo de dos minutos estábamos completamente enganchados.
Al parecer el "lider" de la secta es un hombre (he dudado lo menos 15 segundos antes de escribir esta palabra intentando no ser despectiva) llamado Lee Thompson (también he dudado si escribir su nombre) al parecer la secta se llama Kaotianos (Kaotians) y es un derivado de un grupo anterior llamado Goreans.
Su ideología surge de unas novelas de ciencia ficción llamadas "Las crónicas de Gor", unas novelas según comentarios que he leído bastante flojillas y ligeritas de leer, en un mundo de fantasía tipo medieval en otro planeta en el que los hombres son guerreros poderosos y las mujeres pertenecen a una casta inferior y son tratadas como esclavas. Bueno hablando con propiedad: SON esclavas.
Al parecer la secta tenía unos 350 seguidores aproximádamente y al parecer todos en el núcleo de Gran Bretaña. Esto es información que he leído despues porque creo recordar que en el documental no lo decían. Fue desmantelada por Scotland Yard supongo que antes del documental debido a la denuncia de la esclava de este hombre.
Evidentemente, este es un artículo de opinión y como tal voy a expresarla, si deseais más información sobre el tema aunque hay más bien poca, hay otras páginas disponibles.
En primer lugar me impactó el aspecto del tipo en cuestión y de su piso. En primera instancia podría parecernos el típico friki gordo con algún pasado pseudomilitar o simplemente agresivo (indumentaria militar, botas, pelo rapado, posters de guerreros, algún arma) la casa no tenía mucho mejor aspecto, trastos y desorden por todas partes y eso sí, posters de guerreros y esclavas, supongo que de las portadas de los libros de Gor. Aquí quiero matizar algo, que a alguien le gusten esos posters no tiene nada de malo en absoluto, de hecho a mi me gustan ese tipo de ilustraciones, me refiero al conjunto en sí.
Al parecer su anterior esclava canadiense se ha marchado y ha reclutado a una nueva esclava en Australia, que pese a no haberlo visto nunca va a dejar a su marido y a sus hijos para irse a vivir con él.
Aquí quiero hacer un apunte: parece ser que las mujeres son de lo suficientemente lejos como para tener una escapatoria fácil, he leído en otra web que quemó el pasaporte de la canadiense para que no pudiese irse. Esto verdaderamente puede no ser intencionado, pero sí curioso.
Otro apunte: una mujer va a dejar su vida entera por otra que no conoce en pos de una fantasía sexual que como veremos despues, este hombre le ofrece. A mí, dentro del miedo que me daría cruzar medio mundo para ver a un desconocido y dejar a mi familia no me parece del todo mal, pues ella no era feliz en su casa, según dice y el marido no parece tratarla muy bien. Pero exáctamente, que diferencia hay entre ser una esclava y ser una esclava dentro de una secta sexual?
Es decir, la mujer ya viene de un pasado maltratado (salen algunas grabaciones de llamadas de teléfono que lo demuestran) me parecería comprensible que huyese lejos en busca de una relación más feliz. Aun habiendo niños de por medio, debo decir que lo del instinto maternal de una madre nunca lo haría es un poco relativo, hay mujeres que no tienen ese instinto muy desarrollado, al igual que hombres y hay situaciones y momentos para todo. Hay quien podría pensar que estamos ante una madre desaprensiva, yo no lo creo sinceramente, no sabemos en que situación se deja a esos niños, si su padre pese a todo es un buen padre o si tienen parientes que los cuiden bien.
Lo que quiero analizar es la situación en si; por qué se abandona una situación de maltrato? en teoría por una relación normal a menos que la persona que ha prometido esa relación mienta y por eso se viese envuelta de nuevo en una relación abusiva. Sin embargo este hombre se lo ponía muy clarito y la "adiestraba como esclava" ya por internet, es decir, sabía a lo que iba. Esto me llevó a pensar que la mujer era masoquista o al menos tenía algún rasgo de masoquismo.
Cuando ella llega allí, lo primero que hace es besarla y en seguida la obliga a arrodillarse para ponerle un collar de cuero, que es lo que la distingue como su esclava. Ella acepta contenta.
La pasea por la calle con una correa de perro mientras la gente los mira, algunos se rien, unos comentan, y uno se atreve a decir: -Eso! pasea a tu perrita!!
El tio le quita la correa de metal a la chica y se la enrolla en la mano y avanza amenazante hacia el hombre que esta en una furgoneta: -tienes algún problema??
Ella profiere un grito asustada, el hombre de la furgoneta rebaja el tono:- no no, solo me reía.
La discusión queda en nada pero ya nos permite observar otro rasgo de su personalidad: es violento, tal vez en este momento haya quedado como un perro ladrador, pero no hay duda de que lo es.
Cuando le preguntan a ella sobre la situación, dice:- No es que sea malo, solo defiende a una mujer, la protege, nunca me he sentido tan protegida y a salvo como con él.
Aquí creo que tenemos una confusión de conceptos o quizá las cosas demasiado claras, no lo se: no hay nada de malo en proteger a un ser querido, correcto, pero no habría nada de lo que proteger si no la llevasen atada con una correa. Eso no me parece defender a una mujer. O quizá dentro de su perspectiva, la mujer es tan sumamente debil que necesita que la defiendan y cuiden de ella. Eso ya entra dentro de la sobreprotección.
En cualquier caso, ese ataque no me parece proteger el honor de su dama, me parece el gorila que se golpea el pecho para demostrar que aqui no hay mas macho que él, porque si no fuese el caso, habría exigido una disculpa para ella.
Ella está muy satisfecha por estar viviendo su fantasía en vivo y en directo. Y digo en vivo y en directo porque se conocieron por second life.
Para quien no lo sepa (yo hasta anoche no sabía exactamente que era) es un programa de simulación de vida, básicamente, haces un personaje y convives con otros (de ahí su nombre) Es por ahí por donde empezaron su relación y sinceramente me imagino la decepción que tuvo que sentir ella al ver que el atractivo muñequito rubio con el que hablaba era un tio poco agraciado con el que tenía que convivir.
A lo mejor no, pero yo si me hubiese decepcionado bastante. Sin embargo ella parece contenta hasta cuando él la esposa desnuda a la pared y la graba con la webcam mientras todo aparece en internet. Ella se rie y espera a que el vaya a desatarla.
Cuando la desata (solo para darle la vuelta y grabarla por delante) ella se lanza a besarle, el indiferente la gira y la deja atada de nuevo.
Esto me dió que pensar; llevan menos de una semana y ella ya tiene una dependencia brutal de él, necesidad no solo de una fantasía sexual, sino de cariño, una carencia muy grande y que probablemente no tenía en su anterior pareja, ni una cosa ni la otra. Para él, ella es como explicarlo, un medio de reafirmar su poder.
Hay un momento en el que el entrevistador se queda solo con él, y le pregunta:-Como lo lleva ella? le gusta la experiencia?
-Claro que no, hay cosas que no le gustan, es una esclava, no le gusta que la azote con el látigo, pero eso es lo duro de ser esclavo, la sumisión. De todas formas estoy siendo bueno con ella, para que se adapte despues de lo que pasó con su marido, le estoy dando un descanso antes de empezar a adiestrarla como esclava.
-Tienes algún trastorno mental? (aun me sorprende que el entrevistador tenga huevos a preguntarle esto a la cara)
Él se rie nervioso (desde el principio del reportaje le digo al vikingo:- Tiene cara de loco este tio, su sonrisa, como abre los ojos, es de loco)
-Tengo un trastorno psicopático- dice orgulloso- eso te vale?
Más tarde reconoce haber estado interno en un psiquiátrico.
-No estoy enfermo- continua- solo es un trastorno.
En eso está en lo cierto, la psicopatía no entra dentro del ámbito de enfermedades mentales, debido a que no se contrae por asi decirlo, nadie se vuelve un psicópata, se nace siéndolo y no es curable, ni siquiera tratable.
Un psicópata, no es un asesino en serie, ni un delincuente por sí solo, en este sentido hay una concepción errónea de la sociedad. El psicópata es una persona que carece completamente de sentimiento de empatía. Cuidado ahora madres y padres con hijos adolescentes, que un joven sea egoísta durante esa fase de su vida es algo natural. La carencia de empatía es una patología que se da desde el nacimiento pero está en la naturaleza del psicópata camuflar esa carencia imitando los sentimientos de los demás.
Es decir, al igual que un ciego desarrolla más otros sentidos como el olfato o el oído, el psicópata desarrolla la facultad de imitar las reacciones emocionales de los que le rodean.
Como algunas veces hemos comentado Lau y yo, quizá la ausencia del superego (actitudes sociales aprendidas) nos convirtiesen a todos en un poco psicópatas, ya que actuaríamos conforme a nuestros deseos siempre. Sin embargo hay muchísimos factores que influyen en esto y esto tampoco sería así completamente.
Volviendo al tema que nos ocupa, y a grosso modo, se nos ha juntado el hambre con las ganas de comer; una mujer dependiente y con rasgos de masoquismo con un hombre con un trastorno psicopático, es decir, un sádico en potencia y sin ningún tipo de represión.
El entrevistador pregunta algo más: -No te preocupa tener que crear un personaje a través de internet del hombre que quieres ser?
-El hombre que quiero ser?- dice él exaltado- Soy el hombre que quiero ser, soy el lider de la secta de los Kaotians, tengo miles de seguidores en todo el mundo.
El entrevistador reflexiona (voz en off):- Lee tiene problemas para discernir la realidad de su propia ficción.
Voz en On mía: Por supuesto que eres el hombre que quieres ser, por eso te inventas que eres el lider de una secta con miles de seguidores y el muñequito que te has hecho en second life esta macizo, delgado, rubio y con ojos azules y tu pareces un oso pardo y que se vea, no tienes trabajo y vives en un piso de mierda.
En este momento él tiene un momento de lucidez que me deja muerta:- En realidad, lo que yo hago no es tan malo, mis esclavas consienten todo lo que yo quiero hacer, ellas pueden negarse y marcharse cuando quieran, en realidad, lo que yo digo lo piensan muchas personas en el mundo, solo que yo, les pongo un collar de perro.
Esta última reflexión me deja helada, me recordé a Homer Simpson cuando decía eso de:- Que gran verdad ha dicho...
Y no porque yo lo sostenga ni muchísimo menos, pero si es cierto que llevaba un rato sorprendiéndome a mi misma de no escandalizarme de nada de lo que decían en este documental. En ese momento entendí por qué no me afectaba lo más mínimo: porque lo vemos todos los días, todos los días vemos en las noticias a mujeres maltratadas o personas que permiten una relación abusiva porque están enamoradas de esa persona y transijen a todo, cualquier cosa que se les pida. En nuestras propias familias, seguro que todos tenemos una abuela, una tia o inlcuso una madre que tolera este tipo de conductas, que las acepta como normales, que su marido se esclafe en el sofá mientras ellas hacen la comida, ponen y quitan la mesa, limpian, friegan... Esto también es válido para los hombres, que también existen hombres maltratados o esclavos. Vale que la vida sexual de estas personas puede que sea menos variopinta, pero a que nos lleva esa conducta? a convertirnos en perras, pero sin collar.
El resto del documental ya subía el tono: para la supuesta iniciación en la secta de esta mujer, tenía que acostarse con ocho hombres que él eligiese, normalmente sería gratis, pero como él parecía necesitar dinero, la prostituía directamente y como ella era su esclava no podía decir nada. Incluso apalabraba una cita con seis hombres a la vez para una noche. Ella estaba aterrada pero no podía decirlo evidentemente porque era una esclava. Además, el tipo este y un amigo suyo estarían mirando "por su seguridad" para que ella estuviese tranquila.
Le hace un tatuaje en el muslo (en realidad consiente que sea en el muslo, pero debería ser en la cara, dice el entrevistador) aunque en un sitio visible si lleva falda de su marca como esclava.
El final del reportaje es el anuncio de que ella está embarazada. Él bromea diciendo que ya tiene diez hijos a los que no conoce de otras esclavas anteriores, ella dice que quiere tenerlo con él aunque ya su relación está rota y según él, ella se ha buscado otro amo para marcharse.
Sin embargo, en un momento de intimidad, el entrevistador le pregunta a ella qué piensa y ella dice muy tranquila que le ha seguido el rollo de la secta y tal, pero que ella sabe que no existen y que no le importa, que ella solo quiere estar con él y tener a su hijo juntos.
Esto último para mí es una revelación: ella se ha metido en toda la historia de la esclavitud porque está enamorada de este tipo y quiere vivir su vida con él. Le importa una mierda todos los rituales que le haga hacer y todas las burradas que se le ocurran porque ella solo quiere estar con él. Realmente, quién ha puesto el collar aquí? yo creo que se lo ha puesto ella solita.
Una cosa es que una persona quiera desempeñar el papel de esclavo o esclava sexual durante la realización de una fantasía. De hecho es una fantasía generalizada entre las mujeres la de la violación o las vejaciones y no creo que tenga nada de malo, si luego hay cambio de roles. Pero hay que discernir entre la fantasía y la realidad, una cosa es la posición horizontal y otra muy distinta es llevar un collar de cuero con todo lo que eso conlleva.
Sin embargo, conozco un caso extremadamente parecido y muy cercano.
Ella está loca por él y se puso hace muchos años el collar. No os imaginais las barbaridades que esa mujer ha visto y perdonado por estar enamorada de esa persona. Se divorciaron y cuando él cayó enfermo ella volvió con él pasando por encima de todo el mundo. Cuando alguien se lo recrimina ella contesta:- y que queriais que hiciese? que lo viese morir solo al pobre? no tenía elección
Y lo que no se da cuenta es que igual que la chica del documental, claro que hay elección, todos la tenemos. Todo el mundo puede elegir entre estar o no estar con una persona, aunque a lo mejor cueste dejarla, ya sea por amor, por dudas o porque nos de miedo el caracter de esta persona.
Sin embargo, esta persona ya no da miedo a nadie, y el collar de perra se lo ha puesto ella solita por su propia voluntad, y lo que podría hacer, en vez de decir que no tuvo elección es admitir que si la tuvo y que hizo lo que le dió la gana, ser una esclava, en todos los sentidos posibles.
Todo esto lo decía yo anoche, a unas revoluciones tremendas, mientras me exfoliaba la cara, me hidrataba el pelo, me depilaba todo lo depilable, me duchaba, me peinaba y hubiese bailado si mi mp3 hubiese tenido batería.
El vikingo me miraba con ojos de sueño y Thor hacía un buen rato que se había dormido en su cunita.
Con un suspiro antes de dormirse me comentó: -Sabes cariño? quizá bebes demasiada coca cola durante el día y por eso por la noche no hay quien te duerma.
Tras apagarse la luz, elucubré durante una hora más o menos si levantarme o no de la cama para escribir todo esto que me pasaba por la cabeza. Por no despertarle (y por no tener que darle la razón) dí unas treinta vueltas más en la cama antes de quedarme dormida.
Así que esperé hasta hoy por la tarde para ponerlo.
Pues igual es cierto lo de la coca cola.

sábado, 10 de julio de 2010

El Principito

Uno de los primeros recuerdos que conservo de mi infancia (y otra cosa no, pero tengo buena memoria) es cuando mi padre una noche me dijo:- Hoy para dormir voy a leerte un cuento muy bonito, se llama El principito, ya verás como te gusta...
Yo comenzaba a aprender a leer y muchas veces mi padre me enseñaba las ilustraciones y yo empezaba a leer la primera frase tras el inciso natural de la ilustración. Mi padre no terminó de leermelo porque me lo leí yo misma. Es el libro que más veces he leido con 32 veces contadas.
No se exactamente que es lo que me enamoró de ese texto, quizá es la inocencia con la que está narrado o quizá sea más bien la ironía y la mala leche con la que el Principito hace las preguntas a los adultos. O quizá sea la felicidad que me produce saber que todavía, tantos años despues de esa primera lectura, hago esas mismas preguntas.
Aunque crezca, todavía miro los libros de ilustraciones para niños y me quedo pegada a los escaparates de las jugueterías. Aun me releo los libros de cuentos de pequeña con el mismo gusto que antes, tal vez más.
Pero como es inevitable, últimamente no paro de pensar en niños pequeños, me embobo mirando a bebés y a sus madres jugando y no dejo de imaginarme a mi misma alumbrando a niñitos con aspecto escandinavo. Serán cosas de la edad y las hormonas, que se le va a hacer.
Quizá sea por eso por lo que últimamente cuando voy en metro veo cantidades ingentes de cachorrillos humanos, como si hubiese habido un baby boom recientemente y yo sin saberlo. Quizá es solo que me fijo más en esas cosas.
Hoy en el vagón viajaban conmigo 7 niños. Una de ellos, la más alejada de mí viajaba tranquilamente hablando con su madre. Bien peinada, bien vestida, bien educada en general, rondaría unos 7 u 8 años y le hacía preguntas en voz baja o comentarios graciosos. Ante mí estaba un niño con los ojos enormes, aproximadamente de unos 6 años o tal vez menos, era rubito y con los ojos realmente saltones, como los de un sapito. Llevaba un bote en las manos de esos que llevan ese juguete tan agradable que parece un moco, que huele a engendro químico y sabe todavía peor, que todos hemos tenido y dios sabe para que o cual es la gracia, porque es realmente repugnante y acaba muriendo en el bote. Miraba fascinado el paisaje y de vez en cuando su tarrito verde con la misma expresión. No ha hablado ni se ha movido en todo el trayecto. A mi derecha una niña que era la viva imagen de Esmeralda en Nuestra señora de París. Ojos negros muy grandes, pelo largo rizado y negro, piel oscurita, nariz respingona y boca bonita. Todo en ella era el aspecto de una gitanilla graciosisima, de esas niñas que cuando las miro me hacen pensar: Quiero una de estas!!. Hasta que ha abierto la boca. Despues una nena que venía en el carrito. Ojos muy muy azules y pelo casi blanco, con todos los rasgos nórdicos. Me ha hecho pensar: ¿tendré niños así? (lo se, estoy para atarme) se ha levantado del carrito para sentarse en el asiento del metro mientras decía a su madre:-aquí como los mayores...- y a su madre y a mi se nos ha caído la baba. Un niño más al fondo estaba dormitando en el carrito con una pierna colgando y más agusto que el mundo.
Pero si hay un niño que me ha llamado la atención, es el que estaba enfrente mío a la izquierda.
Era un niño de unos 7 años más o menos con el cabello castaño claro y ondulado y los ojos grandes y marrones. El típico niño al que miras y dices:- que niño más mono- hasta que lo oyes hablar. Su madre y sus dos abuelas también presentes opinarían que el niño es graciosísimo, yo opinaba que era un graciosillo.
Quizá no era culpa del niño, quizá era culpa del harén que llevaba a su alrededor. Tan pequeñito, y ya tenía muy clarita su posición de pequeño sultán y que las mujeres no sirven para mucho más que para lamerle el culo y reirle las gracias.
Qué quereis que os diga? Ver a un niño rebotadísimo, dando patadas, berreando e incluso pegando a su madre y a su abuela y que su madre solo le de besitos y abracitos diciendo:- Ay que malo es mi niño- pues me parece desalentador.
El niño me ha mirado un momento, supongo que por la atención con la que observaba el cuadro, y quisiera poder describir la cara de cabrito que ha puesto, esa cara que solo los niños saben poner, que parece una premonición, la cara de:- ahora dicen que soy muy mono, que soy "malísimo" y un trasto, de mayor seré un hijo de puta con todas mis letras, en mayúsculas y en negrita, y tu y todas las de tu especie sereis seres inferiores dispuestos a besar el suelo por donde pase.
Pongo la mano en el fuego de que ha puesto esa cara.
El Principito iba hablando con sus admiradoras del fútbol (como no podría ser de otro modo en estos días) que le decían: -tu quien crees que va a ganar?
-España! porque lo ha dicho el pulpo (quizá de este tema hable otro día porque me fascina)
-Si gana que hacemos?
-Me das 10 pavos!!
-*Rien la ocurrencia* Vale si gana España te doy 10 pavos, y si pierden que me das?
*berridos y pataleta del niño*
Ha intervenido la madre para tranquilizarlo:- cariño, España no va a perder, no creo que pierda, pero igual ocurre, pero te prometo que si pierden iremos de viaje a Holanda vale?
-Si! y entonces yo les daré puñetazos a los holandeses!! asi!! pshhh trusshhh* patadas y codazos y puñetazos que han ido a parar a las abuelas y a la madre que les reían divertidas mientras se llevaban la mano a las zonas golpeadas*
Frenemos aquí los acontecimientos y analicemos la problemática:
El niño TIENE razón y punto, España no va a perder porque entonces el nene se cabrea y se pone como un potro.
El niño GANA siempre, si su equipo gana entonces el se beneficia, si el equipo pierde se beneficia igual, es decir, desconoce el castigo o perder simplemente.
El niño muestra una conducta a mi modo de ver inadecuada y le rien la gracia.
El niño es un pequeño tirano.
El niño se merece un par de ostias.
Al rato de conversación sobre temas variados (niño berrea, niño da la coña) hemos parado en una estación, y el pequeño príncipe ha leido en voz alta y para todo el respetable la estación a la que nos dirigíamos, una palabra de tres sílabas que le ha costado una eternidad leer.
No haré más alegatos ni comentarios sobre la edad a la que yo leía de corrido, pero no puedo evitar emitir mi opinión.
Lo veo como una cruz pendiendo sobre su cabeza y sobre todo sobre la de su madre y parientes cercanos. Dentro de diez años su madre irá a algún programa posiblemente diciendo que el nene es un tirano y que hace lo que quiere y que la maltrata y que no la respeta, y se echará las manos a la cabeza preguntándose cómo ha llegado a esa situación. Debería haber un ojo mágico o una bola de cristal que cuando nos escandalizásemos por un inesperado giro de los acontecimientos apareciese para mostrarnos en que punto de la historia tomamos esa decisión o esa linea de acciones.
Deberían de mostrarnos que nuestra forma de malcriar a un niño monísimo con aspecto de principito nos ha llevado a un salvaje en potencia.
Por qué me he acordado de uno de mis libros favoritos? Porque cuando he visto a ese niño me he preguntado si mis hijos podrían ser así, y lo que daría yo por que fuesen dulces e inocentes principitos y princesitas, haciendo preguntas sobre el mundo, pidiendo que les dibuje corderos y haciéndose amigos de zorros y amando a su rosa.
Pero supongo que basta con empezar a leerles a tiempo.
Para evitar que algún día se crean sultancitos en sus propios harenes y que el mundo es su patio de recreo personal.
Antes de que esa torta que se merecieron se la den a alguien que no lo merezca.

domingo, 16 de mayo de 2010

El don de la sangre

Estoy más que harta, extremadamente harta, requeteharta de leer páginas webs, currículums de gente que al parecer son hijas de/primas/sobrinas/ tataranietas segundas por parte de madre de árabes.
Estoy también bastante cansadita de gente que para engrosar el listado de su experiencia exponga tranquilamente que "hicieron un viaje a tal sitio (generalemente del mundo árabe)de tántos días para conocer su maravillosa cultura y su gastronomía y sus parajes idílicos: y a mí qué señoras mias?
Hasta donde tengo noticias, el currículum es una relación de nuestros estudios, capacidades y aptitudes y experiencia laboral e incluso de nuestros defectos en los currículums europeos. A nadie le importa un pedo si yo he ido a tal sitio u otro.
Tiene tanto sentido como si yo escribo que cuando tenía doce años me fui con mis padres a los picos de europa y que nos pegamos una caminata de doce horas y que acabé rendida pero que me maravilló el encantador paisaje. Y si alguien se lo lee me dirá:- Y a mi que más me da señorita?
Como quien pone que entre sus habilidades está el diseño de moda porque una vez se hizo un vestido azul con unos flecos que compró y que canta como los ángeles porque por las mañanas le gusta cantar mientras se ducha.
Lo siento, se que lo puse en un post no muy anterior pero esque me saca de mis casillas, primero la gente que cuenta mentiras y se queda tan pancha y en segundo lugar la gente que te cuenta su puñetera vida y milagros creyéndose que así aportan interés a un texto que en si mismo no lo tiene. Es como Jordi Hurtado en saber y ganar: se esfuerza el hombre en berrear cuando alguien acierta o falla la pregunta, hace gestos histriónicos intentando aportar interés y emoción a un concurso que no lo tiene.
Pero señores mios: esto es como todo, es jodido admitir que si no pones que eres la primera o si ya tienes la desfachatez de poner que eres la mejor y que si no pones que tu tia Segismunda del pueblo en realidad descendía de una princesa andalusí, no eres nadie. Es muy desagradable reconocer que tu entrega al trabajo, al estudio y al esfuerzo dejan bastante que desear así que es mucho más facil embellecer el asunto.
Ahora resulta, que tener aunque solo sea un cromosoma que desciende de alguien de origen árabe te transmite un don intrínseco que es el de poder bailar bien.
Y encima, resulta que si dices; esta persona deja mucho que desear como bailarina/in enseguida sale el listo que te dice; pues es descendiente de árabes.
Y qué? me la suda pero de una manera escandalosa.
Tengo que ponerme aquí a repasar mi extensa genealogía? porque resulta que por ser esencialmente española de composición principal no me gusta el flamenco y sorprendentemente es el estilo de baile que peor se me da porque no tengo ese sentimiento que hay que tener, gracia, duende, como querais llamarlo. Resulta que siendo valenciana por mis últimas generaciones de antepasados las fallas me la traen bastante al pairo y odio el ambiente de los falleros y no me gustan los petardos, por no hablar de la espantosa jota valenciana, que más que un baile es un despropósito.
Resulta que por una parte desciendo de murcianos y no he estado en Murcia más que una vez de muy pequeña y desde luego vocalizo perfectamente cuando hablo. Resulta que una parte de mi familia lleva hasta Galicia y el resto arrastra hasta donde he podido reconstruir de Sefardies, es decir, judíos afincados en España. Y todo esto esta comprobado y documentadito.
Ahora bien, resulta que cuando bailo se me han adjudicado las siguientes nacionalidades a saber: Turca, Egipcia, Libanesa, Jordana, India, Pakistaní/Iraní/Persa. Dicen que el sentimiento que demuestro cuando bailo es el de alguien árabe, y que mis movimientos gestuales están fusionados entre los egipcios y los indios. Me apasiona la danza en prácticamente todas sus expresiones, incluyendo algunas que los bailarines más elitistas ni se molestan en considerar como es el hip hop. Me embobo mirando danzas polinesias o danza china y no por ello tengo que buscarme un antepasado chino o polinesio para justificar no solo que me gusten, sino mi capacidad para ejecutarlas de una forma correcta y respetuosa.
No tengo por qué ser una hindú reencarnada, ni una princesa árabe ni una odalisca secuestrada ni descendiente de ninguna de las anteriores para bailar bien o que me guste este o aquel estilo.
Lo único en lo que puedo dar la razón al tema de la ascendencia es al sentimiento que me mueve (a mi y a mi padre) la música sefardí y andalusí.
Por lo demás, y como dijo mi muy admirada por siempre Sylvie Guillem; la habilidad, la facilidad para la danza es lo que dios me dió, el resto es todo trabajo.
Y yo añado: Señoras mías; la sangre lleva glóbulos rojos, plaquetas y agua. El talento, el arte, la danza, reside en un sitio diferente; en el Alma.

Esta bendita intuición

Dicen que las mujeres tenemos el don de la intuición, lo que toda la vida se le ha llamado intuición femenina.
Sinceramente creo que eso no es cierto; ese privilegio de verlas venir con antelación no solo nos pertenece a las portadoras del cromosoma X, sino que los hombres también la tienen. Que quizá culturalmente o por su propio carácter recurran menos a ella? ahi ya no me meto.
Pero personalmente, opino que absolutamente todas las personas tenemos ese instinto, algunos más desarrollado que otros.
A veces me pregunto de donde nos vendrá ese rasgo; será una reminiscencia del instinto animal?. Cuando dos perros se encuentran, se huelen, olisquean el terreno e incluso las deposiciones de su compañero (que viene a ser como el periódico de la mañana en mundoperruno) y así saben donde están, si están en el territorio de otro perro o si por el contrario pueden ejercer dominio sobre este o si deben salir por patas. Me pregunto si ese instinto viene a ser como ese olfato de los perros pero adaptado a nuestra sociedad en la que oler a nuestro interlocutor (además que con lo de ser animales bípedos lo tenemos como complicado, imaginaos el dolor de espalda al acabar el día) es ligéramente incómodo y embarazoso. De hecho una vez me ocurrió eso en una entrevista de trabajo (el entrevistador al despedirme se puso a olerme el pelo y el cuello murmurando:- que bien hueles...) y no volví.
Al ser un atributo que se posee desde que se nace, me lleva a pensar que es realmente algo para lo que estamos programados. En cuanto a lo de rebatirme lo de "desde que se nace" creo que es algo con lo que convivimos sin darnos cuenta: nunca de niños os ha ocurrido que habeís abierto un armario, un cajón, una puerta y habeis visto algo que no debiaís ver y sin saber qué es lo que estabaís viendo os daba la sensación de que eso mejor dejarlo como estaba lo más discretamente posible y no volver a mencionar el asunto? Si empezásemos a relatar anécdotas, desde las más triviales a las más graves creo que no acabaríamos.
Lo de que unos la tienen más desarrollada que otros, es una mera cuestión de entrenamiento, parece que no, pero cuanto más escuchas a la intuición, más sigues sus consejos más alerta permanece y con más certeza te avisa.
De este modo, cuando conoces a alguien la intuición se pone en modo despertador; de normal no debería decir nada independientemente de como vayas a acabar con esa persona, pero si empiezan a saltar alarmas en tu cabeza lo mejor es huir en la dirección opuesta y lo más rápido posible.
A mí se me manifiesta en forma de escalofrio largo e incómodo y duradero. Más o menos del tipo de escalofrío que te da también cuando acabas de ver una película de terror y esa noche tienes que recorrer un pasillo largo y oscuro hasta llegar a la habitación o ves moverse algo a traves de la ventana; el escalofrío se instala y de ahí no hay quien lo saque, paseándose parsimoniosamente por tu espalda una y otra vez. Bueno, pues cuando este tipo de temblor nos asalta cuando conocemos a alguien o cuando nos cuentan una historia lo más probable es que esa persona no sea trigo limpio (al menos con nosotros) y que esa historia sea una mentira tamaño catedral.
A lo que voy, desde el mes pasado, vivo en ese estado de escalofrío constante; he conocido a cuatro personas con las que me ha ocurrido.
La sensación de que te están engañando miserablemente y de que encima se creen que te engañan y de que son los más listos del mundo, o de que te estén dando largas de mala manera creyéndose que te vas a cansar de insistir respecto al puesto de trabajo que se te prometió es asquerosa en demasia. Quiza lo peor del asunto es de que alguien presumiblemente lo suficientemente estúpido de organizar un timo tan malo que se los vea venir desde lejos y que aun así se consideren más listos que tu.
Y bueno, quizá mi problema es que por más que me avise mi fiel intuición, por más que me ponga a un cienpiés bailando claqué en mi espalda, alarmas rojas y todo tipo de sirenas a todo volumen para advertirme de que ahi hay gato encerrado, yo nunca le hago caso.
La escucho, vale, me lo espero, de acuerdo, las veo venir a kilómetros y hago de pitonisa diciéndole a todo el mundo:- ya verás como ocurre esto o aquello- y generalmente no fallo ni una cuando me pongo así, pero en el momento en el que pienso, muy bien pues dejaré de insistir a ver que pasa algo en mi cabeza se enciende y me dice que de dejarlo nada, que mi intuición, que la pobre vive en un estado de estrés constante y de trabajo mal remunerado, "puede" equivocarse.
Lo malo? que nunca se equivoca, y si ya la pongo en sintonía con la de mi madre el acierto puede ser del 100%, lo que no se es por qué en lugar de estudiar no hemos puesto un gabinete esotérico todavía, francamente.
En fin, mi alarmita interior saltó cuando conocí a dos personas en un evento. Una de ellas sobre todo me resultó extremadamente prepotente y bueno, ese algo extraño que te hace sospechar de que no tienen buenas intenciones. Hace un tiempo vi confirmadas todas mis sospechas, no tenían buenas intenciones en absoluto.
Volvió a darme voces de aviso cuando se me prometió un puesto fijo en un trabajo y que tras mes y pico de insistir hoy se me ha confirmado que no era para mí y lo peor es la sensación de "yo esto me lo olía de lejos" y haberme hecho ilusiones.
Me berreó hace tiempo con una persona que conocí y que me resultó la prepotencia elevada a la enésima potencia y que encima no valía tanto como para creerselo así y enseguida supuse que yo ni le gustaría ni le caería bien, ni siquiera me encontraría agradable, y acerté. Generalmente en esas situaciones el sentimiento es mutuo y esa intuición fue marcada severamente porque a mi tampoco me gustaba lo más mínimo esa persona, así que nuestra despedida fue cordial y agradecidísima por ambas partes.
Y hoy también he conocido a otra persona y las alarmas han saltado en todos los sentidos, haciendo lucecitas de colores y por lo que he podido averiguar a estas horas, mis alarmas no se equivocan demasiado.
Así que por esta vez, a modo de prueba, voy a pensar que yo siempre tengo la razón cuando me huelo estas cosas y que no puede que me equivoque, a ver si a medio-largo plazo, me ahorro un disgustillo.

martes, 4 de mayo de 2010

El "esto" Cartesiano

Mi madre anda muy ocupada últimamente con los exámenes de la facultad, y de vez en cuando, en momentos de ansiedad y crisis motivacionales estudiantiles (por qué pierdo el tiempo en esta chorrada? de qué me va a servir en el futuro? por qué no se me queda el tema 7?)(ahahá Mamá, por fin sabes como me sentía yo cuando me decías: -ai hija no puede ser tan dificil!!) me pregunta sobre mi opinión sobre sus trabajos o los temas que estudia.
El otro día estábamos en el estudio (yo dándole al vicio mirando vestiditos por internet, lo reconozco) y ella en su mesa pasando apuntes cuando me espetó de pronto:
-nena, tu que piensas de Descartes?
-Descartes? valiente cretino
-Vale, el profesor dice lo mismo, que nos lo da porque nos lo tiene que dar, pero que no lo traga...
Admito que a quién no conozca mi animadversión por René Decart (fonéticamente y con boquita pequeña) le resulte un poco extraña mi respuesta sobre uno de los considerados genios de la filosofía, quizá por eso deba poneros en antecedentes:
En segundo de bachiller estudiamos a cuatro filósofos a saber; Platón, Descartes, Kant y Marx. Posteriormente yo estudiaría por gusto las teorías de algunos más y discutiría acaloradamente con mi pareja recientemente emulando a Rosseau vs Hobbes con nuestro entretenido tema "Es el hombre bueno o malo por naturaleza? es la sociedad la que lo corrompe o reprime?"
Hasta ahora nuestra conclusión (como nos llevamos tan bien) ha sido que hay hombres buenos y malos y que la sociedad hace los dos efectos simultáneamente y chim pum, despues nos vamos al cine y a cenar sin acordarnos más de nuestras inquietudes filosóficas porque ninguno de los dos nos movemos más de nuestro lado.
Después de dos años de palabrerío continuado creo que a nadie sorprenderá que yo diga que me gusta la filosofía y que ocupaba como carrera uno de los puestos de mi lista de acceso a la universidad (lo que pasa es que era el cuarto o el quinto, por aquello de las pocas salidas laborales)
Volviendo al tema, aunque la asignatura me gustase, el hecho de tener que meterme en la cabeza la teoría de un señor que podía entender o no entender me angustiaba mucho y recuerdo con agonía aquellos exámenes quilométricos.
Sin embargo, vamos a hablar familiarmente, Platón fué el que más me gustó, quizá por eso me gané por el profesor el sobrenombre de "mi querida amiga platónica". Pacote siempre me decía que escuchar mis preguntas era como si un alumno de la escuela peripatética se les hubiera colado en clase. Era gracioso porque también habían algunos Kantianos y unos pocos Cartesianos y un buen número de Marxistas, la mayoría de ellos hipijos. También estaban los que no venían a clase y los no sabe-no contesta.
En fin, Platón no solo me gustó por lo cercana que me resultaba su linea de pensamiento en muchas de sus teorías, sino que además pues el hombre se creía lo que decía. Hablaba y equivocado o no al menos tenía la completa seguridad de que él estaba en lo cierto y vivía conforme a su pensamiento.
Kant el pobre era un amargado de la vida, y se pasó el tiempo comiéndose la cabeza para ver si convertía la filosofía en una ciencia exacta como las matemáticas (que va a ser que no) pero por lo menos, igual que el anterior, vivía conforme a su pensamiento, de hecho no tenía otro tipo de vida.
Hablemos de Descartes: el señorito donde fueres haz lo que vieres y pienso luego existo era un niño pijo de las narices que ni estando en el ejército se levantó nunca más pronto de las 10 de la mañana. Se pasó la puñetera vida tocándose las narices en su palacio escribiendo gilimemeces porque no tenía otra cosa que hacer y que ni él se creía y si por una vida de despilfarro se arruinaba, se acostaba con una vieja con posibles y heredaba y a vivir la vida de nuevo (esto no lo digo yo, lo decía mi profesor de filosofía y nos lo dio en los apuntes)
Con este historial, es imposible que a alguien le caiga bien este personaje. Encima sus teorías son como para caerse de espaldas.
Yo me imagino un salón ilustrado, lleno de filósofos tomando el té tranquilamente y comentando:
-Ui Diderot has venido! que estás haciendo últimamente que no te vemos el pelo?
-Bueno bueno bueno, estoy escribiendo un pedazo de libro que ni te imaginas. Estoy reuniendo en varios volúmenes TODO el saber de la humanidad, lo voy a llamar Enciclopedia y va a estar ordenado alfabéticamente para buscar con comodidad...
-Jo tio cuando lo termines traenos un par de ejemplares firmados para que los leamos aquí en el Salón (Luego nadie se lo terminó entero)
-Que interesante!! y tu Hobbes que estas pensando?
-Pues que el hombre es un lobo para el hombre! que el hombre es malo por naturaleza y la sociedad lo reprime!
-Eso no es verdad!!-dice Rosseau- el hombre es bueno, es la sociedad la que lo corrompe!!
En eso que interviene Descartes:
-ehhhh eeehhh pues yo...yo creo...yo creo que Dios es existe porque es perfecto y si no fuese perfecto Dios seria otro!
Se quedan todos alucinados mirándolo y él emocionado por el protagonismo suelta:
-Y además yo se que dos mas dos son cuatro, pero igual viene un enanito maligno y me confunde...
- En serio...quién lo ha invitado??

Despues de haber soltado toda esta parrafada de viva voz, de mi madre mirándome alucinada y de mi padre cogiéndose la tripa revolcándose por el suelo, mi madre concluyó:
-Casi que no te preguntaré tu opinión sobre Newton.
A lo que mi padre dijo:
-Newton? menudo egocéntrico.

miércoles, 21 de abril de 2010

Y yo llegué primero

De que Colón no fue el primero que llegó a América no hay ninguna duda. Se han encontrado pruebas feacientes de la existencia de yacimientos de campamentos Vikingos y los mapas que llevaba el propio Colón habían sido realizados previamente por exploradores rubios y de mal carácter.
Sin embargo en los colegios siguen vendiendo la moto de que esto fue así y de que Colón solo era un despistao sin nada de mundo ni luces que aunque no entendía nada de lo que le decían (recientemente he averiguado que el nombre Yucatán de la península mexicana procede del vocablo azteca o méxicalt "Yectetán" que significa: No entiendo)y de que aquello no tenía absolutamente nada que ver con las Indias, el hombre estaba convencido de que había llegado a donde quería llegar.
Toda la vida escuchando que Adán y Eva fueron los primeros hombres que poblaron la tierra, que Maria Taglioni fue la primera en bailar en puntas y que la primera vez es un acto maravilloso, que duele un poquito pero sin duda es precioso para saber que todo es una burda mentira.
Hay una locura con ser el primero, seguramente asociado al hecho de ser único antes de que los demás empiecen a copiar.
Que yo no digo que ser el primero no tenga mérito; en la facultad escuché muchas veces a gente decir: esque eso yo también lo se hacer, y a profesores contestar; si, pero lo cierto es que no lo has hecho, no se te ha ocurrido.
Sin embargo, lo realmente molesto del asunto, es la gente que se cuelga la medalla del mérito sin tenerlo.
Ahora todo el mundo es el primero que, todos son pioneros, todos quieren ser al que se le ocurrió la idea y lo cierto es que en esta vida ya esta todo visto y requetevisto.
A la tierna edad de 6 años descubrí con asombro (y no sin desagrado) que no era la única agraciada con mi bonito nombre. Más adelante supe que tampoco era la única persona que cumplia años el día de mi cumpleaños y del significado de la palabra efeméride. No soy rápida corriendo, así que nunca llegué la primera en una carrera jamás. Tampoco fui la "primera de la clase" porque siempre he sido bastante vagoncia a la hora de estudiar y además tenía la competencia de la empollona que si sacaba menos de un 10 automáticamente iba llorando al profesor a protestar.
Creí que era la primera en dibujar con un cierto estilo para descubrir que lo que yo hacía obviamente ya estaba inventado. Al hacer el cambio de estilo de danza no me podía imaginar que habría más gente de mi disciplina anterior y que tendría las mismas habilidades que yo. Y en la vida he ganado un concurso porque esta maldita suerte mía me hace coincidir siempre con la hija/prima/hermana/amiga intima del alma de la organizadora/or del concurso.
Aceptémoslo; es extremadamente dificil que yo sea la primera en algo y no lo achaco a falta de capacidad en absoluto, sino a que somos muchos millones de personas en el mundo y de diferentes generaciones, algunas de las cuales lo suficientemente separadas de mi para que cuando yo vaya, ellos hayan vuelto seis o siete veces.
Ya es suficiente con que sin ver algo previamente, a mi se me ocurriese hacer algo, lo cual implica una creatividad, implica el hecho de que si hubiese nacido antes, es probable que yo hubiese sido la primera en hacerlo.
Sin embargo, si investigando descubres que alguien pensó lo mismo antes que tu y lo llevó a cabo: primero, eso significa que no estas solo en el mundo y que alguien comparte tus ideas aunque eso no quiere decir que tengais que llevaros bien. Segundo: eso jode mucho. Tercero: si esta teniendo éxito por un lado piensas, tendría que haberlo hecho yo primero y por otro, eso significa que no tengo malas ideas. Cuarto: lo más importante; tener la humildad de reconocer que tu NO fuiste el primero.
A modo de consuelo puedo afirmar que esa persona es muy probable que tampoco lo fuese, sin embargo, por mucho que nos duela tenemos que admitir que tuvo la idea antes que nosotros.
Y aquí es a donde vengo: me repatea la gente que se cuelga la medalla sin tener el mérito.
Y me repatea cincuenta veces más si encima lo ha copiado.
En mi profesión, hay que (como dice un amigo mio) vender humo: hay que decir que eres el primero que trajo este arte, el que se lo inventó, el que lo redescubrió, lo que sea. En resumen, hay que mentir.
Hay que mentir civilizadamente y dentro de un orden, mentir hasta donde no sea comprobable, hasta donde no se pueda asegurar si eso lo has hecho tu o no.
Y yo lo siento pero me niego a vender humo. Que es ingenuo y que es tierra sobre mi propio tejado? puede, pero no puedo con eso.
Y lo que más rabia me da es que la gente lo hace todos los días, colgándose méritos de cosas que en absoluto son ciertas, que estoy harta de leer currículums más falsos que un euro de chocolate y que encima, cuelen.
De hecho creo que si yo escribo en mi web: He descubierto unos escritos ocultos de la atlántida mientras buceaba por el océano a punto de morir en los que se describía con todo lujo de detalles las danzas perdidas de la civilización. Como soy tan lista, los he descifrado y ahora es lo que bailo, estoy segurísima de que nadie se daría cuenta de la mentira tan gorda que acabo de contar.
Ahora resulta, que todo el mundo es la primera que empezó a hacer esto o aquello, la primera que bailó tal cosa en España y se pasan por el forro a la generación anterior y sus logros.
He llegado a leer el curriculum de una bailarina que dice ser "la que aparece en la pelicula de James Bond "Desde Rusia con amor" en la escena donde sale una bailarina de danza oriental. Cuadrando las fechas, esa chica NO HABIA NACIDO cuando esa película se rodó y la bailarina que aparece en ella es una mujer famosa y reconocida.
A menos que estuviese embarazada y que sea su madre, esa mujer coloca estas y otras bolas tamaño familiar, de esas que cuando las dices no te caben en la boca de lo gordas que son y sin embargo, su hueste de admiradores se lo creen sin parar a pensar que puede no ser "del todo cierto".
El otro día vino un diseñador a darnos una charla y tuvo la desfachatez de decir que a él le habían copiado diseños Thierry Mugler e Yves Saint Laurent. Para el que no sepa mucho de diseñadores esto puede sonar un poco a chino, pero es como si yo ahora voy y digo que yo en mi casa inventé el teléfono movil y que va y me han copiado la idea y por eso yo ahora estoy muerta de asco en mi casa y los "plagiadores" forrados hasta las patas.
Que yo no digo que eso no ocurra si acabo de decir que la gente miente como una bellaca a la hora de hablar de logros, pero si que es un poquito complicado que eso ocurra, al fin y al cabo, vale, nos lo creemos, han copiado uno o dos diseños; a menos que lleven veinte años copiándote colecciones enteras, se han mantenido funcionando por unas causas u otras, así que algo tendrán que saber hacer.
Que si, que todos somos humanos y es extremadamente facil que te enseñen un diseño y que involuntariamente se te quede en la cabeza y eso te inspire pero que se parezca al original. O que incluso quieras copiarlo pero haciéndole algunos cambios y que aun así sea claramente reconocible para el autor (qué padre no reconocería a sus hijos?) pero yo no me lo creo.
Es que no es que les haya copiado perico el de los palotes, es que les ha copiado una eminencia, es como si yo me siento y digo que la última colección de Chanel se parece sospechosamente a la mía y que me ha copiado.
Y resulta que esto no sería la primera vez que me pasa pero eso sucede por otra razón muy lógica. La moda (como casi todo) es cíclica, y si está de moda un año el color blanco, al siguiente estará el negro por poner un ejemplo muy simple. Nos cansamos de tener siempre la misma imagen y buscamos la ruptura. Las referencias para inspirarnos no son tan ilimitadas como parecen y siempre volvemos a estilos bien definidos. Los diseñadores nos tragamos creo que todas las revistas, pases, tiendas y escaparates habidos y por haber y es lógico que aburridos de ver siempre lo mismo una temporada, a Karl Lagatfeld (alias: la lagarta) y a mi se nos ocurra la misma idea, aunque no nos hayamos visto en nuestra vida y él no sepa ni le importe que yo exista. Esto señores míos no es copiar, es estar en sintonía y es lo que pasa cuando hay miles e incluso es probable que millones de personas dedicadas a una misma profesión.
Sin embargo, yo pude ser o no la primera en pensarlo y sería absurdo que yo pusiese en mi currículum que la idea fue mía cuando esa colección salió en todas las revistas de moda y en todas las televisiones y tiene nombre y apellidos y a mí raro es el día que me esperan en casa a la hora de comer.
Lo que vengo a querer decir es que esa obsesión por poner: primer!! cuando alguien escribe un post o cuelga una foto es un sinónimo de falta de capacidad.
La prueba de que a falta de ser El mejor, que no es fácil demostrarlo, fingimos ser El primero, y santas pascuas.

lunes, 22 de marzo de 2010

El amor es...

"Teneís que leer una tira cómica que se llama El amor es, son dos niños desnuditos que están casados" dijo Homer Simpson en una cena de amigos.
Vivimos en una sociedad en la que el amor es el sentimiento por excelencia, el rey de todas las emociones, que se coloca majestuosamente en su trono elevado por encima de la realización personal, la familia o el éxito laboral.
Prácticamente el 80% de las canciones que escuchamos hablan de amor, de amores felices, de amores perdidos, de corazones rotos, y en menor medida de corazones despechados.
Encendemos la tele y un montón de marujas se tiran de los pelos en cualquier canal porque están muy ocupadas dilucidando si Fulano y Sotana se querían mucho o todo fue un montaje.
Y Fulano mirando fijamente a cámara y con un gesto más propio del Kabuki que de la pura realidad buscando darle énfasis a cada una de sus palabras y deseando fijarlas en la memoria colectiva dice: yo estaba muy enamorado de Sotana, Te quiero. Y el público estalla en aplausos.
Vivimos en un mundo en el que se hace continua apología del amor romántico, del amor de pareja y ya todo absolutamente, desde la película más edulcorada y babosa hasta el poema de amor más sentido nos parece un cliché absurdo y manido.
Sin embargo, nos muestran el amor entre un padre o madre y sus hijos y ahi nos tocan la fibrita sensible y por que? porque no estamos acostumbrados.
Una vez un profesor amigo mio dijo públicamente que estaba enamorado de una persona en clase, con las consabidas risitas y bromas de eso es acoso escolar, asi subirá nota, etc. Él esperó pacientemente a que las tonterias terminasen y dijo con una media sonrisa; - Si sois tan absurdos y tan vacios que no sabeis entender el amor fuera de la relación pasional entre un hombre y una mujer entonces es que no sabeis lo que es el amor. El amor es un sentimiento profundo entre dos almas, no tiene por que haber deseo físico, ni siquiera darle nombre.
He hecho de sus palabras, mi dogma.
Otra persona, discutió conmigo sobre si el amor era altruista e incondicional o si por el contrario esperaba ser correspondido.
El sostenía que era totalmente altruista y yo que esperaba algo a cambio.
Pusimos como ejemplo el tema de los padres: los padres aman a sus hijos y los ponen por encima de muchas cosas por no decir todo (los padres normales quiero decir, siempre hay excepciones)y no esperan ser correspondidos.
Sin embargo, podemos creer que no esperan ser correspondidos? De un hijo esperamos primordialmente que nos quiera y nos respete como sus progenitores y en algunos casos hasta que nos venere y cuide en la vejez ¿es eso ser altruista? ¿Qué hay de los dias del padre y la madre? ¿Qué se espera en esos días? como mínimo que tu hijo se acuerde de ti y eso que es? dar cariño, amor ¿y eso no es esperar algo a cambio?
Esos padres que son maltratados por sus hijos ¿no llegan a un punto en el que terminan hartándose? Tenemos que ser realistas, lo único que da el lazo genético es más campo de acción, le consentimos a nuestros hijos o a nuestros padres cosas que a cualquier otro no le permitiríamos ni sugerir pero como todas las relaciones, hay que cuidarlas.
No podemos confiar que por ser padres o hermanos nuestros parientes nos esperaran toda una vida con los brazos abiertos, puede que haya mayor predisposición pero no hay que alimentar toda clase de amor aunque se suponga que es incondicional?
Llegados a este punto concluyo que hay diferentes tipos de amor y mil maneras de amar pero que siempre deseamos ser mínimamente correspondidos, eso entra dentro de cada uno, de su necesidad de cariño y de su forma de querer.
Por qué si vivimos en un mundo que nos satura de amor y de romanticismo y que lo comercializa y nos lo hace ver como el pan de cada día no sabemos reconocer el amor?
¿Por qué lo confundimos con costumbre, con rutina, con comodidad?
Nos creemos que el amor se encuentra tirado por la calle como una moneda brillante esperando a que la recojamos y nos creemos también que estará señalizado con luces de neon y charanga admonitiva.
Pero no, si es cierto que el amor probablemente se encuentre tirado por la calle pero sin lucecitas, ni brillos, ni ruido. Probablemente lo tengamos en las narices durante toda nuestra vida y no lo sepamos reconocer.
Probablemente tengamos cerca a alguien que nos ama por encima de todas las cosas y probablemente más de lo que nos merecemos y nosotros estamos ahi, indiferentes y sin saber reconocerlo porque a nadie se le ocurre decir eh! yo te amo a un amigo o a un hermano o a un padre o una madre.
Tenemos gente que se preocupa por nosotros día a día y no nos molestamos en hacerle una maldita perdida o mandarle un mensaje porque "estamos demasiado ocupados" cuando es algo que podemos hacer hasta desde el vater.
Sin embargo amamos a personas que no lo merecen en absoluto y perdemos tiempo en ellas cuando hay otras que languidecen esperando una mínima atención.
Somos tan estúpidos, tan egoistas y tan cretinos en general que nos preocupamos de amar, pero no de corresponder a aquellos que nos aman, es decir, ir a lo que nos interesa.
Y mientras hay gente que está ahí de forma prácticamente altruista e incondicional esperandonos, aunque todo tiene un límite.
Y aunque si hablo de personas concretas podríamos aplicarnos todos el cuento y hacer examen de conciencia.
Eso es el amor.