jueves, 24 de septiembre de 2009

Palabras más, palabras menos

Hay palabras bonitas y palabras feas, palabras que suenan bien y otras que suenan mal y otras que no solo por que suenen mal sino porque contienen un significado que no nos gusta o quizá nos suenen mal por su significado, ahi no me meto.
Hay palabras que expresan bien lo que significan y que se cargan de matices y otras que no acabamos de saber nunca como ni cuando utilizarlas (aunque para eso precisamente están los diccionarios)
Hay palabras cuya sola mención nos hace asociar ideas, encadenándose los conceptos uno a otro, tal vez por recuerdos, un aprendizaje especial que realizamos o simplemente porque es pegadiza.
Hay palabras que evitamos y nos da miedo pronunciar y para las cuales inventamos sinónimos absurdos que no expresan la grandeza de su carácter.
Uno de esos casos lo conforma la Muerte, palabra que evitamos en la medida de lo posible, procuramos no decir, ha muerto, el muerto, murió, la muerte.
Intentamos decir fallecido, cadaver, ha faltado, finado, el fin, la hora, el momento, dios lo ha llamado, etc
Hay palabras que nos hacen ver como malas, perversas, malsonantes cuando son términos médicos perfectamente normales, es el caso de pene, vagina y vulva, heces, orina.
Los suavizamos estúpidamente y vemos a personas perfectamente adultas y sin ningún problema en introducir elementos que oscilan entre vibradores del tamaño de un pintalabios a melones de Okinawa, pasando por consolador media oriental, media europea y media Rocco Sifredi, pepinos, zanahorias y berenjenas y otras hortalizas por sus cavidades decír púdicamente y con rubor en las mejillas, pajarito, cosita, cuquita, churrillo, platanito, patatita, nidito, pocholita, pirifina, chochito, conchita...
Esque, somos tan idiotas que preferimos decir polla, coño, parrús,chocho, potorro que son claramente más malsonantes y despectivas que pene y vagina (palabras que revindico) por no llamar a las cosas por su nombre.
Y esque me pongo negra escuchando a gente hablar de pipi, popo, pupu, pun y que encima se ofendan o se rian si lo llamas por el término correcto cuando claramente quien hace aquí el ridiculo es un/a adulto/a en el apogeo de su ñoñería hablando como un lactante.
Si a eso le añadimos las palabras que no encierran un mal significado pero que te ponen de los nervios descubres que el diccionario de la moñería parece superar en términos al diccionario normal.
Lo siento, pero no puedo soportar la palabra "meloso" o "melosito" me repugna.
Especialmente cuando va asociada a las verduras en su estado más horrible: la escalibada, o cualquier otro plato que contenga verdura babosa.
Porque señores míos, la palabra meloso significa "textura de miel" y cúando tiene esa textura la verdura? cuando está repugnantemente babosa.
Si encima va enlazada a la situación "paletadas" puedo comenzar en cuestión de segundos el ritual de las arcadas.
Básicamente la situación de la que hablo es esta:
Mi madre viene con una sonrisa siniestra y un plato humeante entre las manos que ha estado en el horno durante la noche y nos ha apestado considerablemente la casa.
Lo pone ante mi y su contenido se revela terrorífico; una cataplasma informe de aspecto indescriptible, una amalgama de colores mezclados de lo que fueron verduras dignas y crudas en las que creo reconocer un fragmento de pimiento, algo de cebolla y residuos de berenjena.
Algunas zonas están ennegrecidas por la carbonilla y otras están navegando en un jugo poco apetecible.
Observo el plato con detenimiento (y asco) y con el tenedor intento interceptar algún fragmento relativamente apetecible que rápidamente se escurre como una culebrilla entre los dientes del tenedor.
Mi madre observa mi cara de espanto y entonces suelta a bocajarro y sin tener en cuenta las repercusiones psicológicas que puede traerme:
-Hija, deja de picotear como las gallinitas y da paletadas enteras, mira así *lo escenifica con el tenedor VACIO* ÑAAAAAAAAAAAAM ves? asi, eso es un manjar, no ves que la verdura está muy melosita??
No me pregunteís por qué, porque es un acto de defensa propia, mi estómago no acepta alimentos de aspecto tan poco reconocible, vamos, que tu dices que es un pimiento, pero podría ser cualquier cosa y estar tomándome el pelo, y se cierra.
Hoy por fin, mi padre me ha dado la razón en que las palabras meloso y melosito son asqueroso y asquerosito porque significan baboso y babosito respectivamente.
Reivindico las palabras reales que evitamos que ya va siendo hora de que hablemos con naturalidad y sin risitas histéricas de por medio ni comentarios del tipo:
-que bestia ereeeeees- por decir vagina altito y claro.
Propongo también medidas anti madres incordiosas a la hora de comer y anti términos irritantes como melosito.
Finalmente expongo la necesidad que supone a nivel mundial y tal vez universal, la sustitución del término "escalibada" por engrudo detestable.
Haremos bien en escribir un comunicado exponiendo las palabrejas irritantes que nos gustaría se retirasen, vamos, que qué palabras os chirrian en los oidos?

jueves, 17 de septiembre de 2009

La guerra

Lancé una bola de nieve al vació y comenzó a rodar por la colina.
Y la nieve espesaba sobre ella, cubriéndola de capas como una perla de hielo y agua.
Y rodaba tanto, que todo absorbía dentro de ella, piedras, ramas, odio...
Y nadie podía pararla, nadie quería pararla, nadie se atrevió a pararla.
Y rodó tanto colina abajo, que una pequeña bola de nieve se transformó en un alud
Gigante, injusto
Y nada ni nadie parecía poder detenerlo.


Hay una persona, esta vez, no citaré su nombre, que continuamente me habla de la guerra.
No de la guerra como habla mi padre o como hablaba mi abuelo, que con 16 años y sin saber nada de la vida lo enrolaron para matar gente, que hablaban de eso como si fuese un picnic por el monte más que una guerra fratricida.
Habla de la guerra en términos dramáticos, dándose importancia y diciendo cosas del tipo:
-yo he visto cosas, me han torturado, me han acuchillado, me han disparado, mi cara está surcada de cicatrices...
Es obvio, lo se, que la guerra se parece más a eso que al paseo por la campiña, pero precisamente porque es obvio, que no es necesario exagerar.
Yo no he visto más que una vez en mi vida un cadaver, no he visto disparos, no he visto más muerte a mi alrededor que la natural, y sin embargo, se lo que es vivir en guerra.
No la guerra estúpida de dos naciones vecinas que deberían quererse en lugar de matarse.
La guerra estúpida de miembros de una familia que deberían quererse en vez de odiarse.
Yo también he visto cosas, a mi también me han torturado con palabras, me han acuchillado cuando yo no estaba para defenderme y me han disparado palabras horribles.
Y si, mi alma también tiene cicatrices, y que?
No por eso hablo de ello las 24 horas para demostrar "que se de lo que hablo"
Pero si pienso mucho, pienso en el origen de la guerra y en su por qué, me hace entender el por qué de las guerras grandes, entre gente que no se conoce si gente que ya comparte la sangre y la vida entera prefiere matarse a ser feliz.
El rey de la Nada, un vasto imperio, tomó una bella esposa y tuvo 4 hijas, todas de distintas bellezas y espíritus.
La mayor de ellas, era arraigada, amaba a sus padres por encima de todo y deseaba estudiar y convertirse en una persona válida no solo por el hecho de ser princesa.
La segunda era rebelde, y llevaba la contraria a todo lo que se le decía, era envidiosa como su padre y con el tiempo la locura hizo mella en su espíritu.
La tercera era buena persona, le gustaban los deportes reales y era realmente hábil con las labores del hogar, sin embargo no siempre era constante y era impulsiva en sus decisiones.
La más joven, era una persona con gusto por el arte de la danza y a ella decidió dedicar su vida.
Era alegre pero cuando algo le ocurría lo guardaba dentro de su corazón , cerrado, y no lo dejaba salir hasta que esto rebosaba.
La primera de las batallas fue porque el rey hizo competir a las princesas por su amor y su herencia, el Imperio de la Nada, que abarcaba tierras desde ninguna parte hasta ningún sitio.
Y las princesas lucharon por su amor.
Y entre ellas nació el odio y la envidia y el rencor.
La reina madre amaba a la cuarta por encima de las otras y lo demostraba constantemente, dejando a las otras tres a merced de su padre, más tarde descubrió que el rey tenía una amante y eso provocó nueva guerra que duró muchos años.
La segunda hija sembraba el odio y las disputas y dejaron de verse finalmente entre ellas.
La tercera y la cuarta firmaron un pacto de amistad y la mayor se encerró en la torre de marfil que habitaba, sola, inexpugnable e intentando ser pacífica.
Pero la bola de nieve ya había empezado a rodar, hacía muchos años y arrastraba todo consigo.
Una sola mirada, una sonrisa, un comentario, en la vibración de la voz, en todo, se desataba sus perspicacias viendo a veces, imaginando otras desdén, odio, rabia y la bola de nieve se hacía más y más grande.
Hoy en día, yo, la nieta del rey loco, junto con las hijas de las hermanas de mi madre, intentamos parar la bola de nieve, ya demasiado inmensa, demasiado incoherente, demasiado irracional.
Y no podemos.
No podemos si nuestras cuatro princesas- madres que nunca serán reinas de nada porque ninguna debería ser más que otra no se sientan a hablar y se dicen las verdades a la cara, sin puñaladas traperas, sin críticas a las espaldas, sin sonrisas delante y lágrimas detrás.
Yo no quiero más guerra a mi alrededor.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Nos gustan los dramas

Decía Pacote (profesor de filosofía) que no existe una verdad universal.
Desde entonces yo cada cierto tiempo me rompo la cabeza buscando algún punto en el que todos los seres humanos coincidamos simplemente por el gusto de darle a Paco en las narices.
Tengo uno, a todos señoras y señores, nos gustan los dramas.
Y quíen diga que no, miente.
La costumbre esa tan fea que tenemos de dramatizarlo todo, de convertirlo todo en una tragedia se debe a que nos prestan más atención así, toca más el corazoncito ajeno y vende más.
Así, aunque sería mucho mejor decir:
-mamá me duele el dedo, creo que es un uñero voy a comprar terramicina a ver si se pasa
decimos:
-mamá, vamos a urgencias, o mejor, que vengan a casa, tengo un bulto raro en el dedo, creo que me muero, podría ser gripe A *cof cof*
La prueba de que los dramas son de interés general, es porque venden; el cine de todo el mundo se hace eco de ello.
En las curiosas categorías cinematográficas familiares, a saber:
-películas de mucho mello (miedo)
-De quicos y palomitas (generalmente aventuras o tiros)
-De ver vestiditos (históricas bien documentadas)
-De risa
Se encuentra una en concreto de las más internacionales;
-De moco y Lagrimeo (Dramones)
Estas películas, se disfrutan particularmente cuando estás solo en el sofá y puedes llorarlas agusto.
Dentro de este grupo distinguiríamos otras ramificaciones siendo estas algunas de ellas:
-Drama real (que sufres no por lo gordo de la historia sino porque ha pasado de verdad)
-Drama romántico (a los chicos les va como mal pero luego el amor triunfa pero a veces no)
-Dramón (de las de llorar mucho)
-Megadramón (de las que lloras desde que salen los créditos del principio hasta el final)
Para ver una de estas películas es conveniente disponer de:
- Sofá y mantita (si es de cuadros mejor)
-Tarde lluviosa ( no imprescindible pero aumenta los niveles de realización personal)
-Soledad (primordial)
- Paquete de pañuelos o rollo de papel higiénico (a mitad película lo irás necesitando)
-Chocolate o pastel ( a modo de antidepresivo que palie un poco los efectos del drama)
-Evidentemente de un megadrama atómico de primera categoría que ver.
Así a modo de recomendación, y como demostración empírica de lo que digo, os voy a narrar (en clave de humor, que no todo van a ser desgracias) cuatro dramones categoría olímpica de cuatro partes del mundo.
Si los he seleccionado es porque son de mis películas preferidas (menos una que la he puesto por cumplir) y no porque los desprecie ni nada por el estilo.
Tened a mano los pañuelos. Y si no quereis saber como terminan no leais, porque las destripo enteritas.

El Intercambio:

Es posiblemente la que la mayoría de gente habrá visto.
No me voy a meter en si la película es buena o mala y si Angelina Jolie (que no sale muy Jolie en esta película por cierto) sobreactua o no.
Os voy a contar que la película empieza con Angelina demostrando lo buenísima madre que es jugando con un niño rubio adorable y que a los 10 minutos de película le secuestran.
Ella es una telefonista de Los Angeles en 1928 y se dedica a llamar como una loca a todos los teléfonos de policía que encuentra (normal) para preguntar por su hijo.
La policía un día la llama y le dicen que han encontrado a su hijo (tu ya llevas como 30 minutos de agonía)
Pero va y resulta que el niño no es el suyo y ella se da cuenta enseguida (normal) pero el niño insiste en que si que es él y la policía también.
Mientras dejan de buscar a su hijo.
Ella va reuniendo pruebas de que el chiquillo no es el suyo y la policía se las contradice todas así que ella habla con un pastor que la pone en los medios de comunicación.
A estas alturas la policía está hasta las narices, la detienen y la encierran encierran en un manicomio.
En este momento de la película tu quieres matar a alguien porque todo te parece muy injusto y lo que mas te molesta es que sea real pero con una mujer posiblemente menos atractiva.
Aqui ya parece que la historia va a terminar (mal) pero no, te han deparado mayores sufrimientos.
La historia se centra en un niño que confiesa que ha sido la mano derecha de un asesino pederasta haber matado un monton de niños pequeños entre ellos el hijo de la protagonista.
Al salir esto a la luz a ella la liberan y hablan con el pequeño farsante (que te cae mal desde el primer minuto) y confiesa que fue a L.A porque quería conocer a no me acuerdo que famoso.
Aquí tu ya empiezas a agonizar porque quieres que le digan ya a la pobre mujer o que su hijo esta bien o que esta destripado pero que le digan ALGO de una repajolera vez y que tu puedas irte a tu casa a terminar de deprimirte solo.
Pero no, despues de una larga persecución cogerán al asesino y lo matarán.
Tiempo después te dicen que un niño se salvo gracias al hijo de la protagonista que fue un heroe pero no por ello aparece.
Y al final sale un alentador cartelito que dice "kirstin collins continuó buscando a su hijo siempre"
Quizá lo mejor de ver esta película fuese ver a un supuesto tipo duro llorando como una colegiala.
Es una película que sufres desde que empieza hasta que acaba.

La vida de Oharu (mujer galante)

O deberíamos llamarla "la mierda de vida de Oharu" porque a esta chica le va mal.
Pero que muy mal.
Este dramón de 2 horas y 3 cuartos transcurre en el Japón feudal en el S XVII y nos cuenta la historia de una chica que nace en el seno de una familia humilde y que la vende.
Al principio la llevan como concubina al castillo del shogún donde tiene un hijo, pero temiendo que acumule demasiado poder la destierran y le prohiben de por vida ver a su hijo.
Ella se dedica a estar como dama de compañía (que no es prostituta pero casi) hasta que un mercader se enamora de ella y se casan.
Cuando ya te crees que le va a ir un poco mejor el marido muere y a ella le toca prostituirse (ahora si que si)
Oharu va de guatemala a guatepeor hasta que llega un momento que se encuentra con su hijo y él la desprecia sin saber que es su madre.
Finalmente la contratan (ella cree que va a prostituirse) pero a donde va es a un templo donde estan adiestrando a unos monjes y el maestro les muestra a esa mujer para alejarlos de los vicios mostrandoles lo asquerosa que es.
Y al final se muere en la miseria y sin un cochino duro. Fin.

Umrao Jaan

Esta película es un remake de una película punjabi (noreste de la India) del mismo título.
Narra la historia de otra desgraciada (porque eso no tiene otro nombre) a la que secuestran de niña y venden a un burdel para fastidiar a su padre.
Como ella es pequeña no sabe como se llama el lugar donde vive su familia y evidentemente los del burdel no ponen de su parte para que lo averigüe.
Como es tan bella, la reservan para alguien importante y efectivamente, el hijo del sultán se enamora de ella.
Al ser la protegida del principe todo va bien pero en el momento en que el príncipe cae en desgracia porque a su padre no le hace gracia que se case con una prostituta la abandona y se le tiran encima todos los tios que tiene acechándola.
Aproximadamente a estas alturas de la película tienes alguna esperanza de que le vaya mejor...
Uno la compra y se la lleva para intentar que se enamore de él pero muere y la devuelven al burdel donde la viola el que era su hermano adoptivo.
Finalmente la contratan para volver a su pueblo natal a bailar en una celebración y ella vuelve a la casa de su familia donde en lugar de acogerla como ella esperaba la rechazan y le dicen que oye nena, mejor haberte suicidado antes que hacerte puta no?
Aquí ves que quedan como 15 minutos de película y pierdes esa esperanza.
Y encima en la fiesta se rien de ella.

Como agua para chocolate

O "Historia de una desgraciada" pero negro negro negro se presenta el panorama para Tita, la protagonista que nace en el seno de una familia mexicana con una tradición estúpida de que la más pequeña de las hijas debe permanecer sin casarse hasta la muerte de su madre.
La película empieza con que el padre de Tita se muere de un infarto porque le sueltan así de sopetón la bomba de que su segunda hija no es suya sino de un negro (y se lo sueltan tal cual)
Así que la madre se queda sin leche y a Tita les toca criarla en la cocina.
Años despues Pedro (bien interpretado por un actor con cara de jabalí en celo) seduce a Tita y al no poder casarse con ella se casa con la hermana para vivir en la misma casa.
La madre da agonía desde practicamente el minuto 1 de la película y trata a Tita como una mierda hasta que ella coge una depresión de caballo (normal) y se la lleva el médico del pueblo a vivir con él.
El médico está enamorado de ella y le pide que se casen entonces muere la madre de Tita y ella ya se puede casar.
Pero entonces no se decide entre el jabalí en celo casado con su hermana y que además es un desoficiao y un celoso asqueroso o el médico bilingue y estupendo que la adora y que se muestra comprensivo y cariñoso con ella siempre (si, ademas de desgraciada, gilipollas)
Finalmente cuando muere su hermana Tita se consigue acostar con Pedro en condiciones (a grito pelao) y Pedro va y se muere de un infarto.
Tita se suicida.

La empírica lo demuestra: seamos hollywoodienses, mexicanos, japoneses, bollywoodienses o lo que queda en medio de todo nos encantan los dramas.