martes, 8 de diciembre de 2009

Las cosas que odio

Odio los puentes largos en los que próximamente habrán entregas/exámenes en los que no hago nada "por que quiero aprovechar el tiempo" y luego resulta que el tiempo se pasa sin que yo pueda agarrarlo y sin que pueda aprovecharme de él como una vulgar violadora de tiempo.
Me repatea ponerme hacer las cosas y que los duendecillos que deben habitar la cuarta dimensión del armario hayan hecho desaparecer el puñetero trozo de tela que compré para coser y que nunca me animo a hacerlo porque no si os lo había dicho; odio coser, y cuando va y me pongo la tela no aparece.
Me pone bastante de los nervios que una persona bastante menos preparada que yo me de órdenes y que encima se permita el lujo de criticar el trabajo de otra persona a la que jamás llegará a la suela del zapato.
Me toca la moral que copien mis ideas y encima me miren con un airecillo de superioridad asqueroso cuando joder: era mi idea.
También me molesta que le pongan su nombre a MI idea y pase a llamarse "La idea de fulanita"
Y por cierto, tambien odio el country en la moda, me parece la forma más hortera de vestir que ha existido junto con los años 60 y 80.
Me jode en demasía ponerme a hacer las cosas y quedarme embobada delante del papel sin saber que hacer y también engancharme a minijuegos de lógica en el ordenador y no saber desengancharme (ni querer)
Me da muchísima rabia que me den órdenes y que me exijan que ponga un trabajo de grupo por encima de mi trabajo individual y más cuando ese trabajo no me gusta, ni me interesa, me parece una aberración del averno, jamás me lo pondría y encima de todo yo no he tenido una participación real más que en los repitajos que han querido darme.
Me da muchísima rabia haber desperdiciado este puente larguísimo en no ver a mi pareja "para adelantar" y ver que no ha habido tal adelantada.
Odio ver que los exámenes se acercan y que tendré que dejar de ensayar durante varios días para poder hacerles frente.
Odio que la gente no considere mi trabajo como un trabajo y si digo tengo que ensayar me digan "pues hazlo luego o en otro momento, lo primero es lo primero" pero luego si quiero ensayar a partir de las 10 de la noche pongan el grito en el cielo porque "no son horas"
Odio quedarme dormida sin remedio a medio día y no poder tomar café ni ningún tipo de excitante porque me da ansiedad y me ahogo.
Odio pasarme un curso esforzándome y presentando trabajos buenos que no se consideran apenas y que una pedorra haga lo que le de la gana el ultimo dia y tenga más o menos la misma nota que yo.
Me tiro de los pelos de ver que a mi me obligan a presentar un trabajo extra hecho el día antes del que no se me avisó porque elegí un formato diferente al de mis compañeras "y eso no es justo para tus compañeras" cuando hay gente que presenta la cuarta parte de trabajo y se les admite.
Odio que a mi se me organicen follones y no se me deje pasar cuando llego cinco minutos tarde y haya gente a la que se admita llegar una hora tarde.
Odio que me dejen de mentirosa cuando en realidad, han cometido un error y encima que les joda admitirlo.
Odio a las niñatas pijas.
Todavía odio mas a las niñatas pijas que van de super alternativas pero que su padre les paga la carrera y un corte de pelo ridículo.
Odio esforzarme tanto y no saber desconectarme nunca de algo tan ingrato.
Odio documentarme con libros y libros y libros y más libros y que luego no se valore.
Odio dedicar más de cuatro horas a cada uno de mis dibujos para que luego los vean como quien ve una revista barata, hojeandolos, en menos de un minuto.
Odio estar haciendo actuaciones por debajo de mi nivel porque no tengo tiempo de ensayar y encima que me digan "ay chica, ya ensayaras el año que viene" cuando un día que pierdes ya es importante.
Odio tener que ensayar sola.
Odio los trabajos en grupo por cojones, siempre los he odiado y siempre los odiaré.
Odio los trabajos en grupo en el cual te imponen el criterio de alguien, te lo tragas y encima ese alguien desaparece y te deja empantanado con una faena que ni te interesa ni te gusta.
El country es una mierda.
Y encima que teniendo la posibilidad de elegir el proyecto, me haya tocado ceder para que una amiga no se pusiera de morritos y encima se me ponga borde.
Y odio el country con toda mi alma.
Y si escribo todo esto aqui es para que mañana no me explote la cabeza en clase y salga la asesina verbal que llevo dentro.
Y es mi blog y escribo lo que me da la gana.

martes, 17 de noviembre de 2009

Manoli: arreglitos y composturas

Dedicado a Fausto Sánchez-Cascado: padre de la idea original.

Llevo un rato mirando la puerta de la tienda que hace esquina, sin estar muy segura de atreverme a hacer lo que he venido a hacer.
El cartel viejo, con letras pegadas sobre el luminoso reza: Manoli, arreglitos y composturas. Bueno, lo cierto es que las letras del "tos" se han descolgado un poco y están arrugadas y claramente desgastadas, así que solo insinúan, no hay un mensaje claro escrito.
La pequeña tienda tiene dos escaparates en la esquina, uno de ellos tapiado y en el otro hay un cartón que oculta el interior y sobre él, clavados, cremalleras, bobinas de hilo y el patrón de una chaqueta desmontada.
Al lado hay un callejón pintarrajeado y con un muro que cierra un solar vacio en el que creo que van a construir una finca.
Me han dicho que la tal Manoli es una bruja y se encarga de cosas que mucha gente no hace.
Finalmente me animo a entrar y forcejeo un poco con la vieja puerta de metal y cristal ( que en primera instancia pienso que es de cristal ahumado y luego veo que solo está sucio)
Oigo el zumbidito de timbre abriendo desde dentro y la puerta cede (oh, que mágico invento)
Tras el mostrador me espera una mujer con cara de pocos amigos y un solo ojo abierto como popeye.
El ojo abierto es completamente azul claro, sin iris ni pupila y tiene aspecto de ligeramente facetado, parece más una piedra que un ojo.
Tiene la mandíbula más grande y le cubre el labio superior lo que le da aspecto de bulldog.
- Qué quieres?- me espeta sin rodeos
-Es...es ud. Manoli?
-No, para que la quieres ver?
-Esque es un asunto muy personal
-Siempre son asuntos muy personales.
Me observa durante un buen rato de abajo a arriba y concluye:
-No parece faltarte nada
Empiezo a impacientarme:
-Puedo verla o no?
-Sígueme
La mujer sale del mostrador y puedo ver que tiene las piernas muy cortas y sin rodillas, tienen un curioso estampado de cuadros y dos costuras, una delante y una detrás.
-Como siempre estoy tras el mostrador Manoli pensó que no era tan necesario esforzarse como en la cara- comenta como explicación viendo mi expresión de extrañeza.
Abrió una portezuela de tablas escondida tras un cartón con hilos pintados y me guió por unas escalerillas de madera que descendían a un sótano excavado en tierra.
Ante nosotras, hay una puertecita redondeada iluminada por dos quinqués clavados en la pared y una salita de espera improvisada con un banquito, una caja de madera y una pila de revistas viejas (la boda de Lady Di ¿?)
En la sala esperan personajes del tipo de mi acompañante con gesto tranquilo; uno de ellos tiene el brazo cortado y reposa en su regazo, otro tiene dos cabezas sobre los hombros, y otro directamente no tiene pierna.
Me siento incómoda entre el bicéfalo y el del brazo con el que pasa las páginas de una revista sujetándolo con su otra mano.
Me miran los tres pero no dicen nada, solo las dos cabezas cuchichean un poco entre sí.
Espero pacientemente mi turno y veo salir por orden al bicéfalo pero con una cabeza un poco más reducida, al del brazo con el brazo nuevamente cosido al cuerpo y al de la pierna con una pierna de tela del mismo aspecto que las de la mujer perro.
Finalmente se escucha la voz de Manoli diciendo: -siguiente....
Y atravesé la puerta de la consulta.
Al otro lado estaba una mujer con un un rostro bastante más amable que la de la puerta de entrada aunque mezclado entre anciana y periquito, con la boca pequeñita como un piquito y teñida de rubio platino.
-Bien, hola, no tenemos toda la tarde, que hoy estoy cansada- dijo poniéndose unas gafitas que llevaba sujetas con un cordoncillo al cuello- que es lo que quieres?
-Bueno me han dicho que ud. arregla cosas que nadie quiere arreglar
-A veces no es falta de ganas, a veces es falta de capacidad, pero si, aunque tu pareces estar bien
-Bueno yo...me falta algo importante...me falta la...pspspspsps
-Habla más alto niña, o los lectores no entenderan de que va esta historia
-que me falta la...la...la virginidad
-Ah enhorabuena
-quiero que me la arregle
-Y eso para que?
-Porque le dije a mi novio que soy virgen pero no lo soy y quiero volver a serlo
-Pero tonta, yo te puedo arreglar lo que quieras pero no te voy a borrar la memoria y tu ya no eres virgen
-Pero yo quiero volver a serlo
-Pues yo no lo entiendo
-Como que no lo entiende?
-Pues que me parece una estupidez, yo arreglo cosas importantes, como brazos y piernas a gente que no se las puede pagar, a mi ayudante me la he hecho yo toda, con sus sistemitas circulatorio y respiratorio yo sola (es una pena que no se vean porque me quedaron de maravilla) pero esque eso tuyo no lo veo, no sería más facil que le dijeses la verdad a tu novio y tengais una vida sexual normal y feliz?
-Es que él no lo entendería
-Pues entonces el problema no lo tienes tu, cambia de novio
-He dicho que no, que quiero que me arregle
-Bueno tu misma, pero me parece que tu actitud es machista y retrógrada que lo sepas, venga va, bájate las bragas y abrete de piernas rapidito que tengo ganas de acabar.
Me tiendo en la camilla como ella dice y espero escuchando como trastea en un banco de herramientas, el techo de la habitacion es oscuro y tiene una bombilla colgando de un cable, por el techo se arrastran tres caracoles.
Se dirige a mi con una aguja enorme y un poco oxidada en el ojal:
-Te parece que te borde algo con punto de cruz ya que me pongo? no se, un patito...
-No, solo reconstruir gracias
-Para que demonios hacemos esta faena si no me voy a lucir ni un poco? ya te digo que un patito...
-Solo arreglar!!!
-Está bien está bien
Enciende un incensario que hace mucho humo y me marea y me ofrece una copa con un líquido parduzco
-venga niña, de trago
-esto...esto quema, que es? tequila?
-con ron y whisky, venga a dormir que no tenemos todo el día.
Entre el humo que sospechosamente huele a hierba y el pelotazo que acabo de meterme entre pecho y espalda me quedo dormida en segundos, aunque entre brumas noto un pinchazo y oigo a Manoli decir
-Menuda gilipollez, pues haré lo que me de la gana oye...
Una cigala vestida con un traje de noche está bailando un vals con un sapo trompetero de esmoquin.
Los observo bailar durante un par de minutos en el suelo de la habitación medio colgada en la camilla a punto de vomitar.
-Hija como me has puesto el suelo!!- oigo a Manoli que estaba recogiendo sus herramientas
-Oiga acabo de ver en el suelo...
-Si bueno, no ves nada ahora no?
Miro al suelo y solo veo el charco que he dejado aunque bajo las patas de la mesa me parece ver escondida a la cigala
-no...
-ale pues, a casa, le pagas a mi ayudante y a disfrutar de tu flor nueva!
-gracias...
Salgo de allí dando tumbos y con intención de no volver jamás.
Han pasado unas semanas y he vivido mi segunda-primera-vez-aunque-mi-novio-no-lo-sabe.
He ido al baño a orinar y encuentro las braguitas un poco manchadas de un liquiducho marrón y al fijarme veo unos hilos amarillos de bordar en punto de cruz...

sábado, 3 de octubre de 2009

Cariño mirame: voy a saltar

Segunda parte oficial de : Puedo y lo Haré


A todos, seamos nosotros, sea el otro, nos duelen las rupturas de una forma u otra.
Pensamos habitualmente que a quien más le duele es al dejado por cuestiones evidentes; le pilla de sorpresa, un día está tan feliz con su pareja en el paraíso feliz de la felicidad conyugal de las parejitas felices y al día siguiente se encuentra de patitas en la calle.
Deducimos por tanto que el dejador es un monstruo despiadado y sin escrúpulos al que no le importa lo más mínimo que su actual ex-pareja sufra.
Todos se apiadan del pobre dejadito que va lloriqueando por los rincones ante todo el que se encuentra y le cuenta la trágica historia de su desgracia a todo aquel desprevenido al que se le ocurre preguntar porque el asunto le viene de nuevas.
Y oye, que mala es tu ex que te ha dejado solito sin ganas de vivir, con lo bien que se os veía (odio cuando dicen esto) y lo muy enamorado que estabas de ella (furcia, guarra, más que guarra)
El desdichado no escatima en detalles contando que durante las últimas semanas fue a recogerla todos absolutamente todos los días a clase y al trabajo (lo que legalmente se conoce como acoso) y a esperar lloriqueando bajo su portal hasta que ella bajase al perro, fuese a comprar el pan o a tirar la basura para ver si le concedía una oportunidad de arreglar "lo nuestro".
Incluso una vez Casi le mandó un ramo de rosas aunque al final prefirio tomarse unas cervezas con sus amigos porque total; como ya le había dejado....
Nadie, absolutamente nadie, (excepto claro, sus amigos que saben de que va el rollo) concibe la idea de preguntar a la terrible dejadora, que en las últimas versiones tiene tres cabezas y escupe fuego por la boca, qué tal está o como se encuentra.
Es natural, ella está como unas castañuelas, de feliz y de entregada a su recien adquirida soltería saltando de cama en cama y de amante en amante, que mala, pero que remala.
Por supuesto es harto probable que ella realmente esté como unas castañuelas pero lo que parece que nadie piensa es que el mal momento se ha pasado Antes de la ruptura.
El dejadito durante la relación (Vid. Puedo y lo Haré) no hizo absolutamente nada, y la dejadora estuvo tirando de él hasta que el hastío pudo con ella y tuvo que cortar por lo sano.
Eso le supuso noches y noches de desvelos, de inseguridad, días y días con sus respectivas tardes de paseo con sus amigos perdidas preguntando a su consejo de sabios que hacer o que no hacer y una considerable factura telefónica a causa de las crisis de medianoche.
Días de aguantar chorreos y tonterías y de decir hipócritamente "te quiero" cuando no se tiene ganas de decir y finalmente se toma la decisión terrible que al fin y al cabo es mejor para los dos ya que para estar a disgusto, pues mejor no estar.
Pero eso es lo que tú te crees; que es mejor para los dos y desde luego para ti a simple vista, lo es.
La primera noche como soltera de nuevo respiras como si el aire estuviese más limpio, más puro y como si tu tuvieses más espacio y murmuras para ti: -sola....- como una palabra mágica y llena de encanto.
Sin embargo esto te dura el primer día cuando empiezas a recibir llamadas suicidas cada cinco minutos.
Si tienes paciencia y aguantas el chaparrón sin volverte atrás, lo acaba asumiendo y el dejadito accede modestamente a convertirse en "solo tu amigo" aunque de cuando en cuando te suelta la bomba " no se si sabré ser SOLO tu amigo".
No te preocupes; si te encuentras con ánimo y tienes los ovarios bien firmes suelta un: -entonces no se si tendre interés en seguir hablando contigo- y ale hop; acabas de ganarte a tu nuevo amigo inseparable-al-que-puedes-confiarle-tus-problemas-porque-también-es-tu-ex-novio-y-habeis-compartido-cosas-maravillosas.
Al cabo de un mes de reducir las dos llamadas diarias a dos semanales y de estar "bien" tu ex-novio/mejor-amigo mantiene contigo una conversación telefonica de esas que teníais al principio: de una duración aproximada a las 4 horas (descubres al colgar horrorizada que en una hora te levantas para ir a clase o al trabajo) en la que ries, lloras, mantienes un ligero sexo telefónico y recuerdas "por qué te enamoraste o qué fue lo que te conquistó de él".
Cometes el gran error de volver a quedar con él y en esa tarde eterna te encuentras que pese a que tu te sientes soltera y tienes tus affaires por ahi, él está convencido de que estais viviendo "un tiempo" y que tiene manga ancha para intentar besarte, abrazarte o intentar mantener cualquier contacto contigo de tipo cariñoso.
Pero no es el contacto de "tu mejor amigo" es el contacto "ex-novio frustrado intentando recuperar terreno"
Si lo aguantas, en dos días te volverás a ver envuelta de nuevo en la relación que tanto te costó romper.
Si te pones firme y como dice Lau, clavas los ovarios al asfalto y dices que no (y este punto es al que voy) él frenará en seco y comenzará la maniobra de contraataque.
Su orgullo de dejadito no puede resistir más humillación ya.
Por una parte le has dejado y por otra su intento de reconquista ha resultado un fracaso así que va a reaccionar devolviéndote el golpe.
Como eres tan mala te mereces lo que te pase y aunque hayas intentado romper de la forma más cívica posible y procurando hacerle el mínimo daño eso no te va a librar de lo que vas a ver.
Vas a conocer el lado más mezquino de tu ex novio, del que inconscientemente te reías cuando hablaba de tratar así a sus ex que al parecer estaban locas por el absolutamente todas y pobrecito mio; no le dejaban en paz.
Ahora lo vas a ver todo desde la otra perspectiva y te vas a plantear seriamente el hecho de que tenías que haberte fijado más en esas señales que él enviaba y a las que tu no prestaste atención.
Que si, que es cierto que resentidos hay en todas partes pero cuando una persona acumula muchas rupturas en su haber en las que casualmente coincide en todas en el papel de "dejadito" en lugar de pensar que pobre, que mala suerte, piensa que por algo tiene que ser.
En fin, decidido ya a actuar como ley del karma improvisada y bastante injusta, decide devolverte todo el mal que tu le hayas podido hacer multiplicado por 1000 lo cual implica que en este momento, va a recordar todas esas cosas que tu le decías que hiciera y nunca hizo.
Te llamará un día y te contará que se ha apuntado a un gimnasio y que va a ponerse en forma y que su objetivo es ponerse como lobezno (a lo que responderás con una sonora carcajada)
Al día siguiente te contará por msn que ha encontrado un trabajo bien remunerado y que se ha depilado a la cera.
Se pondrá lentillas, dejará de fumar, se hará un piercing, un tatuaje, entrara a cantar a un grupo o a tocar la guitarra (lo cual siempre ha sido su pasión) y publicará en su tuenti o facebook las letras de las canciones que ahora que tu no estás, se siente inspirado a escribir.
Andará por la vida con un aire bastante tonto de rock star y de divo creyéndose el rey del mambo y que todas las chicas están coladitas por él.
Ah, esa es otra; tu como buena cotilla lo buscarás por las redes sociales que hoy en día nos lo ponen a todos (fastidiar y fastidiarnos) la mar de fácil y descubriras encantada (irónicamente) que ahora resulta que tu ex vive rodeado de una orgía de mujeres locas por acostarse con él día si y otro también.
De sus 198 contactos 190 serán de tías además todas comprendidas en una edad entre los 16 y los 22 de las que se hacen fotos en el baño poniendo morritos y enseñando pechuga con el encefalograma desgraciadamente para ellas; plano y que le escriben continuamente mensajitos tipo:- guapooooooooooooo a ver si nos vemos muak!-
Los otros 8 posiblemente te habrás preguntado quienes son: sus dos hermanos, y los 6 amigos que le quedan. Fin.
Además día tras día aparecerán sus fotos con ellas en bares, tascas, discotecas y fiestas varias con esa inevitable pose de chulo, cigarro torcido en la boca y las dos pavas abrazadas.
Ahá, si lo has leido bien, el primer día te irritará tanto y te pondrá tan de los nervios que prestarás poca o ninguna atención a ese detalle.
Cuando la cosa se enfrie un poco y el vuelva a acosarte con lo estupendamente que le trata la vida ahora que tu no estás y lo bien que lo lleva todo ahora te fijarás en el detalle de que él dijo que ya no fumaba, y sin embargo ahi esta, en 50 de 60 fotos con un cigarro encendido.
Si miras las fechas, verás que sus evoluciones en el gimnasio han sido prácticamente nulas y que además, al hablar con algún amigo suyo/familiar te enterarás de que no trabaja así que como demonios va a pagarse el gimnasio?
Al final no se hizo el tatuaje porque había que depilarse y no se depiló porque la cera duele demasiado.
Las chicas que le tienen agregado en su gran mayoría ni siquiera lo conocen y son de las que simplemente agregan a gente para demostrar lo populares que son porque 1040 amigos en el tuenti quedan mejor que solo 20 que son al fin y al cabo con los que hablan.
La otra parte son compañeras del instituto, del colegio, amigas de amigos y novias de amigos aunque muy probablemente salga con una o dos a lo sumo.
Es decir; que todo lo que él pretendía venderte como que era un triunfador y que tu tenías razón; le va mejor sin ti es una auténtica patraña, le va exactamente igual aunque no te negaré que utiliza el recurso "mi novia me dejó, mira que mala" para ligar bastante a menudo.
Y es que, cambiar un hábito es extremadamente complicado; a mi me cuesta acostumbrarme a beber los 2 litros de agua que se supone he de beber todos los días y si no lo hago a la que le duelen los riñones es a mi y aun así me cuesta acordarme.
Os lo dice una bailarina profesional; obligarse a entrenar todos los días es durísimo y una persona habituada a la vaguería continuada dificilmente cambia ese hábito.
Y no hablemos de dejar el tabaco o cuidar el aspecto personal.
Recuérdalo y repítelo como un mantra: los milagros no ocurren y si le dejaste por vago y dejado no te preocupes que continuará siéndolo.
Todos esos grandes cambios que juró y prejuró que haría antes de que le dejases no los hizo porque era demasiado esfuerzo y tu le exigías mucho y si ve que al intentarlos para vengarse tu vuelves la vista a otro sitio ten por seguro que se cansará y lo dejará por ser demasiado esfuerzo y porque no vales tanto.
Y es porque un niño pequeño que les pide a sus padres que miren como salta a la piscina, al principio hará mucho ruido, pero si papá y mamá miran hacia otro lado se cansará e intentará bucear o dedicarse a otra cosa, que al fin y al cabo es lo que realmente le interesa.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Palabras más, palabras menos

Hay palabras bonitas y palabras feas, palabras que suenan bien y otras que suenan mal y otras que no solo por que suenen mal sino porque contienen un significado que no nos gusta o quizá nos suenen mal por su significado, ahi no me meto.
Hay palabras que expresan bien lo que significan y que se cargan de matices y otras que no acabamos de saber nunca como ni cuando utilizarlas (aunque para eso precisamente están los diccionarios)
Hay palabras cuya sola mención nos hace asociar ideas, encadenándose los conceptos uno a otro, tal vez por recuerdos, un aprendizaje especial que realizamos o simplemente porque es pegadiza.
Hay palabras que evitamos y nos da miedo pronunciar y para las cuales inventamos sinónimos absurdos que no expresan la grandeza de su carácter.
Uno de esos casos lo conforma la Muerte, palabra que evitamos en la medida de lo posible, procuramos no decir, ha muerto, el muerto, murió, la muerte.
Intentamos decir fallecido, cadaver, ha faltado, finado, el fin, la hora, el momento, dios lo ha llamado, etc
Hay palabras que nos hacen ver como malas, perversas, malsonantes cuando son términos médicos perfectamente normales, es el caso de pene, vagina y vulva, heces, orina.
Los suavizamos estúpidamente y vemos a personas perfectamente adultas y sin ningún problema en introducir elementos que oscilan entre vibradores del tamaño de un pintalabios a melones de Okinawa, pasando por consolador media oriental, media europea y media Rocco Sifredi, pepinos, zanahorias y berenjenas y otras hortalizas por sus cavidades decír púdicamente y con rubor en las mejillas, pajarito, cosita, cuquita, churrillo, platanito, patatita, nidito, pocholita, pirifina, chochito, conchita...
Esque, somos tan idiotas que preferimos decir polla, coño, parrús,chocho, potorro que son claramente más malsonantes y despectivas que pene y vagina (palabras que revindico) por no llamar a las cosas por su nombre.
Y esque me pongo negra escuchando a gente hablar de pipi, popo, pupu, pun y que encima se ofendan o se rian si lo llamas por el término correcto cuando claramente quien hace aquí el ridiculo es un/a adulto/a en el apogeo de su ñoñería hablando como un lactante.
Si a eso le añadimos las palabras que no encierran un mal significado pero que te ponen de los nervios descubres que el diccionario de la moñería parece superar en términos al diccionario normal.
Lo siento, pero no puedo soportar la palabra "meloso" o "melosito" me repugna.
Especialmente cuando va asociada a las verduras en su estado más horrible: la escalibada, o cualquier otro plato que contenga verdura babosa.
Porque señores míos, la palabra meloso significa "textura de miel" y cúando tiene esa textura la verdura? cuando está repugnantemente babosa.
Si encima va enlazada a la situación "paletadas" puedo comenzar en cuestión de segundos el ritual de las arcadas.
Básicamente la situación de la que hablo es esta:
Mi madre viene con una sonrisa siniestra y un plato humeante entre las manos que ha estado en el horno durante la noche y nos ha apestado considerablemente la casa.
Lo pone ante mi y su contenido se revela terrorífico; una cataplasma informe de aspecto indescriptible, una amalgama de colores mezclados de lo que fueron verduras dignas y crudas en las que creo reconocer un fragmento de pimiento, algo de cebolla y residuos de berenjena.
Algunas zonas están ennegrecidas por la carbonilla y otras están navegando en un jugo poco apetecible.
Observo el plato con detenimiento (y asco) y con el tenedor intento interceptar algún fragmento relativamente apetecible que rápidamente se escurre como una culebrilla entre los dientes del tenedor.
Mi madre observa mi cara de espanto y entonces suelta a bocajarro y sin tener en cuenta las repercusiones psicológicas que puede traerme:
-Hija, deja de picotear como las gallinitas y da paletadas enteras, mira así *lo escenifica con el tenedor VACIO* ÑAAAAAAAAAAAAM ves? asi, eso es un manjar, no ves que la verdura está muy melosita??
No me pregunteís por qué, porque es un acto de defensa propia, mi estómago no acepta alimentos de aspecto tan poco reconocible, vamos, que tu dices que es un pimiento, pero podría ser cualquier cosa y estar tomándome el pelo, y se cierra.
Hoy por fin, mi padre me ha dado la razón en que las palabras meloso y melosito son asqueroso y asquerosito porque significan baboso y babosito respectivamente.
Reivindico las palabras reales que evitamos que ya va siendo hora de que hablemos con naturalidad y sin risitas histéricas de por medio ni comentarios del tipo:
-que bestia ereeeeees- por decir vagina altito y claro.
Propongo también medidas anti madres incordiosas a la hora de comer y anti términos irritantes como melosito.
Finalmente expongo la necesidad que supone a nivel mundial y tal vez universal, la sustitución del término "escalibada" por engrudo detestable.
Haremos bien en escribir un comunicado exponiendo las palabrejas irritantes que nos gustaría se retirasen, vamos, que qué palabras os chirrian en los oidos?

jueves, 17 de septiembre de 2009

La guerra

Lancé una bola de nieve al vació y comenzó a rodar por la colina.
Y la nieve espesaba sobre ella, cubriéndola de capas como una perla de hielo y agua.
Y rodaba tanto, que todo absorbía dentro de ella, piedras, ramas, odio...
Y nadie podía pararla, nadie quería pararla, nadie se atrevió a pararla.
Y rodó tanto colina abajo, que una pequeña bola de nieve se transformó en un alud
Gigante, injusto
Y nada ni nadie parecía poder detenerlo.


Hay una persona, esta vez, no citaré su nombre, que continuamente me habla de la guerra.
No de la guerra como habla mi padre o como hablaba mi abuelo, que con 16 años y sin saber nada de la vida lo enrolaron para matar gente, que hablaban de eso como si fuese un picnic por el monte más que una guerra fratricida.
Habla de la guerra en términos dramáticos, dándose importancia y diciendo cosas del tipo:
-yo he visto cosas, me han torturado, me han acuchillado, me han disparado, mi cara está surcada de cicatrices...
Es obvio, lo se, que la guerra se parece más a eso que al paseo por la campiña, pero precisamente porque es obvio, que no es necesario exagerar.
Yo no he visto más que una vez en mi vida un cadaver, no he visto disparos, no he visto más muerte a mi alrededor que la natural, y sin embargo, se lo que es vivir en guerra.
No la guerra estúpida de dos naciones vecinas que deberían quererse en lugar de matarse.
La guerra estúpida de miembros de una familia que deberían quererse en vez de odiarse.
Yo también he visto cosas, a mi también me han torturado con palabras, me han acuchillado cuando yo no estaba para defenderme y me han disparado palabras horribles.
Y si, mi alma también tiene cicatrices, y que?
No por eso hablo de ello las 24 horas para demostrar "que se de lo que hablo"
Pero si pienso mucho, pienso en el origen de la guerra y en su por qué, me hace entender el por qué de las guerras grandes, entre gente que no se conoce si gente que ya comparte la sangre y la vida entera prefiere matarse a ser feliz.
El rey de la Nada, un vasto imperio, tomó una bella esposa y tuvo 4 hijas, todas de distintas bellezas y espíritus.
La mayor de ellas, era arraigada, amaba a sus padres por encima de todo y deseaba estudiar y convertirse en una persona válida no solo por el hecho de ser princesa.
La segunda era rebelde, y llevaba la contraria a todo lo que se le decía, era envidiosa como su padre y con el tiempo la locura hizo mella en su espíritu.
La tercera era buena persona, le gustaban los deportes reales y era realmente hábil con las labores del hogar, sin embargo no siempre era constante y era impulsiva en sus decisiones.
La más joven, era una persona con gusto por el arte de la danza y a ella decidió dedicar su vida.
Era alegre pero cuando algo le ocurría lo guardaba dentro de su corazón , cerrado, y no lo dejaba salir hasta que esto rebosaba.
La primera de las batallas fue porque el rey hizo competir a las princesas por su amor y su herencia, el Imperio de la Nada, que abarcaba tierras desde ninguna parte hasta ningún sitio.
Y las princesas lucharon por su amor.
Y entre ellas nació el odio y la envidia y el rencor.
La reina madre amaba a la cuarta por encima de las otras y lo demostraba constantemente, dejando a las otras tres a merced de su padre, más tarde descubrió que el rey tenía una amante y eso provocó nueva guerra que duró muchos años.
La segunda hija sembraba el odio y las disputas y dejaron de verse finalmente entre ellas.
La tercera y la cuarta firmaron un pacto de amistad y la mayor se encerró en la torre de marfil que habitaba, sola, inexpugnable e intentando ser pacífica.
Pero la bola de nieve ya había empezado a rodar, hacía muchos años y arrastraba todo consigo.
Una sola mirada, una sonrisa, un comentario, en la vibración de la voz, en todo, se desataba sus perspicacias viendo a veces, imaginando otras desdén, odio, rabia y la bola de nieve se hacía más y más grande.
Hoy en día, yo, la nieta del rey loco, junto con las hijas de las hermanas de mi madre, intentamos parar la bola de nieve, ya demasiado inmensa, demasiado incoherente, demasiado irracional.
Y no podemos.
No podemos si nuestras cuatro princesas- madres que nunca serán reinas de nada porque ninguna debería ser más que otra no se sientan a hablar y se dicen las verdades a la cara, sin puñaladas traperas, sin críticas a las espaldas, sin sonrisas delante y lágrimas detrás.
Yo no quiero más guerra a mi alrededor.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Nos gustan los dramas

Decía Pacote (profesor de filosofía) que no existe una verdad universal.
Desde entonces yo cada cierto tiempo me rompo la cabeza buscando algún punto en el que todos los seres humanos coincidamos simplemente por el gusto de darle a Paco en las narices.
Tengo uno, a todos señoras y señores, nos gustan los dramas.
Y quíen diga que no, miente.
La costumbre esa tan fea que tenemos de dramatizarlo todo, de convertirlo todo en una tragedia se debe a que nos prestan más atención así, toca más el corazoncito ajeno y vende más.
Así, aunque sería mucho mejor decir:
-mamá me duele el dedo, creo que es un uñero voy a comprar terramicina a ver si se pasa
decimos:
-mamá, vamos a urgencias, o mejor, que vengan a casa, tengo un bulto raro en el dedo, creo que me muero, podría ser gripe A *cof cof*
La prueba de que los dramas son de interés general, es porque venden; el cine de todo el mundo se hace eco de ello.
En las curiosas categorías cinematográficas familiares, a saber:
-películas de mucho mello (miedo)
-De quicos y palomitas (generalmente aventuras o tiros)
-De ver vestiditos (históricas bien documentadas)
-De risa
Se encuentra una en concreto de las más internacionales;
-De moco y Lagrimeo (Dramones)
Estas películas, se disfrutan particularmente cuando estás solo en el sofá y puedes llorarlas agusto.
Dentro de este grupo distinguiríamos otras ramificaciones siendo estas algunas de ellas:
-Drama real (que sufres no por lo gordo de la historia sino porque ha pasado de verdad)
-Drama romántico (a los chicos les va como mal pero luego el amor triunfa pero a veces no)
-Dramón (de las de llorar mucho)
-Megadramón (de las que lloras desde que salen los créditos del principio hasta el final)
Para ver una de estas películas es conveniente disponer de:
- Sofá y mantita (si es de cuadros mejor)
-Tarde lluviosa ( no imprescindible pero aumenta los niveles de realización personal)
-Soledad (primordial)
- Paquete de pañuelos o rollo de papel higiénico (a mitad película lo irás necesitando)
-Chocolate o pastel ( a modo de antidepresivo que palie un poco los efectos del drama)
-Evidentemente de un megadrama atómico de primera categoría que ver.
Así a modo de recomendación, y como demostración empírica de lo que digo, os voy a narrar (en clave de humor, que no todo van a ser desgracias) cuatro dramones categoría olímpica de cuatro partes del mundo.
Si los he seleccionado es porque son de mis películas preferidas (menos una que la he puesto por cumplir) y no porque los desprecie ni nada por el estilo.
Tened a mano los pañuelos. Y si no quereis saber como terminan no leais, porque las destripo enteritas.

El Intercambio:

Es posiblemente la que la mayoría de gente habrá visto.
No me voy a meter en si la película es buena o mala y si Angelina Jolie (que no sale muy Jolie en esta película por cierto) sobreactua o no.
Os voy a contar que la película empieza con Angelina demostrando lo buenísima madre que es jugando con un niño rubio adorable y que a los 10 minutos de película le secuestran.
Ella es una telefonista de Los Angeles en 1928 y se dedica a llamar como una loca a todos los teléfonos de policía que encuentra (normal) para preguntar por su hijo.
La policía un día la llama y le dicen que han encontrado a su hijo (tu ya llevas como 30 minutos de agonía)
Pero va y resulta que el niño no es el suyo y ella se da cuenta enseguida (normal) pero el niño insiste en que si que es él y la policía también.
Mientras dejan de buscar a su hijo.
Ella va reuniendo pruebas de que el chiquillo no es el suyo y la policía se las contradice todas así que ella habla con un pastor que la pone en los medios de comunicación.
A estas alturas la policía está hasta las narices, la detienen y la encierran encierran en un manicomio.
En este momento de la película tu quieres matar a alguien porque todo te parece muy injusto y lo que mas te molesta es que sea real pero con una mujer posiblemente menos atractiva.
Aqui ya parece que la historia va a terminar (mal) pero no, te han deparado mayores sufrimientos.
La historia se centra en un niño que confiesa que ha sido la mano derecha de un asesino pederasta haber matado un monton de niños pequeños entre ellos el hijo de la protagonista.
Al salir esto a la luz a ella la liberan y hablan con el pequeño farsante (que te cae mal desde el primer minuto) y confiesa que fue a L.A porque quería conocer a no me acuerdo que famoso.
Aquí tu ya empiezas a agonizar porque quieres que le digan ya a la pobre mujer o que su hijo esta bien o que esta destripado pero que le digan ALGO de una repajolera vez y que tu puedas irte a tu casa a terminar de deprimirte solo.
Pero no, despues de una larga persecución cogerán al asesino y lo matarán.
Tiempo después te dicen que un niño se salvo gracias al hijo de la protagonista que fue un heroe pero no por ello aparece.
Y al final sale un alentador cartelito que dice "kirstin collins continuó buscando a su hijo siempre"
Quizá lo mejor de ver esta película fuese ver a un supuesto tipo duro llorando como una colegiala.
Es una película que sufres desde que empieza hasta que acaba.

La vida de Oharu (mujer galante)

O deberíamos llamarla "la mierda de vida de Oharu" porque a esta chica le va mal.
Pero que muy mal.
Este dramón de 2 horas y 3 cuartos transcurre en el Japón feudal en el S XVII y nos cuenta la historia de una chica que nace en el seno de una familia humilde y que la vende.
Al principio la llevan como concubina al castillo del shogún donde tiene un hijo, pero temiendo que acumule demasiado poder la destierran y le prohiben de por vida ver a su hijo.
Ella se dedica a estar como dama de compañía (que no es prostituta pero casi) hasta que un mercader se enamora de ella y se casan.
Cuando ya te crees que le va a ir un poco mejor el marido muere y a ella le toca prostituirse (ahora si que si)
Oharu va de guatemala a guatepeor hasta que llega un momento que se encuentra con su hijo y él la desprecia sin saber que es su madre.
Finalmente la contratan (ella cree que va a prostituirse) pero a donde va es a un templo donde estan adiestrando a unos monjes y el maestro les muestra a esa mujer para alejarlos de los vicios mostrandoles lo asquerosa que es.
Y al final se muere en la miseria y sin un cochino duro. Fin.

Umrao Jaan

Esta película es un remake de una película punjabi (noreste de la India) del mismo título.
Narra la historia de otra desgraciada (porque eso no tiene otro nombre) a la que secuestran de niña y venden a un burdel para fastidiar a su padre.
Como ella es pequeña no sabe como se llama el lugar donde vive su familia y evidentemente los del burdel no ponen de su parte para que lo averigüe.
Como es tan bella, la reservan para alguien importante y efectivamente, el hijo del sultán se enamora de ella.
Al ser la protegida del principe todo va bien pero en el momento en que el príncipe cae en desgracia porque a su padre no le hace gracia que se case con una prostituta la abandona y se le tiran encima todos los tios que tiene acechándola.
Aproximadamente a estas alturas de la película tienes alguna esperanza de que le vaya mejor...
Uno la compra y se la lleva para intentar que se enamore de él pero muere y la devuelven al burdel donde la viola el que era su hermano adoptivo.
Finalmente la contratan para volver a su pueblo natal a bailar en una celebración y ella vuelve a la casa de su familia donde en lugar de acogerla como ella esperaba la rechazan y le dicen que oye nena, mejor haberte suicidado antes que hacerte puta no?
Aquí ves que quedan como 15 minutos de película y pierdes esa esperanza.
Y encima en la fiesta se rien de ella.

Como agua para chocolate

O "Historia de una desgraciada" pero negro negro negro se presenta el panorama para Tita, la protagonista que nace en el seno de una familia mexicana con una tradición estúpida de que la más pequeña de las hijas debe permanecer sin casarse hasta la muerte de su madre.
La película empieza con que el padre de Tita se muere de un infarto porque le sueltan así de sopetón la bomba de que su segunda hija no es suya sino de un negro (y se lo sueltan tal cual)
Así que la madre se queda sin leche y a Tita les toca criarla en la cocina.
Años despues Pedro (bien interpretado por un actor con cara de jabalí en celo) seduce a Tita y al no poder casarse con ella se casa con la hermana para vivir en la misma casa.
La madre da agonía desde practicamente el minuto 1 de la película y trata a Tita como una mierda hasta que ella coge una depresión de caballo (normal) y se la lleva el médico del pueblo a vivir con él.
El médico está enamorado de ella y le pide que se casen entonces muere la madre de Tita y ella ya se puede casar.
Pero entonces no se decide entre el jabalí en celo casado con su hermana y que además es un desoficiao y un celoso asqueroso o el médico bilingue y estupendo que la adora y que se muestra comprensivo y cariñoso con ella siempre (si, ademas de desgraciada, gilipollas)
Finalmente cuando muere su hermana Tita se consigue acostar con Pedro en condiciones (a grito pelao) y Pedro va y se muere de un infarto.
Tita se suicida.

La empírica lo demuestra: seamos hollywoodienses, mexicanos, japoneses, bollywoodienses o lo que queda en medio de todo nos encantan los dramas.

sábado, 22 de agosto de 2009

El aire olia a.....

Aquella mañana, me levanté y la luz reflejada en la parte trasera de las fincas blancas, donde estaban todos los tendederos del barrio y en el que por norma, los domingos era día de colada, de modo que colgaban un sin fin de sábanas blancas húmedas ondeando con la brisa, me hizo daño en los ojos.
El cielo estaba de un azul reluciente y todo era luz, y mañana y alegría.
Pero si hubiese cerrado los ojos, el conjunto, hubiese olido a primavera, a humedad, a limpio, y no se por qué, a pólvora.
Aquella mañana de febrero, olía a Fallas.

Esta tarde, al salir de la ducha, el aire traía humedad, pero no esa humedad pegajosa del verano en Valencia, esa humedad continua que hace que a los 40 empiecen a diagnosticarse artritis irremediablemente en la ciudad del Turia, que en invierno te cala en los huesos y en verano hace que te pegues al mundo que te rodea y que invariablemente, sea invierno o verano, otoño o primavera, te hace caminar inclinado.
Esa humedad que hace que los olores viajen rápidos y sean intensos, tanto los buenos como los malos, y que se alojen por tiempo indefinido en tu cerebro.
Muchas veces me ocurre que el aire, transporta un olor, y por una razón u otra, ese olor me hace recordar una sensación, posiblemente olvidada.
Lau y yo lo decimos muchas veces, hay un día de febrero en que el aire huele a pólvora, a primavera, huele a Fallas, lo que nos hace entrar en un extraño estado de euforia.
Hay días que huelen a mar, a verano, a invierno, a navidad, yo que se, simplemente que te recuerdan a algo en concreto.
Y hoy, el aire olía a esa humedad de los días previos a las lluvias, concretamente a unos últimos días de septiembre y primeros de un octubre particularmente lluvioso.
Adoro esos días grises de tormenta y en aquellos en concreto pude sentir que si mi madre me prohibía pisar los charcos de niña es porque es extremadamente divertido, y no por poder resfriarme como siempre decía la muy embustera.
En uno de esos días de tormenta, me entretuve en chapotear y saltar en cada charco que encontré y lo pasé de maravilla.
También reapareció una persona en mi vida y esos días de tormenta, fueron como siempre que esa persona aparece; tensos, y a la vez excitantes y totalmente destructivos cuando como un huracán, decidía volver a pasar de largo por mi vida.
Me he acercado a la ventana, y la oscuridad del anochecer me ha recordado a esos días de oscuridad a las 5 de la tarde, en medio de las brumas de tormenta y me ha hecho desear que vuelvan ya las lluvias.
Internamente también me ha recordado (para que voy a negarlo) a esa persona, me ha hecho recordar de golpe todas aquellas sensaciones, la frustración, el latido tan intenso de mi corazón que me golpeaba la cabeza impidiéndome escuchar la música que llevaba puesta, los nervios, la prisa, el miedo.
He recordado como salí del metro y como me golpearon las primeras gotas de lluvia en la cabeza y como temblando, me dirigí al lugar donde quedamos observando la calle mojada, las luces a esa hora tan temprana, y como llegué completamente empapada a la cita.
Me ha vuelto a transportar al café misterioso, que solo encuentro cuando esa persona me acompaña, pero cuando voy sola o pretendo mostrárselo a otra soy incapaz de recordar la calle en la que se encuentra, tal vez sea mejor así, porque odio ese lugar, pese a ser uno de los más bonitos de la ciudad.
Recuerdo la ilusión, la esperanza, la pena, la alegría, todo junto removiéndose dentro mío.
Hacía tanto tiempo que no me ocurría esto que me ha hecho sentir melancólica, y me ha llevado a comerme la cabeza con esa mala costumbre que tengo.
Sin embargo, he cerrado a tiempo la ventana.

sábado, 15 de agosto de 2009

Las esclavas

"Hubo un tiempo en el que se decía, que tras un gran hombre, hay una gran mujer,
Pero sabemos que en estos tiempos de cambio, eso ya no es verdad
Así que voy a salir de la cocina, porque tengo algo que decirte"
Annie Lenox & Aretha Franklin
(Sisters are doin´it for themselves)


Viendo mi orla del colegio, de mis compañeros de clase, vi una cara en concreto y recordé que este invierno pasado, volviendo de clase, la encontré por la calle.
Nos saludamos y empezamos con la rueda de preguntas normal en estos casos y en ese momento miré hacia abajo y pude ver algo en lo que no había reparado inicialmente:
-Ui....y....y...y esto?- pregunté a mi pesar sin poder reprimir el gesto de horror
-Ah jaja ya ves- dijo tocándose la abultada barriguita- nacera en un par de meses, ya me queda poco!
-Ah...eso....eso...esta bien no?- dije incrédula de mis propias palabras.
Lo siento, soy una fóbica a los niños.
Al separarme de ella y meditar sobre la conversación fui consciente de lo ridícula y grosera que estuve pero no pude evitarlo, me pilló demasiado por sorpresa.
La conozco y se que no es por asi decirlo un embarazo accidental, es decir, con 22 a lo sumo 23 años, espera su primer hijo, evidentemente casada con casa propia y comidas dominicales con suegros del sector ultra cristiano.
A ella, le parecerá una bendición esperar el fruto de su vientre junto con el hombre con el que pronunció los sagrados votos (según la iglesia irrompibles y que posiblemente, él romperá si algún dia le apetece y ella no)
Y ya está? me preguntaba yo, a los 22 años ya eres madre y esposa y ahora tu vida se limitará a limpiar la casa, alimentar al crio, cambiar pañales y a tener cuantos retoños dios te envíe.
Cada cual tiene su idea de vida, desde luego, pero la mía no contempla la maternidad antes de la realización personal, esto es, cuantos estudios desee, éxito laboral y por supuesto, viajar.
Y alguna mente preclara me dirá que en ese proceso puede pasárseme el arroz, pero prefiero no tener hijos en ese caso. Es algo que obviamente me gustaría pero, sabeis? conozco a cientos de chiquillas que iban a ballet durante su infancia porque sus madres tenían el sentimiento frustrado de haber querido ser bailarinas y nunca habían podido, gente que empezaba la carrera que sus padres nunca pudieron hacer, y no la terminaron y yo no quiero eso para mis hijos.
Me niego además a en plena juventud estar encerrada en la cajita de zapatos que es mi mundo actual:- pero si ahora los nuevos 20 son los 40!! la gente vive una segunda adolescencia!!- bueno pero eso lo hacen porque no pudieron vivir la primera pero yo, teniendo la posibilidad de elegir, no quiero esperar 20 años y a que mis hijos vuelen del nido para hacer mi vida, porque es ridículo.
Eso te convierte en poco más que una cosa, en algo que sirve para atender las vidas de los demás sin importar la tuya un comino: en una esclava.
Las chicas que van conmigo a clase decían escandalizarse cuando estando con sus padres en el sofá se veía un beso en una película o una escena de sexo o de imaginar a sus padres "haciéndolo"
No hay quien las entienda, al fin y al cabo, de donde creen estas criaturas que salieron? y si se creen que sus padres despues de tenerlas dejaron de tener vida sexual, al fin y al cabo ya habían cumplido su misión reproductora que era poner en el mundo semejante dechado de virtudes, o como decía la Lola "desecho de virtudes".
Hablábamos el otro día Lau y yo sobre el amor (Vid. entrada anterior) sobre el esfuerzo, la comprensión y el respeto.
Hablábamos también mi madre y yo sobre las mujeres.
Pensándolo friamente, es perfectamente normal que en la época de Freud las mujeres andasen histéricas, les diesen vaídos continuamente y tuviesen reacciones y miedos del todo desproporcionadas.
Crecieron convencidas en ser poco más que un florero, obligadas a permanecer castas y puras y a que el sexo con su hombre (esposo por supuesto) fuese a través de una sábana con una rendija y a oscuras a fin de no poder ver sus "partes pudendas", a no salir nunca de casa sin dama de compañía y a no tener opinión de ningún tipo.
Cualquier mujer cuyas aspiraciones realmente fuesen esas se sentiría en su ambiente, pero la literatura y el arte están llenas de historias de mujeres con una inteligencia superior a la media que se sintieron apresadas en lo que se suponía debía ser su mundo.
Con razón estaban las pobres como una regadera, a mi me ponen en ese escenario obligada a no hacer nada durante todo el día, a no pensar, a no hablar, no leer, no bailar, no escribir y a la media hora estaría tirándome de los pelos y pataleando como la que más.
¿Quién fue el imbecil que inventó lo del sexo debil? La historia está llena de casos de mujeres que gobernaron, que combatieron, que fueron fuertes, astutas, que incluso manipularon a hombres en el poder para ser ellas quienes llevasen la voz cantante.
Siempre ha existido la figura de la reina, la amante, la concubina, la geisha, la esclava detrás del trono y que era un secreto a voces quién gobernaba realmente.
Mujeres inquietas y calculadoras que tuvieron que hacer el doble de trabajo que un hombre: uno mandar y otro, conseguir que las respetasen por tener genitales internos.
No puedo comprender el por qué de la ley sálica, lo lógico no es que reine el primero que nace, sino el que lo desea o es más capaz, y eso lo demuestra el trabajo y la inteligencia personal, no la edad o el sexo.
No puedo comprender a los hombres que dicen que las mujeres somos más "emocionales" con desprecio queriendo remarcar que nos dominan nuestras hormonas y no nuestro cerebro y que no tenemos capacidad para pensar con claridad.
Las hormonas, nos hacen pasar por estados de tristeza o mal humor y estar irascibles, sin embargo no anulan nuestra capacidad de pensar con lógica ¿qué excusa tienen los hombres tan necesitados de guerras y muerte y poder? Vosotros no teneis hormonas que lo justifiquen, eso significa por tanto que sois estúpidos por naturaleza?
Cada vez que una mujer se enfada mucho y grita hay un hombre diciendo: -por qué te pones asi? esque estás con la regla?-
Se ha parado ese hombre, o alguno de los que dicen eso a pensar, si no será que ellos han hecho algo que ha hecho enfadar a la mujer? No, es más facil echarnos la culpa a nosotras, portadoras del pecado original.
Qué le pasó a Adán? Se enfadó con su primera esposa, Lilith porque era rebelde (rebelde: dicese de la mujer que no agacha la cabeza a todo lo que se le dice) y pretendía hacer valer su derecho de ser escuchada por haber sido creada igual al hombre a imagen y semejanza de dios y por ello dios la condenó a ser la reina de los infiernos (un castigo que por otra parte no veo mal, al fin y al cabo, Ella estaba al mando)
Despues la segunda, Eva, le "incitó" a probar la fruta prohibida por dios viéndose expulsado del paraíso para siempre.
Y bueno que pasa, Lilith y Eva serían dos mujeres a las que no les daba la gana obedecer a tonterías (ui que malos bichos) pero Adán, que durante toda la vida ha sido "El pobre Adán, que tenía mala pata con las mujeres" no era un poco gilipollas? Qué pasa? que necesitaba primero que no se le llevase la contraria y luego no tenia voluntad ninguna? :- esque la mujer es muy mala y le convenció- Y una mierda; nadie hace lo que realmente no quiere hacer.
Toda la vida se nos ha culpado de todo, tratándonos como seres intratables, como inferiores, como estúpidas, como emocionales, como sensibleras, lloronas, quejicas y somos millones de mujeres para demostrar que somos iguales al hombre, que muchas veces además, hay hombres que se ahogan en un vaso de agua mientras que sus mujeres tienen la voluntad de salir a flote.
Pero toda la vida se nos ha obligado a fingir que no estábamos al tanto de ese detalle, a fingirnos idiotas para que un hombre inseguro se sintiese fuerte, para que no se sintiese atacado por aquella a quien debía proteger, por ser débil e inestable.
No estoy hablando de las mujeres, hablo de la injusticia y de nuestra propia estupidez al consentirlo.
Esta es la razón por la que yo no tengo esa voluntad, de esclava de mi hogar y mi marido.
Esta es la razón por la cual digo que yo me quiero más, y esta es la razón por la cual, si he de ser esclava de alguien algún día, lo seré de mi misma.

viernes, 14 de agosto de 2009

El tiempo que perdimos

Odio el mes de agosto, porque aunque tenga cosas que "debería" hacer, cosas en las que paso el año pensando que hare cuando tenga tiempo, y va y resulta que en agosto no las hago.
Siempre pasa algo por lo que no hago nada.
Y pienso demasiado.
Me agobio pensando en cosas que deberia hacer y no hago, o que debería hacer y no puedo, castigándome a mi misma psicologicamente por no hacer nada y no tener ganas de remediarlo.
Odio agosto, joder.
Y lo que más odio, es que pienso en el tiempo, en como pasa, en como desaparece.
Y pienso también en que si hubiese sabido muchas cosas, no hubiese perdido asi el tiempo.
Y mientras pienso en cómo he perdido el tiempo en esta vida, pierdo el tiempo.
No se si sera verdad o me equivocare de nuevo, pero tengo una ligera (ligerisima) intuicion de que algo bueno ha llegado a mi vida.
Que puedo equivocarme, si, pero tengo esa sensación de que a la de 1000 va la vencida, y que de esta ya me estabilizo emocionalmente.
Es natural, además de ser una persona con muchisimo en común conmigo en cuanto a gustos y a forma de ser y actuar me asalta continuamente la imagen de principe azul de cuento de hadas prototipico (ojos azules, pelo rubio) cuando lo miro (que quereis, por una vez, es guapo)
Quiza lo que más me guste es que el amplio porcentaje de mi tiempo, es mio, y no de él, no me lo exige ni me recrimina que lo invierta en otras cosas (estudiar, trabajar...) y que si le digo no, es no, al igual que él hace conmigo.
Y aunque le eche de menos el 100% del tiempo, me viene bien mantener esa distancia que me mantiene cerca de mi misma.
Otra parte de mi corazoncito de libra"nunca-estoy-contenta-con-lo-que-tengo" me lleva a pensar (maldito agosto) que he perdido mucho tiempo en parejas y relaciones que no llevaban a ninguna parte cuando podria haber estado con maromos espectaculares una noche si y otra tambien y me lo hubiese pasado bastante mejor.
Esta mañana, en una de mis caminatas, me he puesto a recordar enfados tontos de mis tontas parejas.
Usaré solo la inicial y los que los conozcais, ya sabreis de quíen hablo (ui que divertido...)
Recordaba la vez que K se enfadó conmigo (bronca de órdago) porque no le deje llevar la correa de mi perra por la calle (que quereis, no me fiaba, y mi Nalita era y es sagrada) o como cuando no quise hacerle salsa de tomate natural para el arroz habiendo un bote de frito en la despensa ( se acabó llevando una bofetada)
F se enfadaba siempre que salía con mis amigos, en particular con Lauripide y con Javo a los que tenía unos celos tremendos: - ya te vas con esa? te esta malinfluenciando, seguro que te habla mal de mi, o - seguro que te acabas follando a tu amigo.
También se enfadaba si estaba malito (ocurria frecuentemente) y no iba a verle, aunque el nunca vino a verme a mi.
La verdad es que muy frecuentemente me acuerdo de K porque era el más propenso al enfado automático y absurdo.
Se enfadaba por cosas tan variadas como que yo saliese de casa, viese a mis amigos, fuese o no fuese a clase (según le conviniese) le hablase de algún tema que él no quisiese tocar como la comida por ejemplo o simplemente por fastidiar un rato.
Me sorprendo a mi misma, aguantando estoicamente (o no tanto) el chaparrón, convencida de que es así porque así tenia que ser.
Ellos imponían su verdad, o lo que ellos pensaban que lo era a voces, sin pararse un segundo a considerar la posibilidad de estar equivocados.
Se lo dije una y mil veces a V, a él y a todos: - no tienes la verdad universal, no pretendas tenerla porque no es asi, hablas de gustos, de preferencias, pero eso es subjetivo- a lo que ellos respondian con la correspondiente pataleta hasta que, agotada, les daba la razón o bien, si ese dia estaba de ánimo guerrero, prolongábamos la discusión horas o incluso días hasta que se nos olvidaba el motivo de la discusión o me dejaba ganar ya por aburrimiento.
Últimamente ya me encabezonaba más en tener la razón.
Y para qué, para ver al cabo de un tiempo que todo ese esfuerzo y energias que podría haber invertido en bailar, pintar mi obra maestra o practicar el kamasutra del derecho y del revés lo perdí absurdamente en hacerme mala sangre y fomentar el crecimiento de esa ulcerita ya inminente.
Cuánto tiempo valioso desperdiciado en una estupidez, convencida de que había que aguantar porque la cosa tenía que ser así, porque nadie me querría más que ellos (al menos ellos se emperraban en hacérmelo constar siempre) y que yo no tenía valor para estar sola.
Y a todo esto, como dice mi madre: -esos capullos no saben lo que tenían, F sobretodo debería de estar pellizcándose todavía de haber estado 2 años con una frutita en dulce como tu, y gratis!! sin pagar nada!! y mira que es gordo y feo y tonto, vamos, que ya no hace falta que haga nada más con su vida, ya puede sentirse realizado y morir en paz. Y K....todo lo que le pase merecidito se lo tiene.
Lo peor del asunto, es que yo nunca estuve segura de esas relaciones.
De la primera a la última (son 5 en total) siempre dudé, siempre veía a chicas con chicos más guapos, con los que se llevaban bien, que eran felices y me preguntaba por qué yo no lo era y no lo entendía pero tampoco conseguía evitarlo.
Por eso me duele tanto ese tiempo perdido, porque aunque haya aprendido cosas, yo creo que no me compensa.
A todas las mujeres y hombres; si una persona os está diciendo que os quiere tanto que sois su vida, sospechad, y si por otro lado os dice que, que afortunados que sois, que lo teneis con vosotros, que quién os iba a querer así, como os quiere, que si le dejais se muere, corred, pero en la dirección opuesta.
Tanto dolor, tanto sufrimiento, tantos gritos frustrados reclamando justicia e imparcialidad y teniendo que rendirnos a la evidencia de estar hablando con un trozo de cemento liso, tantas lágrimas amargas, tantas discusiones, tanto miedo, tantos quebraderos de cabeza....tantas noches que no estudiaste por estar preocupado mirando el movil a ver si llamaba o no, tantas noches que no quisiste quedar para estudiar o hacer algo para ti y te llamo enfadado queriendo discutir... y perdiste la noche entera, tantas fiestas que te perdiste con tus amigos porque queria que estuvieses con el, discutiendo. Tantos días hermosísimos que no saliste de casa porque no quería salir aunque tu te morías de ganas...Eso no es el amor, ni ahora, ni nunca.
Confundimos amor con esclavitud, pasión con posesividad, añoranza con acaparamiento, cariño con maltrato, fidelidad con cadenas, sacrificio por el otro con estupidez.
Y aunque me aterra, no creo que esta vez pase lo mismo, y esta vez, no creo que sea perder el tiempo sino compartirlo y si me equivoco pues mala suerte.
A lo que no estoy dispuesta, es a perder más el tiempo en tonterias, sino en cosas que valgan realmente la pena y en ese caso no sera perder, sino invertir.
Hace tiempo que Evaristo, me dijo, que el amor era una lucha, si no habia lucha se acababa el amor, cosa que mis parejas utilizaron en mi contra diciendo que nuestras discusiones ERAN esa lucha y que si acababan se acababa todo.
Lo creais o no, hace poco, descubri que Evaristo no se referia a eso.
No hablaba de luchar Contigo, sino Por ti.
Y por cierto, por si alguien se lo preguntaba, a veces, me comeré la cabeza con que si no estoy soltera o haciendo como V con 4 tias a la vez (un poco fantasma ya es) me entrara la morriña de mis tiempos de libre locuela y la nostalgia de la libertad absoluta, pero eso solo ocurrirá a veces.
Otras, pensaré en que esta vez es verdad que tengo suerte, por que estoy con alguien me gusta de verdad y me valora y valora mi tiempo y sabe que no estoy para mamarrachadas.
Al final si tendré que creerme lo del príncipe azul...
Realmente, me doy cuenta, de cuanto tiempo he perdido. Odio Agosto.

lunes, 10 de agosto de 2009

Las verdades duelen

Y se hizo el silencio, tras la hecatombe que resultaba cada vez que abría la boca.
Y es que callaba demasiado, y cuando hablaba, las proporciones de lo que decía eran las de un apocalipsis.
Y entre la tierra oscura, el cielo rojo y las columnas de humo, decidió hablar, y esto fue lo que dijo:
- Cada día te soporto menos-
Y es que, Te odio, aun le parecía demasiado fuerte para ser dicho en voz alta.

Anoche Laurípide me comentó que debería retomar este blog, en el que ya hace tiempo que no escribo, y le puse una excusa ridícula sobre que ya no tenía temas sobre los que hablar.
Ella no dijo nada pero realmente pienso que conociéndome como me conoce sabe que nunca me faltan temas y que no callo ni debajo del agua.
O a lo mejor si, yo que se.
En cualquier caso, a veces es mejor callar que decir las verdades que se piensan, porque las verdades duelen como ella suele decir.
Hay veces que un comentario mordaz, la gran contestación que deseamos soltar alguna vez en la vida hay que tragársela por miedo a hacer daño a los demás.
Y te la dejas en la boca, masticándola lentamente, hecha una bola como cuando eres pequeño y el estúpido pescado que quieren hacerte cenar se atasca, y pasas casi 30 minutos con ese sabor repugnante pero que ni te atreves a escupir de una vez por todas rebelándote por fin al control paternal ni eres capaz de tragar.
Tras 3 meses de tardes de miércoles perdidas escuchando los consejos de una psicologa pedante y tirana (consejo: dicese de silencio incomodo en el que escuchas en este orden: uno, el ruido de tu saliva y la suya siendo tragada, dos, el ruido del aire acondicionado, tres, a una pedorra diciendote ¿y como te hace sentir eso?) en el que mi conclusión más precisa ha sido: ninguna yo creo que va siendo hora de liarse la manta a la cabeza y decir cuatro cosas.
No soporto que se me acuse de cosas que no hago, ni que se me culpabilice constantemente de cosas que no son pecado, nunca lo han sido y nunca lo seran.
No me gustan las comparaciones con ya sabemos quién.
No puedo resistir los ataquitos de histeria ni los gritos ni los dramas de telenovela de la tarde.
No me gusta el victimismo ni el maltrato psicologico ni los intentos de manipulación (voluntarios o involuntarios, me da exactamente lo mismo)
No me gustan las comparaciones (de nuevo)
No me gusta que si a alguien no le gusta hacer algo que no lo haga y punto, no que lo haga mientras berrea que odia su vida y que ha hecho para estar asi: joder, no lo hagas y punto.
No es que yo este loca ni que sea una insensata, esque las cosas a veces son mucho mas sencillas de lo que nos las hacemos.
Para variar, me gustaria ser escuchada y si puede ser tratada como un ser humano y no como un pedazo de carne dependiente de la planta principal.
Yo tambien tengo sentimientos y eso no se arregla con dinero ni estudios, se arregla escuchando y comprendiendo.
Y si digo esto es porque ya era hora de que lo dijera, porque es mi blog y escribo lo que me da la gana, el que quiera entender que entienda.
Y si duele, es porque las verdades duelen.

lunes, 29 de junio de 2009

Aquellos que no volverán

Durante varios días, estoy pensando en la muerte, en su por qué y en todas esas cosas con las que nosotros, pobres humanos, acostumbramos a amargarnos el día o incluso a pelearnos por saber quíen tendrá la razón cuando ninguno sabemos si la tenemos.
Normalmente no le doy muchas vueltas si no tengo un buen motivo para ello.
Soy de la idea de que lo único que nos acompaña durante toda nuestra vida, somos nosotros mismos, nuestro cuerpo, nuestro alma (o como queramos denominarla) nuestras vivencias y experiencias, nuestros recuerdos.
Diríamos, no es cierto: nuestros seres queridos nos acompañan.
Falso señores.
Nuestros seres queridos mueren, como morimos todos y lo que nos acompañan son los recuerdos.
Que si, que en un plano sentimental podríamos decir que alguien a quien amamos y recordamos aun tras su muerte nunca se va del todo, pero lo cierto es que de una forma tangible, solo nos tenemos a nosotros.
A veces me pregunto por qué nos empeñamos en almacenar tantas cosas en vida y a donde irán a parar las mias cuando yo muera, al fin y al cabo, mis descendientes (si los hay) no tienen por qué compartir gustos conmigo o tener espacio suficiente para albergar todos mis cacharritos.
En resumidas cuentas, ni amigos, ni familia, ni pareja, ni mascotas, ni cosas nos acompañan eternamente por más que nos emperremos.
Quizá por eso son tan exagerada con el tema de que debemos amarnos a nosotros mismos primordialmente, ya que, si no somos capaces de amar lo único que tendremos desde el primero hasta el último de nuestros días, cómo seremos capaces de amar todo lo demás siendo más efímero?
Por eso, las personas para mi son lo que podríamos denominar "compañeros de camino".
Los hay a largo plazo, como pueden ser por ejemplo los padres, los grandes amigos con los que siempre te llevas y llevarás bien, etc
Con los que compartes un tiempo determinado, como relaciones de pareja que se rompen, amigos con los que discutes, parientes con los que no te llevas bien pero que tienes que ver en navidad...
Toda esa gente no es que no te aporten nada; te aportaron en su momento, te dieron algo, una información que necesitabas para aprender y despues vuestros caminos volvieron a separarse.
Por último los circunstanciales, personas con las que te cruzas durante un lapso de tiempo muy pequeño, un compañero de clase de un cursillo, alguien a quien ves todos los fines de semana...
Son los que yo suelo llamar los extras, como si de una película se tratase.
Son gente que te aporta decoración basicamente pero que en algún momento pueden llegar a cobrar importancia, quíen sabe.
Los productores de mi vida más de una vez, agradados por la actuación de uno de estos extras les han dado un papel mejor, llegando a secundarios o incluso a protagonistas de esta que es mi historia.
La muerte de un ser querido es algo terriblemente doloroso por lo que todos los seres humanos hemos de pasar.
Las primeras nos conmocionan muchísimo y tardamos años en superarlas, a veces con la sensación de que no hemos vivido con esa persona y disfrutado de su compañía todo lo que nos hubiese gustado.
Con el tiempo las vamos aceptando con una cierta dignidad y resignación.
Cuando ya nos hacemos más mayores y empezamos a ver como los de nuestro alrededor caen como moscas es cuando volvemos a preocuparnos, esta vez de verdad, temiendo por nuestra propia vida.
Sin embargo, la muerte es aceptable, comprensible.
Es una agonía por la que pasamos porque entendemos que no hay alternativa.
Cuando alguien cercano a nosotros muere simplemente decimos:- siempre se van los mejores, no somos nadie, con lo joven que era, como lo siento, no le volveré a ver jamás (esta es la peor, porque te obligas a ser consciente del hecho) y a otra cosa mariposa.
Si, sonará frio, cínico, pero es cierto.
Nos duele, pero pasamos por encima de ello porque "es ley de vida", nos costará más o menos, pero lo aceptamos como inevitable porque no tenemos más opción.
Ahora bien, cuando nuestro camino se separa del de otra persona de una forma menos natural, como es simplemente una ruptura, es menos duro, pero también más incomprensible.
La muerte es un concepto que hasta el más tonto puede entender: No, es No.
La distancia necesaria y la mayoría de las veces involuntaria en una de las dos partes es algo mucho más abstracto.
Un día te levantas y descubres que uno de tus mejores amigos ha muerto; de acuerdo, pasaré la próxima semana lloriqueando por los rincones, dos de los días sin levantarme de la cama ni ducharme, alimentandome de la peor porquería que encuentre en la nevera y brotándome las lágrimas cada vez que piense ¿por qué? pero despues de eso lo asumiré y se me pasará, aunque siempre le recordaré con cariño y lagrimas de nostalgia.
Al día siguiente te levantas y descubres que uno de tus mejores amigos te está jodiendo la vida de cualquier forma imaginable (pon aquí la tuya); sensatamente piensas que es el momento en el que vuestros caminos se separen.
Es obvio que tu amigo no ha muerto, sin embargo tu vas a fingir que si que ha ocurrido, lo harás desaparecer de tu vida apagando el teléfono, el ordenador, no saliendo de casa o no frecuentando la zona por la que os veíais hasta que capte la indirecta y se canse.
Y lo asumes, asumes que no es no y te pasas tus dias de llorera exactamente igual.
Habrá dias que lo recuerdes con cariño y lágrimitas de nostalgia y otros tantos en los que te preguntarás por qué en lugar de tanto rollo de no admisión en las redes sociales (msn, tuenti, facebook...) no acabaste tu mismo con su sufrimiento.
Pero no cederás ni un milímetro.
Hasta que, un buen día, comiences a recordar.
Probablemente se deba al encuentro de un objeto o de algo que os unía y que en tu empeño de borrar al otro de tu historia ocultaste.
Comenzaras a rememorar SOLO lo bueno de vuestra relación, lo gracioso que era, o como os reisteis aquel día en que... o si es una pareja, lo bueno que era el sexo o lo bonito que era ver un atardecer en la playa con esa persona.
Como ha pasado tanto tiempo, olvidarás qué fue lo que os separó y te vendrá la tentación que diferencia la muerte en vida de la muerte real: volver a contactar con esa persona.
Hay dos posibilidades, que esa persona no se muestre tan receptiva como tu a recuperar esa relación (quíen te ha dicho a ti que te recuerde precisamente con cariño?) y te mande a pastar a la vía o que por el contrario, sienta lo mismo que tu y quiera recuperarte.
En cualquier caso, la cosa puede salir bien o mal, tal vez en este momento pueda aportarte cosas nuevas y tu a esa persona aunque generalmente, no, no es así.
Como un fumador o un alcoholico que deja el vicio, con solo una gota, una sola calada, echa por tierra los esfuerzos y el sufrimiento pasado para dejarlo.
Enhorabuena, todas esas noches que te desvelaste llorando, deseoso de llamar a esa persona y decirle que lo sientes aunque no tuvieses la culpa, todos esos días que te aburriste en casa, todos esos disgustos, esas discusiones, no han servido absolutamente de nada, has vuelto a caer.
Por eso digo, que evidentemente no es comparable el dolor de una muerte al de una ausencia, puesto que el primero es muy superior.
Sin embargo, si es comparable en cuanto esfuerzo realizado, ya que al fin y al cabo, la posibilidad de elección es una de las peores facultades de los humanos, unida a nuestro miedo a la pérdida, la inseguridad y la fobia al error.
Lo triste es que si superamos el dolor, descubrimos con alegría que esa persona a la que expulsamos de nuestra vida, posiblemente no nos aportase nada, más que veneno y dolor y que es mejor así.
Aun así, tememos enfrentarnos a ello, porque quizá para nosotros la muerte, la de verdad, sea más que suficiente.

jueves, 4 de junio de 2009

Las polillas

Como polillas atraídas por la luz de una vela, por su calor, su alegría y su belleza, atraviesan la oscuridad entre las sombras, para acercarse hasta ella.
Y revolotean a su alrededor, y a cada aleteo la hacen titilar, pues el aire que provocan hace vacilar la llama.
Y sus alas se queman, las polillas, que cuando las coges entre las manos parecen estar hechas de polvo, y se disuelven, vuelan tan cerca de la vela que prenden fuego a sus alas polvorientas.
Y se congregan tantas a su alrededor que mitigan su luz, que la ahogan, que la apagan.
Y cuando lo han conseguido las polillas vuelven a las penumbras preguntándose por qué esa vela es tan egoísta que las deja de nuevo en la oscuridad negándose a entregarles su luz.
Y aunque ha quemado sus alas con su calor, las polillas lo olvidan, y en ellas solo queda el recuerdo de cuando la luz de la vela las guiaba.

Dice mi hermano Pablo, que hay dos tipos de personas en el mundo; las que dan luz y las que no, las velas y las polillas.
Aquellas atraen a las mariposas nocturnas porque son alegres, radiantes, felices, hacen que lo que las rodea parezca más hermoso, más de lo que probablemente sea en realidad.
Y a las polillas les fascina eso.
Las polillas humanas son las personas depresivas, las que absorben la energía de los demás, las que no irradian no porque no puedan, sino porque necesitan una vela al lado que les prenda fuego.
No significa que las velas sean mejores, de hecho, prenden fuego, son capaces de descolocar una vida, de hacer arder a una persona por dentro contagiándoles su luz.
Pero la luz se extingue, y las polillas fuerzan a las velas a extinguirse antes.
También están las velas egoístas y las generosas;
Las egoístas son las que simplemente brillan y se conforman con que las polillas las admiren, con que revoloteen a su alrededor diciéndoles cuan hermosas son.
Las generosas son las que no solo desean ser admiradas ( quíen no) sino que además desean contagiar su luz, transmitirla, transformar en velas a las polillas que atraen.
Pero esto no siempre sucede, no sucede casi nunca, generalmente la vela se extingue cuando gasta su energía y la polilla muere carbonizada.
En su versión humana, la vela se extingue cuando su energía se acaba (si exactamente lo mismo) y la polilla vive durante un tiempo de la energía de la vela para volver a sus tinieblas más tristemente si cabe, habiendo probado la luz y a mitad entre dos mundos.
El mundo de la luz es inviable sin la vela que los guía y el de las sombras ya no es lo mismo porque sus ojos ya no están tan acostumbrados a la penumbra.
Pero, qué hace una vela cuando descubre que le están robando su luz?
Qué hace cuando está indefensa? cuando está dando energía a polillas que solo la apagan?
Por qué las velas tienen miedo de gritar? de quejarse? de abandonar a las polillas para juntarse solo con otras velas?
Una vela apagada es poco menos que un montón de cera derretida, un poco más que nada, pero tampoco mucho más.
Y la cera derretida no se queja, solo languidece.
La polilla, aun a oscuras puede buscar otra luz, la vela solo ve caer sus lágrimas de cera, lentamente, hasta que solidifican.
Las polillas transforman a las velas en algo que ni ellas son, en menos todavía que una polilla hecha de polvo.
Y una vela apagada nunca gritará, nunca dirá basta.
Una vela apagada solo temblará, su voz vacilará mientras la polilla esté cerca, escuchará sus reproches pero no se quejará.
Nunca romperá un jarrón como desearía hacer, no abandonará a la polilla porque ella ya no vale nada.
Solo consentirá.
Por qué no nos rebelamos contra aquello que nos hace sufrir? que nos lacera? que nos destruye por dentro como un veneno lento o como un ácido rápido?
Por qué no damos una patada? un manotazo? un portazo?
Por qué no nos resistimos al apagón de las polillas?
Por qué las tememos? Por qué las amamos?
Las luces también podemos tener alas, también podemos ser luciérnagas, y rebelarnos.
Alejarnos del reino de las polillas y extender nuestra luz lejos de ellas, junto con otras luces.
Lejos, muy lejos de su reino de polvo y sombras.

jueves, 21 de mayo de 2009

La víctima soy yo!

Dicen que dos no discuten si uno no quiere, que en una batalla no hay vencedores ni vencidos, todos pierden y que en una discusión ninguno tiene la culpa y a la vez la tienen ambos.
En verdad os digo, queridos hermanos que eso es la gran mentira del rock and roll junto con el "tranquila cariño que yo te aviso".
En aquellos días, Santa Cassandre bendita descendió de los cielos y dijo: para qué discutir? no podemos quedar solo como amigos y no pelearnos más?
No podemos comportarnos como adultos? y a qué santo todo este drama? ya hablaremos cuando estemos más tranquilos y lo razonaremos todo, que nadie tiene la culpa de esto, simplemente no funciona, ve tu por tu lado y yo por el mío y si tenemos que reencontrarnos bendito sea el altisimo, dios del universo y sino pues nada.
Esto dijo al mentecato con cascos mientras lo observaba rascarse la cabeza.
Se lo dijo una y mil veces y cuando por fin se cansó de pregonar en el desierto (santa puede, idiota no) Decidió marcharse con su bondad infinita y paciencia no tanto a tierras más frias (había oido que en Escandinavia eran un poco paganos)
Fue entonces cuando el mentecato con cascos comenzó a clamar a la santa (rogando y con el mazo también) para que volviese a sermonearle.
Y como la santa de tan buena era tonta (por eso era santa) no se le ocurrió otra cosa que volver a predicar en el desierto.
Y resulto que la santa descubrió que ella era en realidad una encarnación del demonio y que tenía absolutamente la culpa de todos los males del universo.
O al menos eso es lo que le querían hacer creer.
Pero entonces a Santa Cassandre se le acabó definitivamente la santísima paciencia y decidió que a la próxima llamadita diciendo :- cariño por qué nos hacemos esto? no ves que yo te quiero? no ves que estás siendo mala conmigo y haciéndome daño? soy yo el que sufre, soy yo la víctima, se que tu también me quieres y que estás deseando volver conmigo pero lo niegas porque eres una orgullosa además de malévola- le hundiría la cabeza en el váter y cerraría la tapa tantas veces como fuesen necesarias para hacer estallar su craneo y su poco seso como una sandía sin pepitas.
Los caminos del señor son inescrutables.
Palabra de dios.
Y pongo esto aquí porque es mi blog y escribo lo que me da la gana.
Amén.

jueves, 14 de mayo de 2009

Mi problema con los Trolls

Desde hace mucho tiempo que visito páginas como Youtube regularmente o algunos foros (aunque por mi habitual pereza no suelo escribir a menudo) vengo observando un comportamiento peculiar.
Hay ciertas personas que se dedican a poner verde aquello que ven o el tema del que se habla.
Lo que mis padres llamaban antiguamente la cizaña ahora se llama Troll y cual seria mi sorpresa cuando he podido comprobar que se trata de una "cultura" reconocida.
Troll: su significado principal es el ser de la mitología escandinava conocido por su maldad y la mayoría de las veces su aspecto desagradable.
Por ello suelen vivir bajo un puente o aislados de la vida en comunidad.
Ahora he descubierto que el término de internet también procede de Trolling (pescar), o Troll (modalidad de pesca deportiva) o trawling (pesca de arrastre).
También se habla de un acortamiento de Patrolling (patrullando).
¿Quíen me lo iba a decir?
Lo que yo siempre he considerado como un incordioso tocahuevos ahora resulta que no solo es una conducta habitual, reconocida y aceptada como una posición frente a la vida sino que además su denominación tiene varios orígenes.
El asunto de los trolls me parece particularmente molesto, porque pienso que buscan desprestigiar el trabajo de los demás, llevándose toda la atención provocando una discusión absurda.
Pero la gente es como la yesca, de ánimo inflamable y prenden rápido.
Y lo reconozco, a veces es irresistible contestarle a un Troll.
Durante un tiempo puede ser hasta divertido discutir con una persona desconocida por el simple hecho de discutir, sin embargo llega a un punto obsesivo la discusión, se alarga incansablemente, alcanzando el extremo de ofenderte si tu troll no acude puntual a la cita y no te insulta con la debida contundencia.
Hasta aquí ha llegado la discusión "sana" por así decirlo, los argumentos se acaban tarde o temprano y o bien uno de los dos decide que tiene cosas mejores que hacer y abandona al otro en la soledad de su foro, o bien el último golpe asestado fue mortal y la discusión termina o es probable que habiendo agotado la lógica (si esque la hubo) se caiga en la redundancia y una y otra vez se de vueltas sobre lo mismo y así por toda la eternidad.
¿Por qué no? Hay quien tiene mucho tiempo libre.
En fin, solo me enzarcé en dos discusiones ( una de ellas olvidé donde estaba el post y no he podido visitarlo nunca más, así que no se como terminó) y en la otra descubrí que discutir con un Troll era lo más semejante a dar patadas a una montaña; inutil, porque no la mueves del sitio.
También descubrí algo más; cuando todo el mundo estaba indignado atacando irreflexivamente a la manzana de la discordia, Él más disfrutaba.
Para Él era divertidísimo ver como todo el mundo se tiraba de los pelos por cualquier tonteria que se le ocurriese y cada vez era más violento en sus ataques hasta que al final lo bannearon (expulsaron) del foro.
Años después dio la casualidad de que nos conocimos personalmente y resultó que nos hicimos buenos amigos.
Y corroboró mi teoría; es un troll de profesión y ni siquiera recordaba el por qué de la discusión porque realmente no importaba, él simplemente llevaba la contraria.
Le resultaba muy divertido ver como la gente se enfadaba de verdad y perdían el tiempo para ver que nueva tontería iba a decir y tener más carnaza para seguir discutiendo.
Ahí comenzó mi verdadero interés por los trolls y empecé a preocuparme de seguirlos un poco.
Los hay de todas clases: los trolls de profesión (o por hobby) que básicamente se dedican a hacer rabiar al personal sin preocuparse mucho de las opiniones que defienden.
Por chinchar pueden llegar a escribir que Hitler hizo lo que tenía que hacer sin remordimiento alguno y para escribir cuatro lineas más abajo que era la encarnación del demonio sin sofocarse mucho más.
Y yo no se que pasa, que la gente no investiga de donde viene la discusión y no se molesta en contextualizar porque no se dan ni cuenta.
Es divertido porque muchas veces son inteligentes y le van dando la vuelta a la tortilla según les conviene, e incluso pueden llegar a convencer de que el troll es otro y azuzar a la masa contra él.
Luego están los que directamente recurren al insulto: en lugar de decir no estoy de acuerdo y explicar por qué simplemente insultan o desmerecen el trabajo de los demás (estos son los que menos me gustan)
También hay gente que por supuesto expresa sus ideas pero a veces lo hace de una forma tan radical o con tan mal ojo de hacerlo en el foro equivocado que inmediatamente se lanzan a por él como un troll sin serlo.
Quizá esto sea cosa mía, pero yo creo que hay algunos que no leen hasta el final o no ven el video entero.
Tienen tal deseo de figurar y tan poca capacidad de hacerlo por medios propios que tergiversan todo el contenido para poder criticarlo libremente o directamente lo malinterpretan inconscientemente y expresan su opinión de forma agresiva.
En cualquier caso, cuando a mi algo no me gusta o no me interesa dejo de verlo, no lo pongo a parir, quizá sea yo la rara.
De todas formas, cuando aparecieron por primera vez mis trolls en este blog desee contestarles, como en parte es lógico, pero despues seguí esa máxima de la infancia: cuando un niño se meta contigo no le hagas ni caso y tarde o temprano se cansará o lo que en la cultura troll se llama "no alimentar al troll" (simplemente adorable)
Cual sería mi sorpresa cuando acabé yo misma convirtiendome en troll de un juego online.
La discusión fue sobre uno de los temas en los que la gente más rápido se enciende (política)
Al ver a la gente tan nerviosa decidí explorar las posibilidades del anonimato y averiguar de una vez por todas por qué hay tantos trolls ultimamente.
Comencé a cambiar de argumentación cada cinco segundos, defendiendo ambas posiciones e incluso una tercera aleatoriamente hasta que recibí un susurro de uno de los participantes: " a ti esta conversación te importa una mierda verdad?" " la verdad es que si, pero es muy divertida" "oh dios mio!! eres un maldito troll!!!"
Con estas palabras se rompió mi hechizo y volví a la normalidad y rápidamente mandé un mensaje a mi oponente en la discusión diciéndole que esperaba que no se hubiese enfadado, que solo lo había hecho por discutir un rato: "ah no te preocupes, alegra de vez en cuando que le den vida al chat" y así quedó la cosa.
Seguí hablando con mi delator y con mi primer troll y he seguido dedicando algún rato muerto a la observación de la especie en general sin deseos de entrar en la discusión.
No me gusta la gente que se enerva y que discute sin ningún sentido o que se dedica a insultar a los demás, pero si me gustan los debates en igualdad de condiciones.
De puente a puente, y tiro porque me sigas la corriente.

sábado, 9 de mayo de 2009

El color de mi piel

Solo cuando voy en silencio, cuando nada me perturba, solo cuando no me mantengo ocupada puedo oirla.
Es mi propia voz, pero mi propia voz interior.
Es la que siempre me dice la verdad, aunque ni yo misma desee oirla.
Por eso la hago callar, porque todos la tenemos ahi, pero pocos tenemos el valor de escucharnos a nosotros mismos.
Somos el peor juez, el peor critico, el más implacable torturador y a la vez el más condescendiente.
Nos contamos mentiras, nos ignoramos, nos engañamos continuamente porque las verdades duelen.
¿No te das cuenta de que eso no funciona? ¿de que no es para ti? ¿de que estás equivocado?
Si, claro que me doy cuenta, cuando no estan las otras voces, aquellas que no puedo callar voluntariamente, hay algo que me lo susurra continuamente, hora a hora, minuto a minuto.
Apenas duermo por las noches y se que es porque me mantengo en silencio durante todo el día, ocupada, le procuro entretenimiento a mi voz interior, entretenimiento barato o elevado, pero entretenimiento para hacerla callar, para que me olvide.
Pero de noche nada le impide acosarme, en el silencio irrumpe en mi sueño y discute conmigo durante horas, que físicamente paso dando vueltas en la cama.
Una vez más intento negociar con ella, como quien da un juguete a un niño o a un gatito para que se distraiga, intento leerle, le proporciono lecturas sencillas y absorbentes para que no me acose a preguntas, para que no me discuta.
No puedo sentirme sola, paso el día envuelta en música y cuando la música acaba, hablando aunque sea por teléfono.
No puedo ir ni a dar un paseo sola, necesito a alguien para hacerme callar a mi misma.
Pero hace unos días la música acabó y no tenía ganas de hablar con nadie.
Y bajé al rio, y comencé a caminar sin preocuparme de a donde iba, ni cuanto tardaría, ni cuando volvería a casa, ni si era de día o de noche.
Paso a paso, mi voz comenzó a salir de su letargo:
- Aquí estamos- murmuró cohibida- ya no me dedicas tiempo...antes hablábamos mucho pero ahora...
-No porque se lo que tienes que decirme
-Te has olvidado de mi...
-No me he olvidado...
-Ya no pasamos tiempo juntas, vamos cada una por nuestro lado, y algo no funciona, por eso no te dejo dormir, por eso ya no sueñas y solo te acosan pesadillas, porque ya no me das lo que necesito, lo que necesitamos.
Ya no tienes tiempo para aquello que amas o que dices amar, dices que amas a los tuyos, a ti misma, a tu arte, y sin embargo no nos das nada a ninguno.
Ya no ves, ya no oyes, y oler...bueno...nunca has olido realmente bien.
Todo son conflictos, todo desequilibrio y ya no tienes ni tu paz.
Recuerdas cuando oías el susurro de los árboles? Como al pegar el oído a su tronco escuchabas la savia fluyendo por su cuerpo? oías sus voces, leías en los ojos de la gente y ahora nada.
Nada salvo obligaciones, frustración, rutina.
Te mueves como un autómata, cuentas el tiempo.
Eres incapaz de fallar sin excusa, eres una prisionera.
No sabes decir no quiero o no me apetece, solo no puedo o no debo...que te ha pasado?
Hacía tanto tiempo que no la escuchaba que cada palabra se me clava en el cerebro declarando a voz en grito,- Tienes razón, -Tengo razón.
Debería de haber llorado, pero lo olvidaba, esa voz es paz, no es tristeza, y cada reproche que me hace parece liberarme de una carga pesada.
Cada frase de nuestra conversación, de mi conversación me despierta un sentido, una ráfaga de viento trae olor a mar y recuerdo cuanto hace que no lo veo, el azul intenso y la luz de una tarde de primavera me duele en los ojos, y recuerdo cuanto me gustaba caminar descalza por el cesped, y cuanto me gustaba escuchar a los árboles y a los pájaros y el olor de la resina de los pinos en mis dedos.
Recuerdo cuanto tiempo me he alejado de mi misma por no oirme, y de pronto veo mi piel, y la veo blanca y gris, vacía y sin vida, ha perdido su tinte verde.
Me he acostumbrado tanto a este mundo real que he olvidado mi mundo de sueños; he asimilado su dieta, sus alimentos, su rutina, su órden, yo, que soy el desorden en si mismo.
Yo, que había olvidado el verdadero color de mi piel.

martes, 17 de marzo de 2009

Puntos de vista

Cuatro personas hemos visto el castillo de fuegos artificiales desde el balcón esta noche;
a una le ha encantado, a otra le ha parecido un auténtico muermazo, a otra le ha parecido bonito pero como todos y a mi...bueno, no es que me enloquezcan.
Lo confieso, la parte de la genética mía que debería de amar las mascletás, los castillos y los petardos o está dormida estas fallas o directamente no existe.
Tal vez por eso me gusta tanto el pastel cierva murciano, porque esa parte de mis genes es mas fuerte, no lo se.
Me gustan si, pero no entiendo por qué la gente se vuelve tan loca y se aglomeran en una calle para ver un castillo.
Quizá es porque aquí lo mamamos desde pequeños, en la leche que nos dan nuestras madres, o porque en Valencia la menor excusa es buena para tirar tracas y castillos, no lo se.
La cuestión es que la situación me ha venido al pelo para explicarme.
De cuatro, a solo dos les ha gustado lo que han visto.
De mil personas que vean una película (por poner una pequeña cifra) tal vez solo 500 querrán volverla a ver y tal vez solo 200 la comprarán.
Es un suponer absurdo (que ruina para la industria cinematográfica) pero me viene también al caso.
Todos y cada uno de los post de este blog expresan no verdades, tan solo mi punto de vista.
Los blogs que aparecen en mi índice, no tienen noticias, ni datos, tan solo puntos de vista, algunos iguales y otros diferentes al mio.
Yo adoro el ballet, y hay a quien le aburre sobremanera.
Hay quien adora a Wagner y hay a quien le parece un tostón.
Hay cosas (eso es cierto) que es innegable que son buenas (nadie se atrevería a decir ahora que Wagner o Mozart son malos compositores) solo que tienen obras mejores o peores y que nos gustan más o menos.
De los instrumentos árabes, mis preferidos son el Kanun y el Mizmar; uno parecido a una cítara pero en grande y el otro, es eso que mi padre llama la trompetilla incordiosa.
Es posible que tenga algún parentesco con la Dolçaina valenciana pero con un sonido muchísimo más estridente.
Lo que yo siento cuando escucho un Mizmar, es indescriptible, lo que otros pueden sentir, es un indescriptible fastidio.
Todo, absolutamente todo, depende del cristal con el que se mira.
Qué pensais de los celos? también dependen del punto de vista?
Sentad a 5 personas juntas a discutir qué se consideran cuernos y qué no y observareis un fenómeno gracioso: que no se ponen de acuerdo.
Por más que se conozcan o más amigos que sean, por más años juntos que lleven.
Estará el que diga: -mientras no haya sentimiento no son cuernos, mi pareja puede acostarse con otras personas que mientras sea solo sexo...
Luego otro dirá: -hombre tanto como eso no, pero si solo es liarse...
Aparecerá también el que opine: - liarse son cuernos, un piquito de vez en cuando en una noche de borrachera puede, pero más no.
Y luego, desafortunadamente para mí, que pertenezco a este sector, estamos los sensibles:
Somos aquellos que queremos a nuestra pareja y su felicidad por encima de todas las cosas y por ello no nos atreveríamos a negarle que sea cariñoso y lo exteriorice.
Podemos entender los besos, las caricias, las carantoñas...pero a qué precio?
Si alguien ha leido la versión no edulcorada de La sirenita, hay un párrafo que lo describe bien; le dice la bruja a la sirenita:
"Podrás caminar con tus nuevas piernas, podrás correr y trepar montañas, podrás bailar y tu danza será la más hermosa que los humanos hayan visto, ahora bien; a cada paso, tus pies sangrarán, y sentirás el dolor de caminar sobre carbones ardiendo o el filo de una espada..."
Podemos soportarlo, podemos entenderlo, podemos fingir que no nos importa e incluso reirnos y bromear sobre ello; pero por dentro, el que sea celoso lo entenderá.
Por dentro sientes que te mueres, sientes como si una úlcera se te provocase y te diese ganas de vomitar, de llorar y todo a la vez.
Cuando además, a tu pareja le gusta la fotografía y no precisamente la que hace Anne gedes de bebés en flores, bebés con perritos, bebés con alitas, bebés con...
Y sabes que lo va a hacer y es más, no solo quieres apoyarle y no impedírselo sino compartirlo con él, pues, para un celoso compulsivo es duro, muy duro.
Esto, no pretende hacer sentir mal a nadie, al fin y al cabo son mis celos y con mi pan me los como, es más bien un llamamiento a los celosos consecuentes; a aquellos celosos que nos callamos porque no queremos hacer sufrir a nuestra pareja que al fin y al cabo, no tiene la culpa, solo un punto de vista distinto.
Después de tantos años de intentar ocultarlo, de vivir disimulando, de fingir que no me importa estoy un poco harta, que parece que ahora si eres celoso no eres abierto de mente.
Sabeis lo que os digo? Que soy Celosa, soy territorial y me molesta que nadie mire o se acerque a mis parejas (justificadamente, a ver que va a pasar)
Me molesta, me disturba y me perturba, me irrita y me produce ulceritas.
Y a quien le parezca que soy mala persona o cerrada de mente o celosa que se fastidie.
Parece que ahora haya que respetar a los fumadores porque se quejan, a los no fumadores porque se quejan más, a estos y aquellos; y que hay de ese colectivo olvidado que somos los celosos?
Celosos y pelusones del mundo: Uníos.
Y este es Mi punto de vista.
Y lo escribo aquí porque es mi blog y escribo lo que me da la gana.

lunes, 2 de febrero de 2009

Puedo y lo Haré

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche"
Así empezaba Pablo Neruda uno de sus poemas más famosos; Puedo escribir.
Mientras, en el metro veo los nubarrones de tormenta negros que se avecinan, y un manto de niebla que cubre los campos que atravesamos y las primeras gotas golpean en la ventana, adormeciendome, pienso que mucha gente no sabe distinguir entre Puedo hacer, Quiero hacer y Hago.
A quién no le han dicho alguna vez; pensaba traerte un ramo de rosas, o pensaba llevarte a un sitio especial, o pensaba construirte un palacio de marmol rosa y alabastro.
A quién luego efectivamente le han dado lo prometido?
Comprendo que a veces se prometen cosas o se desea hacer cosas que realmente no se puede; yo misma muchas veces digo, si pudiera nos iriamos de viaje a tal sitio o yo que se, sin embargo esa es la diferencia: mi consciencia del No puedo y que si pudiera realmente no diria que si puedo hare, simplemente, Haría.
Ya sabeis por donde voy?
No soporto las medidas de ultima hora, el primer dia que conozco a una persona con la que se que voy a comenzar una relación digo muy clarito y en voz alta para que haya testigos: Lo que mi pareja tenga que hacer durante la relación para conquistarme lo tiene que hacer durante la relación, y no cuando las cosas se enfrien y yo aburrida, hastíada del tedio de nuestra mediocre rutinita me canse y quiera buscar estímulos más interesantes.
En pocas palabras, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, porque hoy me hará feliz, mañana será inutil e innecesario.
Es que sinceramente no lo soporto, yo me levanto un día, voy por la calle y veo un escaparate (por poner un ejemplo) veo algo (una pijada) que le puede gustar a mi pareja, con mi modesto pecunio puedo permitirmelo, pues no hay mas que hablar.
No necesito que el día sea "nuestro día" ni San valentín ni su cumpleaños, no necesito un nombre para ese día, ni un motivo, ni una excusa, me gusta y se que a mi pareja le va a gustar, punto.
Por qué entonces tiene que esperar mi pareja ya no a que sea un dia señalado porque "se le ha olvidado" sino a tener una bronca monumental para traerme una rosa.
Es un sinsentido, por qué generalmente la bronca ha sido porque "no tienes detalles conmigo", la primera vez funciona, sonrio estupidamente, piden disculpas alargando tímidamente la flor antes de esconderla tras la espalda diciendo:- primero dame un beso- lo besas enternecida y aun besandote la flor cambia de manos, la hueles una vez, lo acaricias tiernamente y dices; - oh gracias cielo es muy bonita.
Bien, esta escena se daba cuando yo tenía exactamente 16 años, 17 y 18 pero transcurrido ese tiempo y utilizado el sucio truquito de la rosita unas 20 veces (como rosas llevo tiradas a la basura) y el del poema de rima consonante y de arte menor la situación ha cambiado.
Cuando esta escena se da (si esque se da) la historia es más o menos esta:
Levanto una ceja al verlo llegar excitado ocultando la rosa, pide disculpas alargando tímidamente la flor y yo pienso:- anda mira que bien, despues de llamarme puta mas que puta me traes una rosa, que detalle- la esconde tras la espalda diciendo:-primero dame un beso -si mira, encima con exigencias, que la que está enfadada soy yo, ni que fuese una foca, también quieres que sujete una pelotita con la nariz?
Al final, al notar mi titubeo me alarga la rosa y se acerca a besarme, tras un beso gélido, miro la flor chuchurria comprada a un paquistaní por el camino:- sera rata, anda que podría haberla comprado en una floristeria, si esta medio quemada...
Por cumplir acercas la nariz al plástico y descubres que es una rosa sin olor, eso y que si le quitas el plastico el tallo se rompera por siete sitios.
-Bueno ahora no dirás que no tengo detalles-dice entre serio y orgulloso.
Mira muchachote; lo de la rosa, primera, te lo tuve que decir yo, segunda, está tan sumamente trillado que no es ni romántico, tercera, que a mi el cabreo no se me pasa ni con una rosa, ni con un anillo de brillantes, ni con una tarta contessa que me traigas, haberlo pensado antes de que me enfadase, ahora no tiene ningun sentido.
Además, te toca volver a casa con la rosa procurando que no se poche más de lo que está y al llegar a casa la dejas secando en algún rincón pillando polvo (que me viene de maravilla dado mi nivel de alergia) hasta que esa relación se rompe y un día entre lágrimas tiras la rosa a la basura.
Luego viene el tema del poema, el poema que no te escriben hasta que lo pides, y no lo pides porque tengas el capricho, sino porque el primer día te dijeron:- oh yo soy un romántico, me gusta conquistar a mi pareja día a día, escribo poemas sabes? te escribiré alguno...
Te escribiré alguno; eso es un contrato verbal, es una promesa tácita de que algún día aparecerá bajo tu ventana y te recitará un hermoso soneto que haría ponerse verde de envidia a cualquiera de las amadas de Ausias March.
Pero no, el poema prometido nunca llega y comienzas a desesperar, llega el día en que remordiéndote la curiosidad preguntas: -has escrito algo ultimamente?
-algo de que?
-sobre mi
-que tengo que escribir sobre ti?
Cualquiera en su sano juicio (es decir no estupidamente enamorada) se daría media vuelta e iria derechita a la oficina del consumidor más cercana a poner una reclamación:
-Buenos días, el macho o varón acompañante que adquirí en la fecha X ha resultado ser un pufo, quiero poner una reclamación por publicidad engañosa y una demanda por daños y perjuicios.
Pero lo que haces es parpadear un par de veces y decir:
-Un poema, no has escrito algún poema?
-Ah no, esque ultimamente no estoy inspirado.
"Será mamón", piensas, pero aun tienes deseos de hurgar más en la herida:
-yo no te inspiro?
-si, tu si! eres mi musa, mi sol, mi luna, mis estrellas...
Cuando tienes 16 años, cuela, y sonries satisfecha cuando te dicen que eres el motivo por el que vive y se levanta día a día, cuando alcanzas la veintena te ries de esas parrafadas con tus amigas tomando una cerveza y luego añades: -y el poema no llega.
Pero llegará, no te preocupes, tras el día de la Gran Bronca te llega al mail un poemita repetitivo, absurdo, mal rimado y sin sentido alguno en tu relación:
"ardillas y melones, las buenas ocasiones
amor y corazon, almejas y salmon"
o peor aun; te envia una cosa que ni rima:
"Te quiero pichoncita y que sepas que soy el que más te quiere en el mundo mundial
porque la vida sin ti es nada y aburridisima"
o peor todavía:
"oh mi amada, de cabellos de oro como el sol cuando amanece
tus ojos son dos oceanos en los que soy feliz ahogandome
mi corazón late a mil por hora cuando veo que te acercas
pichoncita porrompompera quieres ser mi camarera?"
El primero es una soberana tontería, que en un intento de ir de poeta inspirado y de profundo ni él te consigue explicar:- no se, me vino la inspiración- alardea
El segundo es simplemente una horterada que escribiría hasta Ana Obregón para su próxima serie.
El tercero ni siquiera habla de ti, es la prueba de que si; realmente escribía poemas pero no a ti, lo que pasa es que su anterior novia le dejó y el se lo escribió para hacer exactamente lo que está haciendo contigo: disculparse.
Ella fue más lista que tu, y él hoy se lo ha encontrado buscando una libreta donde apuntó un teléfono y si que le ha venido la inspiración: pero para tomarte el pelo miserablemente.
Vamos, que no eres su musa y que encima te toma por tonta.
Luego tenemos las falsas promesas:
El "yo quería llevarte a cenar a un sitio romántico" "quería llevarte a ver el circo del sol" "queria comprarte un anillo de brillantes y pedirte que te casaras conmigo en esta noche de luna llena"
Cuando tienes 16 años, la sola mención de estas promesas hace que te estremezcas de placer y digas sonrojada;- no pasa nada cielo, la intención es lo que cuenta- o simplemente dices:- oh cariño que romantico, gracias-
Gracias?? por qué? por qué le das las gracias si realmente no ha hecho nada?? Lo recompensas con una noche de sexo tórrido y te levantas de un humor excelente.
Cuando esa relación se va al garete precisamente porque él no tenía detalles contigo te preguntas: por qué le recompensé si no hizo nada? yo también se hacer promesas de precampaña electoral, no te jode.
Cuando ya te acostumbras a oir esas cosas las recibes con un levantamiento de ceja:
-cielito esque pensaba comprarte un anillo de diamantes y pedirte en matrimonio
-aha, y donde está el citado anillo?
-ah, me gasté todo el dinero en irme de juerga con mis amigotes del pueblo, ten en cuenta que solo los veo en verano, pero mi oferta sigue en pie
-mira, cuando quieras pedirme en matrimonio ahorras un año y me consigues un señor anillo que necesite gafas de sol para mirarlo, y procura no mentar a mis mejores amigos en vano, que ya sabes que los diamantes son el mejor amigo de una mujer.
Para qué venderse de esa forma? por qué hay que mentir a una persona que se supone te gusta? para conquistarla momentaneamente? porque realmente esa persona no es tan estupida de tragar a todo, y llega un dia en que se cansa afortunadamente.
Por qué decir quiero hacer tal cosa cuando no puedes?
Por qué hay que decir me gusta escribir poemas y pasear a orillas del mar a la luz de la luna si realmente luego lo que te gusta es ver el futbol en el sofá?
No digo que esté mal que te guste pasar el fin de semana encerrado en tu casa jugando a wow, lo que está mal es que me mientas, que me digas quiero hacer y no hagas.
Si quieres pero no puedes, puedes hacer otras cosas.
Si haces simplemente se acabó el problema.
Si puedes, Haz.
Si puedes y no lo haces, esque en realidad no quieres, y por tanto no mereces que te quieran porque eres un cretino.
Porque señores, ponerse de nick de messenger "puedo escribir los versos más tristes esta noche" cuando ella por fin se harta de ti y te deja, es un dramatismo innecesario, porque en realidad no puedes escribir los versos más tristes esa noche, porque no sabes escribir poemas, y tampoco lo vas a hacer porque eres un vago y prefieres jugar al guitar hero que escribir los versos más tristes esta noche.
Porque es un plagio y un insulto a Neruda que por cierto, dijo:
"Puedo escribir los versos más tristes esta noche"
y si alguno ha pasado de esa linea habrá podido comprobar que: oh, milagro:
él lo Hizo.