miércoles, 28 de mayo de 2008

Las cascadas subterraneas

El presente mes de mayo ha batido todos los records de lluvias desde el año 1870 en Valencia, esto lo he interpretado, como bastante gente, como una bendición pues han sido lluvias regulares y no demasiado intensas por lo general salvo en momentos puntuales, que vienen a ser las que realmente son útiles para el medio ambiente.
Sin embargo y contra todo pronóstico no voy a hablar ni de ecología, ni del trasvase del Ebro ni de ninguno de estos temas sino de un fenómeno que llevo tiempo observando.
La ciudad de Valencia es rica en aguas subterraneas como es bien sabido y eso supuso una dificultad bastante importante a la hora de construir la estructura del metro.
Esta información no la he contrastado pero ha llegado a mis oidos que para construirlo fue necesario congelar grandes bloques de agua para excavar en el subsuelo.
No se si sera verdad o mentira lo que si que digo es que no me extrañaría nada, al fin y al cabo tenemos una importante tradición de baños y termas y aguas termales.
Creo que todos sabemos lo sucedido hace casi 2 años en la linea 1 en la parada de Jesús.
Para quien no lo sepa me explicaré; al parecer unas filtraciones de agua y unos materiales de baja calidad terminaron por convertirse en un accidente bastante grave de derrumbamiento.
Casualmente ese día no se muy bien porqué decidí coger el autobús a la vuelta de la universidad, hacía mucho calor y pensé que tardaría bastante menos al no tener que hacer transbordos.
Pasé más de dos horas en el autobús preguntándome porqué habría tanto atasco y la gente parecía tan alterada.
Cuando llegué a mi casa mi madre me abrazó llorando y me dijo que ya tenía el teléfono de la policía marcado por que llevaba un buen rato viendo en la televisión el accidente de metro por el cual tenía que pasar yo y que yo no contestaba a sus llamadas (tenía el teléfono en silencio al salir de clase y me olvidé de cambiarlo).
Todo esto tuvo consecuencias además de heridos y muertos, de protestas por la baja calidad de los servicios e instalaciones, conferencias...Pero con el tiempo lo olvidamos.
Sin embargo, cada vez que llueve en una de las paradas más importantes en la que se realizan la mayoría de transbordos y donde para más gente a lo largo del día, caen cataratas de agua por las paredes que corren hasta las vías.
En realidad no se el tamaño de esas goteras pero cuando llueve tanto como últimamente las vías suelen aparecer con varios dedos de agua y la cantidad de agua visible por las paredes es mucha.
Debe de haber también alguna fuga interna por que a veces no se ve pero si se oye el goteo constante.
De hecho en el interior de los propios metros cuando salen al exterior hay goteras.
A donde pretendo llegar es a la sensación de inseguridad que me produce el pensar en el accidente de Jesús y ver que el Salto del Ángel se ha trasladado a metrovalencia.
A veces me pregunto si cada año los billetes son más caros y nos vemos envueltos en huelgas día si día también porqué nadie arregla esto.
Supongo que es necesario un accidente y si puede cobrarse vidas tanto mejor para que alguien se preocupe por arreglar algo.